La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

“¡Hijos de puta, esta es la casa de Cristo”!

Share Button

Paysandú es heroica tres veces.
En 1811, al comienzo de la Revolución Artiguista, cuando los portugueses la asaltaron y mataron a casi toda la población; el sitio a Paysandú desde el 2 de diciembre de 1864 al 2 de enero de 1865, donde resistió un mes contra la traición de Venancio Flores en complicidad de Bartolomé Mitre y el invasor brasilero; y la resistencia de los trabajadores durante 16 días de la huelga general contra el golpe de Estado, desde el 27 de julio al 12 de julio de 1973.

Los trabajadores sanduceros cumplieron con honor, en defensa de la democracia, pisoteada por una dictadura cívico-militar basada en la doctrina de la Seguridad Nacional, que violó la Constitución y todos los derechos humanos.

En la “Heroica” hubo “dos” 9 de julio. El propiamente dicho, donde a las cinco en punto de la tarde, salimos a manifestar por 18 de Julio. Y donde fuimos duramente reprimidos con gases lacrimógenos por efectivos de la jefatura de Policía, encabezados por el coronel Carlos Berois que daba las órdenes para que reprimieran a los ciudadanos que por miles salimos a repudiar a la tiranía.

Luego se sumo el ejército, que armados en pie de guerra contra trabajadores desarmados, detuvieron a cientos de manifestantes y los llevaron, una parte para el cuartel y otra parte fueron tirados descalzos en los montes del rio Queguay. ¡Y a eso le llaman guerra!

El jueves 12 de julio de 1973, después de los desalojos, entre otros, de Paylana, Paycueros y la Norteña; los trabajadores en manifestación llenaron la plaza Constitución y de nuevo salieron a manifestar por la avenida principal. De nuevo, el brazo armado de los oligarcas dieron duro y parejo. No faltaron los palos, sables y gases.

Fue tan grande la represión que corrimos en dirección de la Basílica de Paysandú, Nuestra Señora del Rosario y San Benito de Palermo. Muchos ciudadanos fruto de la desesperación de los efectos de los gases, se tiraban al agua de la fuente que había en el centro de la plaza. Otros corrimos hacia la escalinata de la Basílica Heroica, la misma que resistió el sitio y que fue devastada por los bombardeos de las tropas imperiales del Brasil en 1864-65.
El Presbítero de la Basílica se llamaba Gabino Paulo, que lo fue en dos períodos. Para nosotros los estudiantes era el “padre Pablo”. Cura con sotana negra, clásica. Un buen hombre. Amigo de los pobres. Un demócrata. Nos prestaba un lugar pegado al Centro Allavena en la calle Florida, donde nos reuníamos los estudiantes, que en forma organizada luchábamos contra la dictadura. Él lo sabía. Un hombre de fe, comprometido con su pueblo y con la democracia.

Cuando arreciaban los gases y decenas corríamos a refugiarnos en la Basílica, las fuerzas represivas tiraban gases sobre la escalinata y por detrás de las seis columnas corintias de la fachada de la iglesia. Parado, con su sotana negra, con su dignidad patriótica, parado en el último escalón y de frente a los represores, con los ojos hinchados por los gases, este buen hombre, amigo de los pobres, con la indignación propia, que surge en un momento de impotencia, dijo con voz firme- sepan entender el contexto-, levantando los brazos: “¡Hijos de puta esta es la casa de Cristo!”

Al otro día, el viernes 13 de julio de 1973, se hizo una misa de repudio, que se llenó de gente. Habló el padre Pablo. ¡Fue emocionante!

Por el Prof. Gonzalo Alsina

La ONDA digital Nº 914 (Síganos en Twitter y facebook

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital