La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Uruguay: ¿Arenga o diálogo?

Share Button

“Saber qué es lo que sabemos, y en qué plano de abstracción lo sabemos; creer cuando se debe creer, en el grado en que se debe creer; dudar cuando se debe dudar, y graduar nuestro asentimiento con la justeza que esté a nuestro alcance; en cuanto a nuestra ignorancia, no procurar ni velarla, ni olvidarla jamás; y, en ese estado de espíritu, obrar en el sentido que creemos bueno, por seguridades, o por probabilidades o por posibilidades, según corresponda, sin violentar la inteligencia, para no deteriorar por nuestra culpa, este ya tan imperfecto y frágil instrumento, y sin forzar la creencia.”
Carlos Vaz Ferreira, Conocimiento y Acción, Pág. 13 

La tarea del pensar requiere tiempo y serenidad; solamente así podremos recrear una atmósfera propicia para reflexionar con hondura y sentido, al poder tomar distancia de dos malos consejeros: la prisa y la pasión.

Así estando las cosas, y a propósito de la segunda vuelta electoral en el Uruguay, creemos se nos presenta con claridad, si bien con matices hacia uno y otro lado, una cuestión central que el título esboza.

Porque, antes que seguir acríticamente hacia la jornada del 24 de noviembre, parece prudente, aprovechar el tiempo que tenemos por delante para reflexionar pues se trata, realmente, de otra  elección, con otras opciones.

Nombremos, en tal  sentido, varias de éstas:

  • Individuo vs Persona.
  • Conjugar el “Nosotros” antes atender a un “Yo” aislado.
  • O bien, Estado vs Anti-Estado.

De un modo u otro todas estas opciones dan lugar a que aparezca, en segundo plano y        con mayor énfasis en su antinomia, dependiendo cada una de su apoyatura.

Podremos, entonces, llevar  las 3 antinomias a su síntesis conceptual que reza así:

– Razón sensible versos Dogma.

En fin, lo que importa es abrir nuestra mente, una vez descartada la pasión – aunque sin despojarnos de nuestras convicciones – porque siempre – y en estas semanas como nunca, dando paso a una prudente reflexión.

  • ARENGA, vocablo que proviene del gótico y que refiere al discurso que busca enardecer los ánimos, según nos lo presenta el diccionario de la R.A.E.
  • En tanto que, por DIALOGO, en la misma fuente consultada tomamos la primera acepción que se ofrece y que dice relación a: “plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos.”

Desde un principio, constatamos que la “arenga” conlleva presentarse con un discurso no  ya dogmático sino, además. cerrado, una vez que es expresado sin que  el otro pueda expresarse con chance de arribar a posiciones comunes.

¿A qué viene tanto palabrerío, ustedes se preguntarán, no sin razón?

A que tanto el dogmático de la arenga, como el charlatán del diálogo, sin más, no ofrecen seriedad, ni garantías y, mucho menos respeto por quienes de un modo u otro se ven en la eventualidad de escucharlos, sin ellos, a su tiempo aportar su pensamiento con el  fin de arribar a posiciones concertadas, luego, trascendentes.

El caer en tales extremos hace con que las personas se distancien de los políticos y así tomen un camino que se bifurca. O se vuelven refractarios a todo político, haciendo tabla rasa con todos ellos, u optan por el pensamiento mágico que, en el Uruguay está representado – hoy por hoy, y de qué forma – por los simplificadores del discurso.

Son aquellos que, por ejemplo, apelan a invocaciones mágicas tales como: “estamos aquí para SOLUCIONAR las cosas, el EMPLEO, la SEGURIDAD, por ellos entendida por una paz reglada, digamos, por la fuerza y el control estricto, sin medias tintas.  

Prestidigitadores, ilusionistas, peligrosos seres que deambulan por ahí sin jamás mirarnos a los ojos, en tanto no presentan explicaciones válidas, por detalladas, de cómo arribarán prontamente a tales estadios.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando los primeros, los que arengan se unen públicamente – porque quizá ya lo estaban tácitamente – a estos simplificadores?

Así se forma una alianza – todo, menos santa – que “sabe a viejo”. Hablamos de la restauración la Cruz y la Espada, en tanto la cruz, lejos de representar creencia religiosa alguna, refiere más que nada un pensamiento tan cerrado que lleva en sí mismo el germen de lo dogmático, por totalitario.

¿Qué sucede pues con la segunda posición, la del diálogo?

Que, si el diálogo no lleva consigo la adjetivación de “responsable” que, comprenda y jerarquice al otro, al escucharlo con atención y respeto, no será jamás una opción éticamente válida, opción que denominaremos de RAZÓN SENSIBLE.

Se está pues ante una cruz de caminos, uno el más trabajoso para ambas partes conduce a  un mañana mejor para todos, en tanto el otro, comprende a aceptar, tácitamente, al no inquirir al binomio dogmático respuestas claras, concisas y con fundamento.

De optar por la vía más fácil se arribará, más temprano que tarde, AL REGRESO POR TODO DE LA RESTAURACIÓN.

Hay que querer ser y, para ello, no hay otra que combatir, antes que, con armas, con la razón sensible, la cual, en su círculo, siempre tiene un espacio por llenar. Aquel espacio que espera por la escucha atenta de lo que tiene por decir el soberano.

Escuchar al soberano es tarea de sabios; negarlo, de inescrupulosos o de tontos. Es de esperar, entonces, se produzca aquel diálogo responsable y trascendente, en aras de construir un mañana mejor para todos, comenzando por los más desposeídos.

La ONDA digital Nº 928 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital