La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Eduardo Bleier: ¡Héroe de la Patria!

Share Button

Cuando se confirmó la noticia estaba en la casa de una compañera que tiene a su hermano desaparecido. Asesinado por tortura en el mismo lugar que mataron a Eduardo.

El impacto fue tremendo.

Bleier era odontólogo como mis padres y mi tío Juan. Bleier, como dijo su hijo Gerardo entre otras razones, lo asesinaron por ser un luchador radical contra la dictadura fascista. Por estar del lado de los trabajadores y ayudar a crear una estructura financiera puesta al servicio de la lucha para terminar con esta sociedad injusta.

Yo lo vi en dos oportunidades. Una en el consultorio de mi tío Juan, que estaba en Colonia y Barrios Amorín. Fue en las primeras horas de la tarde del 26 de marzo de 1971. Yo estaba con mi padre. Habíamos venido desde Young para participar en el acto de bautismo en la calle del recién fundado Frente Amplio.

Estábamos hablando con el tío Juan, cuando entro un hombre grande, muy vital, que saludaron los mellizos Alsina; era Eduardo Bleier, que le dijo a mi tío: “Juancito, necesitamos 1.000.000 de pesos para financiar el acto.” Con un gesto mi tío dio el OK.

Recuerdo la mirada de mi padre asombrado, por la cifra enorme que estaba diciendo. Se retiro, no sin antes saludar y se fue a paso seguro.
Juan le dijo a mi padre Ramón: lo conocés, es el secretario de finanzas del Partido. El Frente se había fundado en febrero de 1971. Recién empezaba a estructurarse. Siguió mi tío: “Ramón, el Partido financia el acto.” Se refería al Partido Comunista. Mi padre, igual que mi madre pertenecían al otro partido histórico de la izquierda uruguaya, el Partido Socialista.

El acto fue increíble, yo nunca había visto tanta gente. Tenía 14 años. En mi mente repiqueteaba lo dicho por mi tío preferido. Sabía que había estado en la seguridad del Ché cuando estuvo en Uruguay en 1961. En 1971 integraba la Comisión de Recursos del Partido, que después me enteré en democracia que la formaban 200 personas. Y eso lo dirigía Eduardo Bleier. Para obtener aportes importantes hay que saber convencer a la gente. El equipo de Bleier era de primera.

La segunda vez que lo vi, fue en el año 1974, en plena dictadura, estaba clandestino y buscado. Fue en el velatorio de mi tío Juan, que falleció de un infarto post-operatorio, en la primera operación que hizo en el Uruguay, el doctor Favaloro. Uno de los que le dijo a mi tío Juan que no se operara, fue Eduardo. ¡No Juancito!, no te operes, que vas a vivir muchos años.

Mi tío tenía un consultorio con una colega la doctora Galasi –perdonen si el apellido no es exacto-, que era una de las mejores dentistas del Uruguay. Tenía y tiene un sobrino que es uno de los mejores poetas de este país, con el que jugábamos, cuando éramos niños. En el consultorio de mi tío que era también un muy buen odontólogo, se atendían varios militares del proceso dictatorial. No sabían que mi tío era comunista y si lo sabían, igual se atendían con él. Yo me acuerdo de un general y de un coronel experto en geopolítica que había ido a la escuela Sanguinetti en la Unión con Juan y Ramón, mi padre. Con ese coronel, que no era frenteamplista, pero eran amigos desde la infancia, la discusión política era tremenda. Pero con respeto. Juan cuando se posesionaba subía el tono de voz, típico de los Alsina.

Eduardo Bleier

Un día estando del otro lado de una mampara, donde mi tío lo estaba atendiendo, se escuchaba la discusión acalorada, pero cordial. Luego se despidieron. Mi padre que había escuchado le preguntó algo a su hermano, que no recuerdo con precisión. No recuerdo si era el año 1972 o si era ya durante el comienzo de la dictadura. Pero me quedó la idea de que Juan le decía que nos iban a reventar y el coronel le decía que no exagerara. La vida le dio la razón a mi tío. Ese coronel le compraba la revista Estudios y además Juan le “sacaba” un aporte para el Partido. Al general lo trataba profesionalmente.

El día del velorio, apareció de improviso Eduardo Bleier. Lo rodearon varios compañeros, para que no lo vieran los milicos. Le dijeron que se estaba exponiendo demasiado. Y Eduardo – me quedó grabado para toda la vida- dijo: “Ellos no saben que estoy y tengo que despedir a un hermano.” Saludo a Carmencita –esposa de Juan- y a sus hijas Laurita y Pilar. Paso por un costado de los militares, que estaban acompañados, saludó a la familia de Juan y se retiró.

Después Bleier fue el encargado de la Carta Semanal clandestina, que editaba el Partido Comunista. Cayó el 29 de octubre de 1975 en plena Operación Morgan. Lo torturaron salvajemente por lo que representaba para la lucha contra la dictadura. Lo odiaban por partida doble: por comunista y por su origen judío.

Era un hombre vital, fuerte, y conciente de los riesgos que corría. Lo torturaban igual que a Fernando Miranda para que dijeran que la CX 30 Radio Nacional era del Partido. ¡Prefirieron la muerte! ¡Los dos son héroes de la patria! Caminan con nosotros.

Esa radio ya la dirigía José Germán Araújo, quien durante toda la dictadura se transformó en la voz de la resistencia.
Quiero mandar un fuerte abrazo a toda la familia Bleier. Eduardo es para siempre parte del mejor patrimonio de los orientales.

 

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 925 (Síganos en Twitter y facebook

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital