La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

En memoria de Yolanda Arrico

Share Button

Me acabo de enterar de la muerte de Yolanda Arrico.

Yolanda, de nacionalidad venezolana, estaba exiliada en Uruguay, y luego doblemente exiliada en México. Ingresó a la Embajada de México en Uruguay en 1976 y allí estuvo durante meses, junto con Pascual Fedullo (ya fallecido) esperando los permisos de salida para sus hijas Dorys y Susanita, de la madre que estaba en Buenos Aires. Finalmente, y no gracias a Dios sino al Embajador Don Vicente Muñiz, los permisos llegaron y su Pascual, ella y las niñas pudieron viajar.

En el exilio fuimos vecinas, en el mismo edificio de la calle Sonora, un buen tiempo.

Yolanda me tomó el tiempo de las contracciones cuando estaba por nacer mi hijo menor, aguardando la llegada de Julio y de Nella, que me llevaron a la Clínica.

Era obrera de la Aguja y en México se ganó la vida cosiendo prendas de ropa interior, a peso la prenda. Mientras Pascual hacía encuestas e intentaba hacer alguna venta, y militaba entonces en la CNT en la solidaridad con Uruguay.

Fuimos entrañables compañeras de los paseos al parque México cuando nacieron sus dos hijos, Pancho y Patricia, y en compartir esos primeros meses lo que no había. En casa se hervían los tallarines y en la suya se hacía el tuco. Se juntaban las sillas y llegaban el Chancho, el Pato y tantos más. Un domingo éramos 25. De veras que compartimos el pan y la leche en la Roma aquellos primeros años del exilio.

Yolanda tenía a su cargo la cocina en la Embajada de México en Uruguay porque cocinaba muy bien, cuando me asilé. Era la tarea que le había asignado la dirección de los asilados y la cumplía muy bien, tratándose de cientos de personas en aquel momento. Era una persona de buen carácter, siempre risueña, obrera toda su vida.

Más adelante, pese a las responsabilidades de los niños, el trabajo y la militancia, algún fin de semana los íbamos a ver a Toluca, a saborear esa exquisita pasta casera que hacía, y que al Negro Pascual le parecía poco. Y luego conversábamos, mucho, pero sobre todo nos arropábamos mutuamente para soportar la lejanía de Uruguay, siempre pensando en el regreso.

En el apartamento de Yolanda y Pascual se hizo la despedida de las Jornadas de la Cultura en el Exilio, en 1977, con todos los cubanos tocando ahí. No cabía un alfiler.

Quiero recordarla caminando juntas a la feria a comprar las cosas para la semana. Fuimos compañeras, amigas, hermanas.

Un abrazo a sus hijos.

Laura Piedra Buena

 

La ONDA digital / LAONDADIGITAL TV. (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital