La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Redefinamos: hacer política

Share Button

He releído lo que escribí el 17 de Noviembre y el 25, al otro día del Balotaje;  resulta sobreabundante declarar que suscribo totalmente lo que yo mismo escribí hace tan poco…¡pero lo subrayo!

No me siento derrotado ya que, sin haber sido suficiente, la vigorosa remontada de los últimos días es, sobre todo, fruto del esfuerzo de “las bases”.

Entendiendo por tales a los compañeros “de a pie”. Los simples militantes que, sin ocupar ningún cargo en la estructura del gobierno o de la dirección del Frente, luchamos, sufrimos, maldecimos y empujamos por el mismo.

No le quiero quitar méritos a nadie, fue muy importante el esfuerzo final de nuestros candidatos y de las figuras más representativas.

Lo agradezco pese a un cierto resquemor por lo tardío de la reacción.

Sin ellos no hubiese sido tan potente la remontada.

Pero, la empujamos con fe, rabia y esperanza nosotros, los de a pie. Nosotros como dicen en el futbol, los hinchas, “el jugador número 12”.

Ahora bien, el haber protagonizado ese esfuerzo, ¿nos da derecho a señalar culpables y pedir cabezas de compañeros?

“Nosotros que somos iguales a vos y que yuntos somos más que vos”

No lo creo. Por lo menos no sin hacernos autocrítica personal.

Si tenemos derecho a opinar y a que se nos escuche, entienda y ATIENDA.

Creo si, que tendremos que hacer  una revisión autocrítica de este proceso dominado por las tres elecciones. La Interna, las Nacionales y el Balotaje.

Conjuntamente con una profunda revisión de lo hecho y no hecho durante los tres gobiernos que hemos protagonizado.

Revisión por etapas, porque tenemos la urgencia de no dejarnos ganar por el bajón inevitable luego de un gran esfuerzo.

También, porque muy pronto enfrentaremos “las municipales” y doy como un hecho que “la coalición multicolor” tratará de enfrentarnos unida para despojarnos de los gobiernos departamentales que ocupamos.

Son una bolsa de gatos (con un tigre que se les coló), y terminarán peleados. Pero, para enfrentarnos, estarán unidos.

Tendremos que luchar contra ellos y todo el poder de seducción que da el gobierno, el dinero y los medios.

Así que: empecemos por redefinirnos.

Nacimos para “HACER POLÍTICA” y hacer política es agruparse en torno a ciertas definiciones básicas que todos compartamos y…¡CON ELLAS SALIR A PELEAR!

No únicamente “pelear el voto” en una elección sino luchar por convencer al resto del cuerpo ciudadano.

Convencer al País para lograr que nos acompañe a cambiar el Orden Político-Social que consideramos injusto.

PARA las Elecciones; EN las Elecciones; DESPUÉS de las Elecciones y AUN SIN ELECCIONES.

Hacer política no es agitar para una elección y entrar en una especie de letargo hasta la próxima instancia. Es una tarea permanente.

Sin pausa. De todas y todos.

Organizadamente pero sin que algunos crean que “hacer política” es discursear en la Cámara o Administrar y mantenernos fuera de juego (calentando junto a la raya) mientras ellos “gobiernan”

-“Estoy legislando” – fue la respuesta que una compañera recibió como explicación de la causa por la cual no la atendían, ni le fijaban audiencia.

¡Todavía estaba ardiendo cuando fui a convocarla para este último empujón!

Hay una antigua fórmula que utilizaban los Grandes de Castilla para dirigirse al Rey: “Nosotros que somos iguales a vos y que yuntos somos más que vos”. Creo que a todos nos vendría bien tenerla presente.

¡Nadie es nada sin el apoyo de la gente!

No fue sino ese vacío en el que nació, lo que terminó por angostar y agotar a la Dictadura.

Eso, sin contar con el autoproclamado papel de “Salvador” que el Dr. Sanguinetti se adjudicó.

Da pena verlo en sus intriguitas pequeñas, envolviendo a Talvi, luego de haber sido la eminencia Gris detrás del Poder durante tantos años.

Pero, está visto que el Poder atrae y conservar un pequeño trozo aunque más no sea, seduce y engaña.

¡Otros han venido que chiquito te han dejado, “Salvador!

Le desconfío, por eso, no dejo pasar la ocasión de recordar lo peligroso que es.

Pero ese no es mi tema de hoy sino el redefinir ese asunto de “Hacer Política”.

Lo primero es definir aquello  qué nos unifica.

Somos Demócratas.

Pero no hay palabra más ambigua.

El mundo considera “democracias” a los gobiernos de Chile, ¡Bolivia!, Ecuador, ¡Colombia! y Brasil por ejemplo.

Almagro los tutela, los pondera y se vale de ellos.

Dejo fuera porque han cesado de recibirse noticias de Perú y de toda Centroamérica.

Y yo dejo de lado, como democracias de otro tipo, que pueden tener un considerable porcentaje de autoritarismo a Venezuela y Nicaragua.

Y a Cuba, que sigue siendo socialista y tiene otra forma de constituir gobierno.

Repitiendo a Fidel, también dejo afuera a los Estados Unidos de Norteamérica.

En esa auto designada “tutora de la Democracia” vota menos de la mitad de los habilitados, con lo cual Trump fue electo por el cuarto mayor del electorado.

Como Piñera en Chile

Y nadie que no sea multimillonario se ha postulado en el último siglo.

Somos demócratas con una serie de premisas.

La primera: no hay excluidos.

Eso de proclamar la erradicación de los “marxistas” está fuera del orden Constitucional.

¡Y de la realidad! Se han muerto de antojo unos cuantos.

Ser nazi-fascista si está fuera de nuestro ordenamiento constitucional.

Pese a lo cual, hay unos pocos declarados y unos cuantos disfrazados.

La segunda: no queremos ser excluidos.

Nada de voten ahora y duerman una siestita de cinco años.

¡Queremos participar!

Democracia sin participación no es democracia. Puede que sea Administración. Incluso: ¡Buena Administración!

Pero, si no hay participación activa, informada, permanente y considerada, todo será como la más bonita flor en un florero… destinada a agostarse y morir.

La tercera: Democracia es gobierno del Pueblo, por el Pueblo y PARA EL PUEBLO.

Si van a gobernar para los ricos: ¡Será plutocracia!

No es la que yo quiero

Durante los primeros tiempos después de la Dictadura pareció posible una Democracia Avanzada-

No el Lema. Ese especial momento político en el cual las grandes mayorías participaban activamente, discutían y hacían cosas.

Desde ollas populares a grandes empresas cívicas como fueron el Voto Verde y los otros pleibiscitos.

No podría definir las causas y jerarquizarlas, tendremos que estudiarlo, pero, la cuestión es que todo ese activismo se fue apagando.

Encontro “querencia” en los partidos y movimientos políticos o en los progresivamente desatendidos comités de base.

Muchos nos refugiamos allí. O en el activismo sindical o social.

Muchos más aún, se fueron marginando. Con pena; con rabia; con resignación o con comodidad. La cuestión es que ahora pagamos prenda.

Han pasado los años y con ellos las generaciones. Hoy hay un reverdecer del activismo en “las redes” y en la Agenda de Derechos.

Todo es válido. Nada sobra. Y nada desplaza a las otras formas de activar.

El tema es ¿cómo coordinar?

De qué manera debemos organizar a nuestra fuerza política para que la voz de todos suene, sea escuchada y escuche a los demás.

¡Nada está definitivamente perdido si conservamos la voluntad de luchar!

Tenemos que responder a una pregunta inicial: ¿Estamos dispuestos?

Serán años de esfuerzo y sacrificio en los cuales tendremos que recuperar la iniciativa y dominar las nuevas formas de comunicar.

¡También serán años de búsqueda y esperanza!

¿Queremos un Uruguay más justo y solidario en un mundo que también lo sea?

¿Consideramos que el Frente Amplio, con las reformas y reformulaciones que sean necesarias, sigue siendo la herramienta?

Bueno, compañeros, yo creo que sí.

Que el Frente nació para trasformar un estado de cosas injusto y que, si bien hemos hecho mucho, es mucho más lo que falta.

Y de ese mucho ya hecho, veremos qué nos atacan y cómo lo defendemos.

No creo que haya nadie tan ingenuo como para pensar que esta coalición multicolor no intentará hacer retroceder el proceso que iniciamos hace tres gobiernos.

Para ser claros: ¡GANO EL TERRISMO!

Con una alineación un tanto diferente están los Herreristas; los Riveristas; la aristocracia vacuna, los exportadores y los sectores religiosos más reaccionarios.

El antibatllismo, por supuesto en antimarxismo cerril, y los espantados ante la Agenda de Derechos. Con el sable por sostén.

Es con ellos que nos veremos las caras.

 

Por Eduardo Plantero
1/12/2019

La ONDA digital Nº 933 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital