La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

“Monos”: La ritualización de la violencia

CINE | “Monos”: La ritualización de la violencia

La lucha por la supervivencia, la violencia explícita o soterrada, la devastadora patología de la guerra y la cruda periferia social son las cuatro desafiantes vertientes temáticas que explora “Monos”, la impactante coproducción del realizador Alejandro Landes, quien, pese a ser oriundo de San Pablo, nació de la unión de una madre colombiana y de un padre ecuatoriano.

Esa mixtura étnica, que naturalmente lo identifica como un latinoamericano de pura cepa, lo ha transformado en un tan inquieto como reflexivo testigo de la realidad del continente.

Su breve filmografía incluye, además naturalmente de “Monos”, el documental “Cocaleros” (2007), que narra parte de la historia del derrocado presidente socialista boliviano Evo Morales, y “Porfirio” (2011), un drama biográfico inspirado en un caso real, que tiene un intransferible sello testimonial.

Pese a su corta carrera como cineasta, este creador de apenas 39 años de edad, que es además periodista, guionista y productor, revela una superlativa sensibilidad para retratar realidades a menudo crudas y que afectan a poblaciones vulnerables.

 

En tal sentido, “Monos” no es para nada una excepción a esta tendencia, en la medida que indaga en la turbulenta historia de un país recurrentemente sacudido por la violencia política como lo es, sin dudas, la flagelada Colombia.

No en vano, a través de su historia, la nación caribeña ha sido estremecida por guerras civiles, pugnas hegemónicas entre elites, represión estatal, guerrillas y, obviamente, dictaduras. Uno de los escritores que ha retratado con mayor elocuencia esos conflictos casi siempre fratricidas, fue precisamente el emblemático Premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez.

Contemporáneamente, su propia ubicación geográfica transforma a Colombia en una suerte de estratégico peón del imperialismo norteamericano, que ha cerrado un inmoral cerco de bloqueo sobre la vecina Venezuela bolivariana y aspira a apropiarse, como en el pasado, de sus ricos yacimientos petrolíferos.

Empero, lo que identifica a esta nación como un caso casi único en Sudamérica es la persistencia en el tiempo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC), la guerrilla marxista más antigua de la región, que estuvo activa desde 1964 hasta hace apenas tres años. Incluso, aunque se integró a la vida institucional del país, en los últimos meses algunos de sus ex miembros anunciaron que retomarán la lucha armada, alegando que el acuerdo de paz firmado con el gobierno fue traicionado.

Naturalmente, esta circunstancia otorga sustento al propósito de incursionar en la historia de esta organización política en armas, algunos de cuyos integrantes vuelven a rebelarse contra un orden establecido tutelado por el poder hoy unipolar, en una sociedad crónicamente desigual.

Desde ese punto de vista, “Monos” constituye un elocuente y por cierto relevador testimonio de la situación de latente violencia que sigue azotando a los colombianos, con un costado intransferiblemente reflexivo.

Aunque tiene un formato casi documental, esta película propone una historia con desarrollo y personajes, cuyas peripecias corroboran- sin catecismos políticos- que la peor violencia se engendra en cuadros de marginalidad social.

Al respecto, es claro que los personajes de este relato- casi todos niños y adolescentes sólo identificados por impersonales apodos- son meros desarrapados nacidos en contextos periféricos y de alta vulnerabilidad. En ese marco, fueron enrolados por una organización guerrillera rural que, aunque en ningún momento se explicita, serían naturalmente las FARC.

Toda la narración fue rodada y obviamente está ambientada en regiones selváticas y montañosas realmente inhóspitas, donde sólo sobreviven quienes logran adaptarse al rigor climático, los accidentes geográficos y los riesgos emergentes de una naturaleza a menudo hostil con quienes no la conocen.

Landes, a la sazón director y guionista, sorprende al espectador con una secuencia tan insólita como simbólica, que muestra a ocho jóvenes jugando al fútbol con los ojos vendados en un  paraje desolado.

Estos chicos -de físicos esmirriados y a medio desarrollar- están armados hasta los dientes y reciben un riguroso adiestramiento militar. Obviamente, acatan órdenes que les llegan por vía indirecta, cuidan a una vaca que les provee leche pero es una suerte de símbolo y mantienen cautiva a una ingeniera norteamericana a quien denominan Doctora (Julianne Nicholson).

Contrariamente a lo que se podría suponer, no parecen tener una identidad ideológica ni una doctrina política definida, como si estuvieran librados al azar en una guerra imposible de ganar.

El film, que más allá de obvias diferencias posee una estética extrapolable a la inolvidable “Apocalipsis ahora” (1980), del gran Francis Ford Coppola, retrata- con magistral registro visual y potente elocuencia- las peripecias de estos seres humanos cuasi animalizados que sobreviven en condiciones paupérrimas.

Ese estado de tensión caracterizado por conflictos de convivencia y esporádicos enfrentamientos con un enemigo invisible –que obviamente es un ejército regular al servicio del gobierno- es condensando por Landes mediante una impactante puesta dotada de singular sabiduría cinematográfica.

La propia progresión de imágenes trasunta las complejidades de un rodaje procesado en condiciones singularmente adversas y en locaciones inhóspitas.

El resultado es una suerte de tragedia griega ambientada en las entrañas de nuestra América, narrada mediante un lenguaje que realmente remueve por su frontalidad y su descarnado realismo.

Más allá de su mero formato de aventura, “Monos” es un largometraje de acento testimonial, que desnuda las viscerales colisiones de una sociedad asolada por la injusticia, el enojo, el odio, la frustración y la recurrente ritualización de la violencia.

Por Hugo Acevedo
(Analista)
Aquí ingrese para ver mas de Cine

La ONDA digital Nº 936 (Síganos en Twitter y facebook)


INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital