La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Tranqueras – Rivera / Crónica de una tarde casi veraniega: “Por ahora, la vamos llevando”

La señora dejó a un lado el catálogo de ventas que estaba mirando, sobre una mesita de madera, hizo un poco hacia atrás la cabeza para evitar el reflejo del sol de la tarde, cargado de un verano que había muerto hacía poco, y nos dijo la frase que sintetiza este tiempo, al menos desde este costado de la pandemia. Porque el hecho de que en Tranqueras, y en el departamento de Rivera, no existiera ningún caso de coronavirus Covid-19, lo hacía posible. Lo cierto, pues, es que “por ahora, la vamos llevando”. Y ese ir llevando consigna el aislamiento a medias de la población; los que trabajan en la forestación, por ejemplo, viajan en un ómnibus, y su única precaución es sentarse uno por asiento, pero sin barbijos ni guantes.

Y aunque claro, este tiempo lo hace todo un poco peor, porque ¿quién va a comprar algo con este calor? Pero igual se va llevando. No hay otra.

Las calles están semivacías, pero también esto es así por la hora. Ya se sabe que en el interior de 12 a 15 horas está todo cerrado. Aquí también, pero después, y antes por supuesto, sigue todo abierto. “Lo peor”, dice la señora y se ajusta los lentes, “lo peor es que allá (allá es la capital, Montevideo), por el sur, donde sí hay el virus, la gente anda por cualquier lado”.

Estoy seguro que la señora cree que han bajado las ventas, aunque no tiene datos ciertos. Por otra parte, es sabido que siempre hay algunos, y siempre más o menos los mismos, que ganan mucho.

Por lo pronto, ya hay quienes están peor, no es que no lo estaban antes, estaban contenidos, quizá, o tendrían otros modos de sobrevivencia, y también la iban llevando. Por ahora hay tres ollas populares en la ciudad, el ejército hizo una jornada, el 26 de marzo, para distribuir 150 platos de comida, junto al Centro Coordinador de Emergencia Departamental (CECOED) de la Intendencia de Rivera, y del subcomité local.

El desempleo ha llegado a la zona, y también a la capital departamental, Rivera. Allí han cerrado los free shop y enviado al personal al seguro de paro (aunque algunos, los menos, abren de 9 a 17, con sus trabajadores provistos de barbijos; otros hacen medio horario y otros permanecen cerrados, y no hay previsión de apertura comercial total por ahora). Hay más de veinte ollas populares funcionando (en todo el departamento), en torno a clubes sociales y deportivos y otras instituciones, como las religiosas, tanto evangélicas como cristianas (hay zonas con mucha pobreza en Rivera).

Las ollas populares funcionan una vez por semana, en general, tanto en los comedores municipales como en otros lugares, también en algunos de estos se hacen meriendas diarias. En Minas de Corrales, Vichadero y Tranqueras, las ollas populares dependen de la Intendencia.

También se distribuyen canastas, como la que realizó el PIT-CNT (de alrededor de 15 kilos) en Rivera, en especial para la comunidad sorda y para trabajadores en seguro de paro que tienen dificultades. El futbolista Brian Rodríguez, oriundo de la ciudad de Tranqueras, donó mil canastas para su ciudad natal el 17 de abril pasado.

La frontera está cerrada para los ómnibus de excursión, aunque igual autos y personas pasan de uno a otro lado sin problema.

Hay mucha inseguridad, no sólo por la violencia que significa ser un lugar de frontera, sino por la situación actual y porque, si esta enfermedad se extiende en el tiempo, cada vez va a ser un poco peor para un grupo importante de gente. Por eso la solidaridad, organizada, remedo de amistad. “Por ahora, la vamos llevando”.

Pero algunas cosas no encajan. La señora no puede creer, como nadie cree, que habiendo 10 personas infectadas de lado brasilero, en Santana do Livramento, en la ciudad de Rivera no haya ni uno. Tampoco se puede creer que el pastor viajero tuvo tan buen tino de no  haber contagiado a nadie, a pesar de haber ido y venido como perico por su casa.

Y mientras el virus no llegue a la zona, los comercios en su mayoría seguirán abiertos, volverán a remarcar los precios por enésima vez, y la gente, con el aliento triste, abrirá los sobres con las cuentas a pagar, y decidirá si sale o no a la calle, a hacer la changa, el mandado o a perseguir el sueño.

Decidirá entonces seguirla llevando, como hace el gobierno, hoy una medida, mañana un pequeño retoque, pasado un anuncio de algo no demasiado claro. Pero no, la señora lo sabe, lo de las escuelas rurales no tiene sentido. Están exponiendo a los niños, y a las maestras que tienen que viajar. Por más que tengan los implementos sanitarios. ¿Cuál es el objetivo de esta medida? Porque ya quedó claro que no tiene nada que ver con lo pedagógico. Y el primer resultado es elocuente: la asistencia fue poca, y en algunos lugares nula. La Asociación de Maestros de Rivera (AMDER) estimó en un porcentaje del 45% la asistencia de niños y niñas para el departamento riverense, donde abrieron 37 escuelas rurales de las 75 que hay (concurrieron 110 niños de los 248 en total).

El 1° de abril vino el otoño, no por el calendario sino por la vía de los hechos, abruptamente, y las noches y las mañanas fueron de frescas a frías. Después calentó otra vez, como para usar short y chanclas. Acá no volvió la construcción, en general nunca se fue. Porque se trabaja en negro. No todos, ni no siempre. Pero se redujo el trabajo. La construcción, dicen, es el 10% del PBI, por eso volvió.

Otros tipos de comercio redujeron las ventas (porque hay menos dinero disponible para ciertas cosas no esenciales), y eso reduce más el trabajo cuando este, el trabajador, es la variante de cambio. Es la zafra, también. Es la economía. Quizá de esto no sepa nada la señora, que seguramente entiende poco el lenguaje técnico y volverá a su catálogo de ventas, a ver si descubre algo que necesite para este momento.

Pero algo sí sabe, y lo sabe bien: “Por ahora, la vamos llevando”.

Por Sergio Schvarz
Escritor, poeta, y ensayos breves.

La ONDA digital Nº 946 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital