La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Tribunal Aldir Blanc: una acción colectiva para investigar y juzgar los crímenes que se están cometiendo en Brasil

Brasil – En las últimas semanas, varios intelectuales han lanzado escritos que debaten las consecuencias sociales y económicas del covid-19. David Harvey, Boaventura dos Santos, Ricardo Antunes, Pierre Dardot, Christian Laval, Naomi Klein, Judith Butler y muchos otros de diferentes orígenes políticos y teóricos usaron sus plumas para hacer predicciones de cómo nos estamos afectando y cómo seguiremos en esta nueva situación. Estos movimientos son fundamentales y deben continuar construyéndose, sin embargo, es necesario ir más allá del plan interpretativo para ingresar también al plan programático en el caso de la crisis brasileña. Por esta razón, hago una propuesta para varios sectores del campo progresista: de ahora en adelante, se debe organizar una Corte para juzgar los crímenes que están siendo cometidos por la Presidencia de la República y por sectores de la élite brasileña.

Hay una profunda dimensión trágica de lo que está sucediendo. Más de 15 mil muertes, al momento de escribir este texto, no permiten una mayor consideración. Esta tragedia no puede pasar simplemente como números o como motor de nuestro pesimismo. Es necesario ir más allá, debemos volvernos contra la tiranía que nos hiere. Actuar a la manera de Antígona que no se inclinó ante Creón, exigiendo el derecho de enterrar a sus muertos. La particularidad de la actualidad nos pone en una compleja  tragedia: el crimen de nuestro tirano es el mismo que el de Tebas. Se nos niega el derecho a llorar, ofreciendo solo cifras.

Este texto lanza una propuesta, un programa que se realizará a partir de ahora. El mundo está experimentando una catástrofe que será recordada repetidamente en el futuro. No hay mucho que esperar para ver las películas, libros y música que se lanzarán explorando esta vez el drama que vivimos. Sin embargo, la izquierda de hoy no puede dejar que el tiempo pase. Existe un profundo deber ético ante la locura del presidente y sus aliados. Está en boga una política genocida y todos los días se reclaman vidas. Es esencial destacar la gran omisión que alcansa la política económica, social y de salud que se está llevando a cabo. Se renuncia a las obligaciones. El sabotaje son los principales delitos atribuibles al presidente y a varios estratos de nuestra élite, pero es necesario superar la acusación generalista, asignando a cada uno su culpa. Cada declaración en contra de la vida por parte de los funcionarios políticos y otros requiere una opinión debidamente fundamentada.

Haciendo el camino de Dante que demostró  un infierno con una organización de distintos niveles, indicando transgresiones y penalizaciones basadas en la estratificaciones. Decimos que se ponga a las personas, homicidas, iracundas e ignorantes actuales en sus lugares apropiados.

Tales consideraciones no deben permanecer solo a nivel declamativos, lemas, o videos de YouTube. Esto está lejos de ser suficiente, se nos están atribuyendo otras responsabilidades. Necesitamos crear un tribunal para investigar estas innumerables violaciones, reunir pruebas e identificar clara e individualmente a los responsables. Para producir una sistematización se necesita contar con todos los hechos actuales. La historia ciertamente pasará factura en sus anales más tarde o mas tempranos, sin embargo, es necesario señalar en el presente que todos estos abusos, toda hipocresía de clase, todas las acciones golpistas, todo fratricidio, toda esta irresponsabilidad, ya se consideran intolerables. Los marginados de hoy no deben ser juzgados a la manera de Erostract, que simplemente recibió la condena del olvido, merecen ser juzgados y condenados como responsables eternos de estas tragedias humanas.

Construir un tribunal, con el nombre de Aldir Blanc y otras víctimas de la covid-19, sin vínculos con el Ejecutivo, el Poder Judicial y el Legislativo. No se puede conectar con universidades públicas u otros organismos en esta esfera. Se considera estratégico hacerlo fuera del Estado para protegerse de los ataques que vendrán, por lo tanto, es responsabilidad de una o más instituciones de la sociedad civil. Por lo tanto, tendrá un carácter y un resultado simbólico, sin embargo, su documento final no tendrá como objetivo constituirse exclusivamente como un símbolo de resistencia. También debe diseñarse con el propósito de movilizar también subsidios para sentencias en tribunales internacionales. Si se está llevando a cabo un genocidio en Brasil, ayudemos a demostrarlo en instancias multilaterales, buscando consecuencias de este nivel.

Un equipo de diferentes antecedentes técnicos debe formarse con diversos intelectuales del campo progresivo para este propósito. Reúna un equipo grande, no restringido a ciertos linajes de la izquierda o tocadores personales. Un objetivo grande y supremo debe movilizar a la empresa: 1) reunir material sobre eventos en desarrollos tales como informes, documentos oficiales, etc. 2) organizarlos cuantitativa y cualitativamente en expedientes temáticos; 3) y escriba una opinión final que establezca con precisión qué delitos cometieron los individuos, con la documentación de respaldo claramente indicada. Se espera que los resultados de la iniciativa se difundan ampliamente en todo el mundo y se entreguen a los secretarios de los tribunales internacionales.

Hay momentos históricos en los que el tiempo se acelera decisivamente. Hoy Brasil es un ejemplo de esta condición. Había tanto desafío y responsabilidad que no nos dieron, quizás el más grande de nuestra historia, por lo que es necesario romper la pasividad de la espera. Un nuevo Brasil: Nunca más, debemos estar preparado para demostrar los abusos de la actualidad. Si no tenemos el poder del cambio en nuestras manos, tenemos al menos la responsabilidad de la queja.

Hablemos abiertamente: «Acuso injusticia, intolerancia, irresponsabilidad de los poderosos». Creemos en una forma de organización que no se limite a programas y manifiestos. Debemos ser conscientes de que «cada paso del movimiento real es más importante que una docena de programas» en este momento histórico, es decir, que todas nuestras declaraciones individuales expresadas en las redes, realizadas en la comodidad de la cuarentena, no son suficientes. Una acción coordinada, basada en la articulación de varios individuos y organizaciones de la sociedad civil, debe prepararse y materializarse en una práctica para que podamos enterrar adecuadamente a nuestros muertos y denunciar a sus asesinos.

Por Luccas Eduardo Maldonado   (Brasil, mayo 2020)

La ONDA digital Nº 951 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital