Mirar con humana cercanía al que está más acá

Una reflexión de navidad

Para muchos la Navidad tiene un respetable significado cristiano. No me ha tocado la gracia de tener fe y, por eso, no puedo compartir esta fecha con ese sentido de religiosidad.

Pero hay un sentido en el que lo religioso me alcanza porque excede al cristianismo. Es más, excede a cualquier religión positiva. Religión proviene del vocablo religare que significa unir o volver a unir. Religarse es volver a unirse. Ya sea que se afirme o se niegue la existencia de un ser trascendente o que se opte por la prudente abstención del juicio, hay una trascendencia que está en el otro, en ese que está a mi lado y es en ese sentido que aquí y ahora también puedo religarme. Un sentido amplio de la religión en el que la Navidad es un símbolo social que me invita a mirar con humana cercanía al que está más acá.
No se crea que soy ingenuo. Sé que muchos dirán que la Navidad es una imposición cultural, una fecha de felicidad obligatoria o una burda instancia comercial. No niego que haya algo de verdad en todo eso. Lo que digo es que, así como la sociedad nos impone sus costumbres y valores, también nos da la oportunidad de emplear esas mismas instancias para darles un significado que creamos que nos enriquece.
Vaya, en un amplio y caluroso sentido de cercanía, un fuerte abrazo.
Por Horacio Bernardo
Licenciado en FilosofíaLa ONDA digital Nº 935 (Síganos en Twitter y facebook)

INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: