Pese a todo

Pese a todo ¡Felicidades! No culpemos al Año de lo desagradable que nos pasó, ni confiemos ciegamente en que el entrante nos traiga salud, dinero y amor, como dice la canción.

¡Aquí estamos!

Y, “a pie firme” enfrentaremos lo que se nos venga.

No es que me encuentre desbordado por el optimismo que suele ser una fiebre de dos semanas, la última de diciembre y la primera de enero.

Pasados los Reyes, repentinamente sanamos de la deslumbrante quincena, contamos lo que nos va quedando, miramos el Almanaque y nos preparamos para afrontar lo que resta del mes más largo del Año.

Cierto, no es el único de 31 días, pero tiene el 1º , el 6 y tres domingos más. El asunto es que inevitablemente nos excedemos en gastos y comidas con el fin de Año y luego de esa quincena gloriosa nos resta tirar hasta el otro cobro.

Por supuesto, estoy hablando de nosotros, los mensuales con o sin Aguinaldo.

Hay otros para quienes no hay “fin de mes”, pero, no me cuento entre ellos y creo que tampoco se incluyen mis lectores.

En fin, resulta inevitable la turbulencia de las fiestas y de alguna manera, las fechas convocan a un balance.

Nuestro, y cada cual sabrá cómo le ha ido. Del Frente, y ya comenzó oficialmente el Balance y de él hablaremos un poco porque todavía conocemos parcialmente lo sucedido y lo pronosticado.

Fuimos derrotados por múltiples causas…¡Chocolate por la noticia!

Por supuesto, siempre son muchas, el asunto es valorarlas adecuadamente, jerarquizarlas dando prioridad en la corrección a las más importantes y…¡PROCEDER DE BUENA FE A CORREGIRLAS!

Buena fe que concedo a todos los actores, pero, cada uno habla de la Feria según la haya visto.

Todos estamos de acuerdo que en la base de todo este montón de causas hay una principalísima: el ejercicio del gobierno nos preocupó tanto que insensiblemente nos fuimos olvidando de la gente.

Podemos decir: “de la gente”. También podemos precisar más y decir: “de las bases del Frente Amplio” o generalizar señalando que: “nos separamos de los movimientos sociales”.

Todo lo cual es decir mucho y no decir nada.

“La gente” es una generalización tan amplia como vacía. ¡No existe “la gente”! Existen personas que pueden estar agrupadas de diversa manera.

A nosotros debe importarnos únicamente la agrupación “política” de “la gente”. Quienes actualmente integran la orgánica del Frente, quienes no la integran pero se sienten identificados y nos votan y aún quienes no nos votan.

De menor a mayor: ¿Qué estamos pensando para revertir el proceso de resecamiento de los comités de base?

Hay una esfera que se refiere a definiciones políticas. Al programa. A la cara con la cual nos presentamos y en ella la disyuntiva es: “nos acercamos al Centro disimulando nuestras aristas de fuerza PARA el cambio” o, por el contrario, trabajamos para ACERCAR AL CENTRO A NUESTRAS IDEAS DE CAMBIO.

Por supuesto que estuve, estoy y estaré en la segunda posición. ¡Somos “Izquierda”! Nacimos para cambiar y no para disfrazarnos tanto que no se note la diferencia entre nosotros y la Derecha.

¡Llámenla como quieran! Podemos decir: el neoliberalismo. Podemos decir que son los “tradicionales” ignorando que hay un elemento nuevo e independiente: el corporativismo militar.

Podemos llamarlos “la coalición multicolor” pero, de la manera que le demos al asunto es que son “ellos” y “nosotros”.

Y “ellos” incluyen en su seno al factor militar que no hemos sabido sujetar a disciplinamiento democrático.

Daban ganas de llorar viendo las imágenes de los soldados bolivianos festejando mientras se cortaban de la manga el símbolo del Estado Multirracial.

Los habrá elegido la televisión pero: ¡todos eran blancos! En un país con  un largo 60% indígena y quince años gobernado por uno de ellos que sacó a Bolivia del pozo…¡todos los militares eran blancos!

Y aquí, creímos triunfar sobre una Dictadura que terminó siendo únicamente militar porque los rosqueros la abandonaron y resulta que todavía los canticos de marcha nos prometen “un cajón”.

Mala cosa, compañeros.

Y esto únicamente podremos encauzarlo el día que seamos gobierno con más del 60% de los votos.

La cuestión es cómo llegar a ser un 60% del Cuerpo Electoral. Y no un casual y endeble 60% sino una mayoría sólida, clara respecto a lo que quiere y cómo lo quiere.

Y en el principio están ligadas las cuestiones programáticas y las organizativas.

En cuanto a lo primero, digamos que soy claramente partidario de no engañar. De declarar que queremos cambiar las cosas y cuáles cosas queremos cambiar.

Un país no se reduce la engañosa teoría del ”suma cero”. Si saco de aquí, tendré que compensar allá para que la ecuación siga siendo “cero”.

Un país puede y debe crecer material e ideológicamente ya que, si no lo hace, terminará decreciendo.

“Unos mucho y otros nada” y para compensar y hacer justicia tenemos que estar nosotros.

¿Le va a doler a algunos? ¡Si señor!

Tal como ahora nos está doliendo a muchos. Y, tal vez nos duela más. Según el futuro Ministro de Ganadería hay “atraso cambiario”.

Todos sabemos lo que eso significa. ¡Traten de no llegar con deudas a Abril/Mayo!

Así como declaro que no debemos esconder que somos “el cambio” también creo que ese cambio estará más acotado que nunca.

El mundo neoliberal que durante los últimos treinta años gobernó con el consentimiento de las grandes masas que creyeron que ese era el mejor de los mundos posibles se terminó.

Sin intentar ponerme en teórico, diría que hoy el mundo tiene una “situación general insostenible”.

Las masas terminaron por encontrar insostenible el estado de cosas y reaccionan.

¡Para diversos lados!

Desde la amorfa  “no gobernabilidad” que provoca gobiernos leves e insostenibles como el Italia o España. A el Brexit a toda costa y pase lo que pase.

Pasando por la constante y peligrosa “deriva hacia la ultra derecha”.

A Macròn le manifiestan en contra, pierde apoyo día a día pero, no hay más “alternativa política” que una derechización.

También el crecimiento del racismo y la xenofobia.

Con su habitual lenguaje el Compañero Mujica señaló algo que debemos tener en cuenta. Todo lo que para nosotros es progreso, para la derecha es abominación.

La Agenda de Derechos por ejemplo. Basta escuchar a nuestro Cardenal cuando niega que la mujer tenga el derecho de abortar.

¡La está retrotayendo a la concepción tribal: la mujer existe para engendrar!

También dijo que Constanza es carniza en donde hay que entrar a comer.

¡Nada como tener a tu lado un compañero solidario! Pero, hay que tener en cuenta la picardía del tero. Ya sabremos que estaba disimulando con este ataque.

En nuestra América. Las masas se rebelan y protestan, los gobiernos reprimen con dureza y no aparece ninguna fuerza política de cambio.

Por ahora.

Pero, en tanto la dialéctica “protesta/represión” se prolonga, la grieta se profundiza.

¿Qué creen que están sintiendo los carabineros en Chile? Obligados a reprimir con violencia va creciendo en ellos un deseo de exterminio físico de quienes día a día los apedrean.

En sus cuarteles nadie les está hablando de las profundas injusticias contra las cuales la gente se ha rebelado. Les están enseñando que ellos son la “reserva moral” contra el comunismo ateo. Contra Cuba y Venezuela a quienes culpan.

No hemos puesto atención pero en la India (mil trescientos millones de personas) el Gobierno impulsa la segregación de los musulmanes. Se encona la situación fronteriza con Paquistán y se pretende cerrar el paso a China en alianza con Trump.

Que será reelecto.

El mundo, ese del cual desconfiaba Mafalda, está viviendo una crisis que refleja el portentoso cambio en el modo de producción que aparejó la Revolución Científico Técnica.

Nuevas formas de producir, nuevas formas de comunicar, crecimiento del Capital Financiero a quien le estorban los Estados Nacionales fruto de la anterior Revolución Industrial y los está minando.

Todo un mundo nuevo que se abalanza sobre nosotros y en el cual sobrevivir será una trabajosa tarea.

¡Ya veremos! Por ahora: ¡Felicidades!

Un último saludo para una institución que quiero particularmente. Yo empecé a trabajar para la Intendencia en el Planetario.

Allí Lindner me afilió a ADEOM iniciando una amistad que se ha sostenido.

Año 59, con unos pocos años de vida el Planetario Municipal era único en América Latina y su aparato, fabricado por la firma Spitz era lo más avanzado.

Reabre con lo actualmente más moderno y con una capacidad mucho mayor para enseñarnos acerca del Universo, nuestro modestito Sistema Solar y nuestra aún más modestita pero única Tierra.

¡No se lo pierdan!

Por Eduardo Plantero
23/12/2019

La ONDA digital Nº 935 (Síganos en Twitter y facebook)

INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADAS 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: