La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Share Button

CINE | “El irlandés”: Ensayo sobre la violencia

La violencia explícita o soterrada, el poder del crimen organizado, la corrupción y la política son los cuatro ejes temáticos de “El irlandés”, el último opus del longevo y emblemático realizador neoyorkino Martin Scorsese.

Martín Scorsese es, sin dudas, uno de los creadores más talentosos y potentes del cine contemporáneo, que, en el decurso de una carrera artística de casi cinco décadas, ha sabido cultivar una impronta sin dudas intransferible.

Con más de cincuenta producciones en su haber entre cortos, largometrajes y documentales, este cineasta referente ha construido una sólida reputación y una identidad cinematográfica que lo distingue nítidamente entre los autores de su generación.

This image released by Netflix shows Joe Pesci, left, and Robert De Niro in a scene from «The Irishman.» The film will make its world premiere at opening night of the New York Film Festival on September 27. (Niko Tavernise/Netflix via AP)

No en vano dirigió películas realmente memorables como “Taxi driver” (1976), “Toro salvaje” (1980). Buenos Muchachos” (1990),  “Casino” (1995), Pandillas de Nueva York (2002) y Los infiltrados (2006), entre muchas otras.

Aunque es reconocido como uno de los grandes cultores del género policial, con un fuerte acento en historias de mafiosos, Scorsese osó conmover profundamente al público con un título tan controvertido como “La última tentación de Cristo” (1988), en el cual tuvo la iconoclasta actitud de cuestionar la ortodoxa versión sobre la pasión, el calvario y la muerte de Jesucristo.

Igualmente, también incursionó por lo menos dos veces más en temas religiosos, en Kundum (1997), que recrea la vida y obra del Dalái Lama, líder religioso del Tíbet y exiliado por razones políticas, y en “Silencio” (2016), que reflexiona sobre el sempiterno conflicto entre el dogma de fe, la duda y la violencia regresiva en tiempos de radical intolerancia.

Sin embargo, es indudable que este auténtico maestro se siente como pez en el agua en el género policial, al cual retorna precisamente en esta estupenda “El irlandés”, que es una de las obras mayores de su fermental filmografía.

Fiel a su vocación por los largometrajes extensos y poblados de personajes, Scorsese construye nuevamente un relato de nada menos que tres horas y media que abarca más de cuatro décadas, ideal para el consumo de los cinéfilos empedernidos.

En ese contexto y con un reparto realmente de lujo, reconstruye la peripecia de varios personajes reales, todos ellos vinculados, de uno y otro modo, al crimen organizado.

El protagonista de esta narración es Frank Sheeran (Robert de Niro), quien, ya anciano, recrea sus memorias como guardaespaldas y asesino a sueldo al servicio de la mafia, en un discurrir que naturalmente apela a permanentes flashbacks y a efectos especiales mediante los cuales rejuvenece a los actores.

Emulando los mejores momentos de películas referentes como “Buenos muchachos” y “Casino”, este nuevo título, que puede ser tomado como parte de una suerte de trilogía, es una épica policial de largo aliento.

En ese marco, la narración indaga en los orígenes del irlandés al cual alude el título, quien de mero conductor que maneja camiones frigoríficos deviene en delincuente al servicio del hampa.

No en vano se pone a las órdenes del capo mafioso italiano Russell Bufalino (Joe Pesci), un criminal bastante refinado pero con un enorme poder, que se transforma en una suerte de padrino del protagonista a cambio de su total lealtad.

Por supuesto, esa situación muta al irlandés en un privilegiado que percibe un salario muy alto, el cual le permite asumir la manutención de su esposa y sus hijas.

Obviamente, el protagonista acepta todos los trabajos que se le proponen, desde asesinar sin miramientos a una persona a balazos hasta colocar un artefacto explosivo para hacer volar un vehículo tripulado por un eventual enemigo.

Aunque en la mayoría de los casos se trata de meros ajustes de cuentas entre integrantes del hampa, este sicario tiene siempre la suficiente sangre fría como para cumplir con la misión que le encomiendan sus jefes.

El tercer personaje central del relato es el legendario y corrupto líder del sindicato de los camioneros Jimmy Hoffa (Al Pacino), quien, como se recordará, fue misteriosamente desaparecido. Su mano derecha y guardaespaldas será precisamente Frank Sheeran.

Mediante un admirable pulso narrativo que es consustancial a su reconocido talento artístico, Martin Scorsese desarrolla una historia siempre consistente y atrapante pese a su extensión, en la cual abundan la tensión y la violencia, pero también los diálogos inteligentes.

El célebre realizador no soslaya referencias históricas, como el triunfo de los revolución cubana -del cual este año se cumplen seis décadas- la frustrada invasión de los esbirros de la CIA a la Bahía de Cochinos en la Cuba revolucionaria de 1961, la crisis de los misiles que enfrentó a los Estados Unidos y la Unión Soviética en 1962 y hasta el escándalo de espionaje político de Watergate que precipitó la renuncia del presidente norteamericano Richard Nixon, a comienzos de los año setenta.

Algunos de estos acontecimientos, que son naturalmente hijos de la Guerra Fría, revelan la cara más perversa del imperialismo yanqui  y, en lo que atañe al caso Watergate, el rampante abuso de poder del mandatario de una potencia hegemónica.

“El irlandés” es una suerte de obra maestra, que conjuga la ficción con la realidad no exenta de toques de humor negro, mediante una magistral reconstrucción de época y un nervio narrativo que mantiene en permanente tensión al espectador.

Más allá de su mero formato policial, esta película es un ensayo sobre la violencia, el crimen organizado, la corrupción y hasta la impunidad con la que suele actuar un hampa que moviliza millones de dólares y compra favores y lealtades.

Rodado con la habitual maestría de Martin Scorsese, este largometraje permite también el rescate de tres magistrales actores como Robert de Niro, Al Pacino y Joe Pesci, quienes se sobran para componer interpretaciones realmente de antología.

 

Por Hugo Acevedo
(Analista)
Aquí ingrese para ver mas de Cine

La ONDA digital Nº 932 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital