La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

“El país del centro del mundo”

En mandarín, para los chinos el país se denomina Zhongguó, que se traduce como China y significa “el país del centro del mundo”, pero en un sentido espiritual que le da cohesión e identidad a la nación.

Un “centro” cuya esencia está dada por una historia común que se ha construido en torno – entre otras cosas- a un idioma, lengua, escritura, tradiciones, desarrollo científico-técnico, un arte y un pensamiento y una filosofía. La identidad china es en gran medida una manera de ser, sentir y vivir.

Hoy esta identidad se puso a prueba ante una pandemia que “surgió” en Wuhan y dónde la respuesta fue extraordinaria. En menos de dos meses declarando una cuarentena para casi 60.000.000 de personas, lograron detener la pandemia y la están controlando. Combinaron lo mejor de la tecnología, con una gran conducción política, con un sistema de salud pública envidia de otros países, con millones de militantes que salieron casa por casa, con el apoyo de las familias, y del pueblo, con una consciencia y disciplina, que fue ejemplo para el mundo. Lo tuvieron que hacer primeros. Aprendieron de sí mismos.

Mientras todo el pueblo chino salió a la batalla, los grandes medios globales empezaron y siguen destinando carne podrida contra  los chinos y contra este país.

Primero hablaron de los murciélagos. No eran. Luego de las serpientes. Tampoco. Después del pangolín, y era mentira.

Cómo era un fenómeno nuevo y gravísimo en una provincia estratégica, el gobierno se tomó unos días para analizar y actuar rápidamente. Porque perfectamente podía tratarse de un “ataque”. Sobre eso ya han escrito en Resistencia otros compañeros.

Como la cuarentena fue decretada el 20 de enero de 2020 la nueva carne podrida fue que el PCCH había subestimado la gravedad del virus e intentaron mantenerla en secreto. Falso de toda falsedad. Cuando comprobaron las características del nuevo virus y su fácil contagio, actuaron de manera expeditiva y super eficiente. El 13 de marzo la crisis en lo fundamental estaba resuelta. Las comparaciones caen por su propio peso.

Entonces largaron nueva carne podrida. Y lo hicieron a lo berreta y de manera más sutil. Algunos infectólogos yanquis afirmaron: “no hay evidencia de manipulación genética alguna”, aclaró Trevor Bedford, biólogo de la División de Vacunas y Enfermedades Infecciosas del Fred Hutchinson Cáncer Research Center en EE.UU.

No podía decir que los laboratorios dependientes del Pentágono podrían haber hecho manipulación genética e implantar el virus en Wuhan, dónde existe un laboratorio similar al yanqui. Por eso la cancillería China que no es de andar payando, apuntó hacia el Ejército Norteamericano.

Ahora que EE.UU. a mostrado ante el mundo su incapacidad, sacaron la versión que hubo manipulación genética en Wuhan. Pero como la realidad es muy dura y muestra a una China recuperada y pujante y a un EE.UU. que no sabe cómo resolver el problema, acaban de inventar una nueva mentira: China mintió en el número de muertos.

Y aparecen todos los días informes truchos, mostrando algunos murciélagos con un recorte y pegue para engañar giles – que los hay los hay-. Sacan todo el arsenal mediático para demonizar a China, que es uno de los pocos países que le está dando una mano a Italia, por ejemplo. Hasta Vucic el presidente de Servía que no tiene nada de comunista, dijo que los únicos solidarios son los chinos. Que Europa los dejó tirados.

A los pocos días de la notificación del COVID-19, los científicos de China rápidamente aislaron y secuenciaron el virus, e hicieron algo poco común en el actual escenario geopolítico, que fue compartir todos los datos con la comunidad de investigación internacional, acelerando los esfuerzos en todo el mundo para desarrollar diagnósticos, vacunas y diferentes terapias.

No tiene lógica que se tiren ellos mismos un virus para luego compartir enseguida todos los conocimientos.

Hay que estar alertas porque van a seguir tirando carne podrida. Y más podrida en la medida que aumenten los infectados y los muertos en EE.UU. país que tiene de los mejores infectólogos del mundo, le sobran los dólares, pero también le sobra el egoísmo y la ignorancia. A EE.UU le faltan 160.000.000 de militantes conscientes.

Trump cuando China estaba peleando contra el coronavirus salió a jetear que era una gripecita y que no se podía parar la economía. A los pocos días entró a colapsar la sanidad en el símbolo del poder económico mundial: Nueva York. Ya supera a todos los países en el número de infectados y en los muertos van a ser los primeros, seguro en poco tiempo.

Trump amenazó a la GM para que se ponga a producir respiradores, porque el déficit que tiene es alarmante. Los 50 estados se pelean por quien paga más caro los respiradores. El mercado no puede arreglar el tema. Se necesita de la intervención del Estado. Comprar todo junto y distribuir según las necesidades más apremiantes.

EE.UU. casi no tiene Salud Pública. Tiene salud el que tiene plata. La salud es privada. Un análisis de COVID-19 cuesta 3.000 dólares. 45% de los trabajadores no tienen seguridad social. Pero este virus también mata a los ricos, porque viajan más y se sienten omnipotentes. ¡A mí no me va a pasar! Y toda el plusvalor acumulado se les derrumba como un castillo de naipes. Y cuando les entra el miedo, enseguida pasan al pánico.

A la crisis financiera que ya anunciaban varios economistas norteamericanos, la aceleró ese pánico trasladado a las bolsas. Con la especulación financiera no se producen rápido los respiradores. ¡Son muy ineficientes! ¡Es el sistema que tienen!

Donde está la fabrica del mundo es en “el país del centro del mundo”.

Ahí van a encontrar una mano tendida.

Si les faltan médicos y personal de enfermería, tienen en frente la solución: ¡Cuba! Trump prefiere apretar el bloqueo. Pero si no fueran tan arrogantes y pidieran ayuda, los cubanos no se la negarían, porque cuando se trata de salvar vidas no preguntan que ideología tienen. Fidel les ofreció 1.500 voluntarios cuando el Katrina. Y el orgullo del imperio prefirió la muerte para sus ciudadanos pobres, que dicho sea de paso eran casi todos negros.

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 945 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital