La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Coordinación nacional de Casa Grande – FA

Share Button

El sábado 13 de julio se realizó la Coordinación Nacional de Casa Grande (FA), con delegados de todo el país. Esta instancia tuvo tres cometidos principales: 1) Evaluación de las elecciones internas en general y en particular para Casa Grande; fortalezas y debilidades. 2) Política de alianzas hacia octubre; oportunidades y amenazas. 3) Insumos para el plan de campaña a realizar por Casa Grande hacia las elecciones nacionales del próximo 27 de octubre, con énfasis programáticos y el tipo de trabajo a realizar por este sector, tanto a nivel de medios de comunicación, redes sociales y/o el trabajo territorial.

“Nacimos en medio de la rebeldía”
La senadora Constanza Moreira, referente principal del sector político, realizó en principio una evaluación del voto hacia el Frente Amplio y en particular hacia Casa Grande a través de su alianza electoral con el Partido Socialista. Habló acerca de las instancias para definir a qué fórmula se iba a apoyar (Martínez), y las distintas visiones sobre esa fórmula; constató, numéricamente, el registro de una baja votación con respecto a las internas de 2014, y abundó en un pormenorizado relato sobre el corrimiento de votos, que se fueron de Casa Grande hacia otros sectores dentro del Frente Amplio, como por ejemplo con el tema del feminismo, cuyo sector siempre fue puntal y pionero en su reclamo, junto, por supuesto, con los diferentes colectivos feministas.

“Nacimos en medio de la rebeldía”, afirmó la senadora Constanza Moreira, porque Casa Grande no estuvo conforme con lo realizado hasta el momento (el sector se creó como partido político en 2015, que fue cuando pidió su integración formal al Frente Amplio), y reclamó, y reclama, más izquierda, más feminismo, el respeto a la diversidad, más ecología para enfrentar los nuevos desafíos productivos. Además, y esto es lo nuevo en el escenario político de hoy, las fórmulas paritarias ya no se discuten, se realizan (lo vemos en el Partido Nacional con Beatriz Argimón, en el Partido Independiente con Mónica Botero, y en el Frente Amplio con Graciela Villar), lo que es un logro, real, tangible, del feminismo impulsado desde Casa Grande, entre otros sectores políticos y sociales. Pero claro, este “paritarismo” se hace desde la sororidad, por un lado, pero también desde la competencia, aunque sin duda la participación femenina (en todos los órganos de dirección de Casa Grande y del Frente Amplio) es cada vez mayor y decisiva.

Después de ese informe, se hizo una ronda de intervenciones, donde se destacaron ciertos elementos de las elecciones internas, como ser la buena votación para Casa Grande registrada en Durazno y en Colonia (y también en Sarandí del Yí), y una evaluación de la votación en Paysandú (donde el sector apoyó a Andrade), y en Florida.

Pero además, y únicamente para dar un panorama de la riqueza de las intervenciones hechas por los distintos delegados, se habló acerca del trabajo en equipo, por fuera de los personalismos; la necesidad de marcar con claridad que Casa Grande es un sector diferente, con conciencia de clase; remarcar el círculo verde, ecologista, para impulsar un cambio en la matriz productiva, que sea sustentable; seguir trabajando en los aspectos de la seguridad y la inseguridad, desde una perspectiva de mayor prevención pero también con una ineludible represión al delito; desarrollar una estrategia comunicacional que no salga, a la defensiva, para responder fake news, y centrar la acción política en lo que se hizo, lo que se hace y lo que se pretende hacer en el país.

No perder la alegría
Otras consideraciones que se hicieron, algunas incluso de carácter autocrítico (como la necesidad de un mayor protagonismo público de la senadora Constanza Moreira, marcando y remarcando los valores que impulsa el sector o la pretensión de incorporar referentes que sean del interior del país), se refirieron a pensar en el Frente Amplio antes que en Casa Grande, pero también hacia dónde apuntar, hacia qué electorado desde el punto de vista objetivo, atendiendo, entre otras cosas, a que habrán 140 mil votantes nuevos y la necesidad de impulsar un trabajo entre los jóvenes y con su participación entusiasta. Es claro que debe haber un posicionamiento claro sobre temas ambientales y un crecimiento sobre la base de los temas de la diversidad y el feminismo.

En ese sentido hay que construir el discurso hacia octubre, un discurso contra hegemónico, que busque reflotar la alegría de pertenecer a la izquierda, a esta izquierda feminista, ecologista y diversa, para entre todos resolver los temas aún pendientes. En base a eso hay que tener ciertas ideas-fuerza, más que nada sobre qué feminismos, qué ecologismo y qué diversidad queremos, hacia dónde vamos a apuntar. Pero es obvio que si Casa Grande quiere construirse como un partido político de orden nacional, debe abordar otros problemas de la sociedad, hacer un análisis profundo de la realidad y establecer el o los caminos a recorrer para transformarla, para hacerla más justa, con equidad.

Sobre la política de alianzas, si bien no podemos adelantar sobre nombres, agrupaciones o partidos políticos con los que Casa Grande buscará coaligarse, sí podemos decir cuáles son los criterios establecidos para ello. En primer lugar la afinidad ideológica y política, para construir un espacio dentro de la izquierda que aborde ciertos problemas y dé ciertas soluciones desde una visión común. En segundo lugar debe haber una afinidad programática, que establezca un programa común para los cambios que se necesitan para afirmar el proyecto progresista del Frente Amplio.
En ese sentido se ha planteado que quizá convendría hacer un sub lema feminista, así como elaborar sub lemas departamentales, con las características propias de cada departamento. Hay, en ese sentido, miradas hacia las elecciones departamentales de mayo, como por ejemplo en Maldonado.

“Volver a enamorar con el proyecto político”: Graciela Villar
En cierto momento de la tarde, para sorpresa de quienes llenaban el local de Casa Grande, se hizo presente la candidata propuesta a vicepresidente por el Frente Amplio, Graciela Villar. Bajo una lluvia de aplausos, la compañera Graciela Villar ingresó al local y se tomó su tiempo para saludar y abrazar uno por uno a todos los presentes.
En primer lugar, la ex edila y presidente de la Junta Departamental de Montevideo, manifestó que con la reunión hecha entre Carolina Cosse y su persona (café mediante), había quedado terminado definitivamente todo el asunto de su postulación por parte de Daniel Martínez y ahora se cerraban filas para el trabajo del Frente Amplio en pos de un cuarto gobierno.

Luego destacó que su trayectoria política había sido feminista en los hechos y pidió disculpas que no tuviera un discurso en tono incluyente o que se centrara únicamente en el feminismo, pero a medida que iba hablando su discurso se fue tornando más combativo, más penetrante. Fue así que se refirió a las próximas elecciones, recalcando que se necesitaba de un trabajo intenso con la gente no tanto para decir qué se ha hecho sino más bien para decir por qué, para qué, era necesario un cuarto gobierno del Frente Amplio. Y ese por qué y ese para qué no es solamente para enfrentar las ideas conservadoras y el neoliberalismo que toca a la puerta, expresados mayormente en la situación por la que están atravesando nuestros vecinos (Argentina y Brasil), sino para seguir desarrollando el país, mejorando la distribución de riquezas.

También dijo que, dentro de nuestro país, los candidatos de la derecha asumen un discurso centrista, ocultando sus verdaderas intenciones políticas y económicas.

Además expresó el peligro y la amenaza de que el novel partido Cabildo Abierto llegara al Poder Legislativo, pues supondría que la extrema derecha ingrese al Parlamento con una vocación democrática que en realidad no tiene.
Por último, entre una pasión que desbordaba en lágrimas de fervor y entusiasmo, manifestó que hay que volver a enamorar (a la gente, al electorado) con el proyecto político. No se trata de hacer una revolución, dijo, pero en las actuales circunstancias regionales y mundiales, que prevalezca el Frente Amplio y su visión progresista, es, sin duda, de una cualidad evidentemente revolucionaria.

Por Sergio Schvarz
Escritor, poeta, y ensayos breves.

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital