La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

De mascarita pero sin baile

El gobierno nacional asumió hace tan solo un mes y ya tuvo que ponerse al frente de este barco oriental que navega en un mar embravecido por el que también surcan otros barcos, algunos de los cuales han marcado un rumbo a seguir. Ese es el handicap que nos permite competir con cierto grado de igualdad o emparejamiento en este concierto pandémico mundial y desigual, por cierto.

Es en estos tiempos donde se hace causa común sin importar otra cosa que salir airosos de la emergencia. No importan otros resultados que los que permitan sobrellevarla de la mejor manera posible y con los menores daños para nuestra gente.

Lo extraño es que no podamos hacer causa común en otros aspectos y tengamos que ser acorralados por una pandemia para que –a falta de otros caminos que serían suicidas colectivamente- tengamos este tipo de actitud gregaria imprescindible y necesaria.

Sería otra la realidad de nuestro pequeño país si pudiéramos convertir esta crisis en una oportunidad para gestar ese espíritu solidario y común que nos permita encarar otros aspectos con la misma unanimidad de ahora.

Está en nosotros y depende de nosotros mismos que así sea; el Uruguay ya no será el mismo cuando todo pase y esta experiencia sea una anécdota. Habremos cambiado costumbres y modismos tan caros a nuestra idiosincracia, pero –también- habremos construido una forma distinta de relacionarnos y convocarnos para hacer acuerdos.

Claro que también es justo reconocer que hay cosas que no necesitaron mayor esfuerzo y que fluyeron casi que naturalmente entre los orientales. Los mismos que priorizaron al otro antes que a sí mismos, por ello es que se multiplicaron de forma rápida y eficaz, las ollas populares que tanta solución dieron en otras emergencias.

Y si bien hay un desestímulo oficial para que no se multipliquen vectores de contagio, no es menor el dato que la organización de las mismas responde a criterios absolutamente compatibles con las medidas sanitarias dispuestas. Es decir que lejos de aceptar el desestímulo es hora de reforzar las que sean necesarias y darles las máximas garantías en su funcionamiento.

Las cosas en su justo punto y respetando las medidas de protección sanitaria dispuestas por la autoridad competente.

No es momento de cobrar al grito ni de poner obstáculos en la emergencia, es hora de poner el hombro y solidariamente dar respuesta a cada una de las necesidades de nuestra población.

Entramos en días claves para la evolución de la pandemia en nuestro territorio, de nosotros y solo de nosotros depende nuestro futuro inmediato. Como expresamos en anteriores columnas, la única vacuna –por el momento- es la solidaridad y a estar por la experiencia de países que sortearon exitosamente la epidemia, esa solidaridad lleva una mascarita que nos puede salvar la vida…

el hombre llevaba un tapaboca,
el perro ladraba al enmascarado…

Por Julio Fernando Gil Díaz – El Perro Gil

La ONDA digital Nº 944 (Síganos en Twitter y facebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital