La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

FA: Una izquierda en evolución

Share Button

FA: Una izquierda en evolución
Decir las cosas por su nombre

 

Por una cuestión de orden, ante una campaña sucia y desleal debemos realizar algunas precisiones sean sobre algunos actores principales y de reparto.

Camaleones
Es de lamentar que políticos profesionales, como figuras de sus círculos cercanos y funcionales, hayan comenzado una guerra sucia en la que la constante es la agresión por la agresión en sí.

Un accionar casi patotero que muestra la pasmosa de ideas claras o, si no, su mezquino y vil ocultamiento.

Ante un plan de gobierno se podrá estar de acuerdo o no, pero es el plan que toda agrupación política seria lleva adelante. Pero, no; aquí la derecha o no tiene un programa serio que presentar o, teniéndolo lo esconden habida cuenta del tremendo impacto social que su concreción traería aparejado.

Y decimos “programa”, en singular porque el binomio Talvi-Lacalle son, digámoslo así, voces que salen de una misma “garganta”.

Blancos y riveristas unidos y adelante
Y sí, a ambas colectividades se le fueron los colores vívidos, quedando en su lugar restos de telas como de símbolos que sus respectivos jefes de campaña junto con los asesores de mercadeo y publicidad buscan tapar, pero el chisme o artilugio resulta de vida más que breve puesto que es imposible dotar de alma a un cuerpo inerte cuando el espíritu se fue, o lo fueron.

En ambas tiendas ya no hay quien mencione no sólo el nombre sino su ideario, sea de Ferreira, en los blancos, como de Vasconcellos, en tiendas riveristas y sosistas.

Estos partidos, vaciados de las fuerzas vitales que permitían hondearan aun sus pabellones, han pasado a ser añosos golems sin espírit. Muñecos de tierra fangosa a los que no saben qué escribir en las frentes de tales arquetipos a los que tratan como si fueran monigotes.

¡Necios! Han olvidado incluso el sentido y proyección de aquellos símbolos y aquellas doctrinas que, se estuviera o no de acuerdo, eran respetables por auténticas.

Luego de lustros de ignominioso accionar, de quienes sustituyeron a aquellos prohombres, con tal de asir las faltriqueras con más monedas – nunca olvidar que la dictadura fue cívico-militar – al caer tan bajo cubrieron de fango las historias de sus colectividades.

Así consintieron consciente o inconscientemente que actitudes nobles como la de Carnelli o Dardo Ortiz, por ejemplo, en los blancos, y Brum y Grauert, en el Partido Colorado Batllista fueran enterrados en la tierra, una vez y en el recuerdo, la última vez.

¡Abran paso, abran paaso! Que ahí llegan los puros de la Izquierda…
Un saludo, tan cínico como honesto a estas huestes.

Pero al abrirles paso, notamos algo curioso. Y es que vemos venir antes que, a un grupo de nobles anarquistas, foquistas y hasta izquierdistas a carta cabal vemos, en lugar de una marea humana, una fila india de la cual se distingue el primero.

Es el camarada-compañero Gonzalo Abella, el acérrimo enemigo del Frente Amplio.

Convengamos en lo siguiente: todo ciudadano tiene el derecho de expresar sus simpatías y hasta antipatías, salvo que el ciudadano Abella lleva y eleva su antipatía exponencialmente, siempre,

No sabemos si es su caso, es cierto, pero podemos colegir que si no lo es su actitud permanentemente destemplada para con el Frente nunca faltaría alguien que pensara que su vanidad fue herida hondamente hace mucho.

En términos generales, podemos elucubrar que quien no pudo, no supo o jamás se dio tiempo y espacio para zanjar asuntos dolorosos del pasado, quiérase o no, está condenado mirando hacia atrás.

Y con tal mirada, lejos de dirigirla a su ordenada fila, la sobrevuela para caer en el espejo de agua de Narciso.

Ojalá, y lo decimos en serio y con respeto para con el compañero Gonzalo Abella, nos demos permiso tanto él como nosotros de dibujar un círculo de arena, en cuyo interior encenderemos un fuego a cuyo derredor todos nos sentaremos a dialogar, mates mediante, hasta que, si no prospera una solución de volvernos a entreverar, por lo menos unos dejen de lado groseros infundios y otros – esto es, nosotros – dejemos de darle mezquinos y arrogantes silencios.

Hacia el debate de este martes 1° de octubre
El Uruguay, es decir su pueblo, está ante la cruel disyuntiva que una plutocracia paria, con sus monchitos y macarios locales, avasalle sin piedad ni moderación no apenas con los programas sociales sino además procediendo con la implementación de durísimos ajustes fiscales para bien de pocos y mal de muchos.

De modo exprofeso no adelantamos nada del debate. Que el mismo tenga lugar.

Luego, sí. El jueves 3 de octubre ustedes tendrán nuestro análisis del debate en cuestión.

Hasta entonces y a redoblar, siempre; que el cuarto amanecer está ahí, cerquita.

Por Héctor Valle
Investigador social y periodista

La ONDA digital Nº 924 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital