La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

CINE | “Un día más con vida”; Crónica de un genocidio

Share Button

La confrontación bélica de Angola que marcó más de un cuarto de siglo de enfrentamientos entre movimientos políticos de ideología antagónica con el trasfondo de la guerra fría, es el sustento temático de “Un día más con vida”, el excepcional largometraje animado del cineasta polaco Damian Nenow y de su colega español Raúl de la Fuente.

Esta es la adaptación cinematográfica del libro testimonial del periodista polaco Ryszard Kapuściński, que narra su experiencia de corresponsal de guerra en el corazón del continente africano.

Obviamente, este documental construido en lenguaje animado, se adentra en el conflicto que enfrentó a ejércitos irregulares desde 1975 en Angola, luego de concretada la independencia de Portugal que siguió a la recordada Revolución de los Claveles.

En este caso, la guerra fue protagonizada por el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), que por entonces recibió el apoyo logístico de la Unión Soviética, y los pro- occidentales Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) y Frente Nacional de Liberación de Angola (FNLA), que fueron armados y pertrechados por Estados Unidos a través de los servicios de inteligencia de la CIA.

La batalla, cuyo botín eran obviamente las cuantiosas riquezas minerales de la paradójicamente empobrecida nación africana, tuvo como contendientes a un bloque de extracción marxista y a dos movimientos leales al imperialismo yanqui y a la Sudáfrica gobernada por el poder racista.

Era una lucha por la vida y por la libertad entre las fuerzas populares que representaban los legítimos intereses del pueblo y los apetitos hegemónicos de un devastador poder imperial.

El relato se centra en la peripecia de este corajudo reportero, que asumió el desafío y el riesgo de cubrir la conflagración en los frentes de guerra más tensos y complicados.

En tal sentido, esta coproducción internacional de España, Polonia, Bélgica, Alemania y Hungría es una suerte de cruda radiografía de una nación que se desangra.

La propuesta, más allá del lenguaje animado, integra fragmentos documentales y tomas rodadas con personas y en locaciones reales, lo cual conforma un film de reales valores intrínsecos.

Desde el comienzo de la historia, se visualiza, con singular elocuencia, el caos generalizado originado por el contexto beligerante, tras la partida de las autoridades coloniales portuguesas.

No en vano, el estado de situación es denominado en portugués “confusão” (confusión), con el miedo, la masiva huida de las multitudes y el estupor como presencias cotidianas.

Obviamente, abundan los enfrentamientos, las explosiones y la muerte por doquier, en una escenografía realmente dantesca que impacta por la contundencia de su formulación visual.

El otro protagonista de la trama cinematográfica, que es por supuesto un personaje real, es Farrusco, un líder guerrillero de origen portugués que se plegó a la revolución y la utopía de liberación, a cuyo cargo está comandar el complejo frente sur, en un territorio de alto riesgo.

Naturalmente, el sustento de la narración es el libro del autor y partícipe directo en los acontecimientos, quien construye una reveladora crónica elaborada a partir de su propia experiencia y de la de otros actores clave de esta auténtica peripecia de heroísmo y supervivencia.

En ese contexto, resulta de singular realismo el viaje del reportero rumbo al frente de batalla, que está cargado de riesgos y múltiples acechanzas.

En tal complejo periplo es habitual encontrarse con soldados de bandos rivales armados hasta los dientes. Para salvar exitosamente estas contingencias, es indispensable conocer las claves y los salvoconductos, lo cual puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Ante los ojos del espectador se presenta un paisaje de sobrecogedora belleza natural pero también de desolación, regado de cadáveres de personas de todas las edades incluyendo a mujeres y niños y de cuerpos literalmente mutilados.

Por supuesto, muchas de las víctimas no son combatientes sino inocente población civil que padece la guerra como una pesadilla y una auténtica maldición.

Ello queda claramente explicitado en algunas imágenes realmente removedoras, que sugieren la violencia desenfrenada que en este caso devino en genocidio.

Las tomas de la invasión del territorio angoleño por parte del ejército sudafricano de ocupación y de la llegada y ulterior participación en los combates de miles de heroicos soldados cubanos, tienen la autenticidad del documento fílmico real.

Este recurso técnico se mixtura perfectamente con una narración concebida casi en su totalidad en lenguaje animado, que rescata la mejor tradición del género.

El guión incluye también imágenes contemporáneas de añosos sobrevivientes reales de la guerra, cuyos valiosos testimonios enriquecen superlativamente este trabajo audiovisual de excepción.

“Una día más con vida” es un reportaje filmado de singular valor testimonial, que evoca sin ambages una cruel contienda fratricida que dejó miles de víctimas entre militares y civiles, durante los más de veinticinco años en que duró la confrontación bélica.

Esta emotiva película recrea magistralmente la memoria del un genocidio, pero también recupera el heroísmo de idealistas que ofrendaron su vida por la libertad.

 

 

Por Hugo Acevedo
(Analista)
Aquí ingrese para ver mas de Cine

La ONDA digital Nº 914 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital