Las gaviotas no beben petróleo

Lunes negro, miércoles de cenizas. Estas son las cosas que pasan cuando pasan estas cosas. Los yanquis fracturaron rocas a miles de kilómetros de profundidad para extraer petróleo de esquisto, petróleo de baja calidad pero mucho. Les daba para autoabastecerse si lo mezclaban con un poco de petróleo convencional. Cubrían un ochenta por ciento de su demanda. Incluso exportaban. 

Mientras estuvo a 80 dólares el barril le ganaban 30 porque el costo de producción es 50, pero hace ya muchos años que el exceso de oferta, sumado a la reticencia en la regulación de la producción, bajó el precio del barril hasta hacerlo no redituable para las petroleras yanquis, que empezaron a endeudarse y a generar una burbuja financiera.

Hace años que se anuncia el estallido de esa burbuja, uno de los tantos puntos débiles de la economía de USA cuando el Imperio inició una insensata guerra comercial contra China, bloqueos económicos arbitrarios unilaterales y otros recursos de guerra irregular, híbrida, ciberataques, laboratorios para guerra biológica en el país y en bases militares que cercan Rusia, China, Irán, Venezuela.

El aislamiento mundial de USA mientras China avanza a primera economía era indetenible.

El COVID-19 fue un manotazo de ahogado. Toda China se iba a contagiar en sus viajes de año nuevo, pero resultó un boomerang. Todas las economías “occidentales” tuvieron que parar y tendrían que haber parado bastante antes, para evitar en los próximos meses seguir paradas. Entonces, con todo parado, paró también la demanda de petróleo.

El precio bajó más. Cada barril a 10 dólares eran 40 de pérdida. Todos los depósitos y tanques se llenaron de petróleo barato y ahora no hay donde ponerlo ni hay quién lo compre.

Hoy el petróleo Texas cotiza -37,63 dólares. O sea, por cada barril que produce, Estados Unidos pierde 87 dólares. La reserva federal hace meses que surte salvatajes billonarios pero aun así las empresas quiebran.

La capacidad de endeudamiento arrastra la de los bancos. Y para peor China dejó de comprar bonos de deuda impresos por Estados Unidos.

EL CRIPTO YUAN

El 23 de abril China pone a funcionar en los celulares una cripto moneda creada y respaldada por el Banco Popular de China, que tiene su propio mecanismo de convertibilidad en la misma aplicación, no requiere inclusión en el sistema bancario y al ser por cadena de bloques no puede ser hackeada porque ocurre a la vista de muchos. Tampoco permite crear bloques nuevos, o sea, mineros. Es una moneda dura. Lo suficientemente dura para transformar al dólar en pura volatilidad.

Pero volvamos al Petróleo. Al no tener dónde almacenarlo habría que cerrar los pozos, pero cerrar un pozo petrolero es todavía más costoso que mantenerlo funcionando. Eso sin contar que el costo ambiental puede ser enorme. Habría que dinamitar a boca de pozo para que un vacío cese la presión o quemarlo todo. Si el petróleo sigue manando sin tráfico industrial, el desastre es mayor aún.

Se puede trasladar hasta pozos vacíos y llenarlos. Eso sería lo menos dañino al ecosistema, pero también es caro y el petróleo se pierde.

En 1979 se estrenó en Teatro Circular la obra de Carlos Manuel Varela Las gaviotas no beben petróleo. “Beckett puro”, la calificó Alberto Candeau, pero no era teatro del absurdo. Era realismo anticipado. Y se proponía serlo, además.

MEXICO, VENEZUELA E IRÁN

México tiene un doble seguro (del gobierno y de PEMEX), que le costó 20 mil millones y le otorga 47 dólares por barril si el precio baja. Este lunes el barril de PEMEX bajó a -3 dólares. Por cada barril que venda México, la aseguradora debe darle 50 dólares. No deja de ser “un arma secreta”, pero eso mientras alguien se lo compre y mientras la aseguradora no quiebre con todo su sistema financiero.

Venezuela también está con el precio del barril bajo cero y sin poder comprar los productos químicos para convertirlo en gasolina, porque el bloqueo yanqui no le permite realizar el pago aunque tiene el dinero. Además USA le robó la refinería CITGO que tenía PDVSA en Houston.

Ya le estaba resultando muy difícil a Venezuela vender su petróleo y la están salvando China, que no acata el bloqueo, por supuesto y Rusia, que vendió sus acciones en PDVSA pero quedaron en Venezuela.

Irán está mejor preparado porque tiene mayor diversidad productiva, no es ya aquel país primarizado como sigue siendo Venezuela, pese a que ésta, a fuerza de resistencia al bloqueo, también ha avanzado en producción de alimentos.

La unidad sinorrusa sigue intacta, se ha defendido drásticamente de la pandemia, pasa del sistema SWIFT, que es el sistema de mesajería para transacciones bancarias por el cual USA controla el tráfico financiero en dólares y por eso puede hacer efectivas sus “sanciones”. Rusos, chinos, indios, iraníes comercian en sus monedas, no envían menajes a la banca dolarizada, usan canastas de monedas fiat y criptomonedas, entre las que va a descollar el cripto yuan antes de que Facebook lance Libra.

Lunes negro, miércoles de cenizas. Estas son las cosas que pasan cuando pasan estas cosas. Y nosotros sin enterarnos lo suficiente de que estamos en pandemia, porque se puede usted imaginar lo que son, en este momento y desde hace rato, las presiones del Imperio para que sus aliados y cipayos pongan a funcionar de una vez todo lo que gaste petróleo, porque resulta que las gaviotas no lo beben.

 

 

Por José Luis González Olascuaga

Periodista y escritor uruguayo

La ONDA digital Nº 947 (Síganos en Twitter y facebook)

INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: