La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Isonomia

Share Button

Estoy seguro que la mayoría de quienes me lean nunca tropezaron con la palabreja del título. La puse de intento; se considera legítimo el recurso de utilizar un titular para captar la atención del lector. Si sigue o no la lectura ya depende del tema y de la forma en que lo plantees.

Pero, ¡no me digan que no les llamó la atención la ISONOMIA!

En realidad, no sé, y nadie sabe si la acentuación es correcta porque es una palabra del griego clásico que tuvo sus variantes y al cual, el paso de los siglos, borró el acento original.

También su significado es ambiguo, originalmente parece ser que refería a igualdad en el reparto. El concepto que ellos tenían de la propiedad pública era mucho más concreto y personal  que el nuestro. “Propiedad Pública”, para nosotros vendría a ser: de todos y de ninguno. Del Estado como una entidad que nos incluye pero nos excede.

Para los “griegitos de antes”, dijera San Miguel, era algo concreto: a cada uno le toca un pedazo.

En época de Pericles se descubrió un yacimiento de plata en el Laurión, parte del territorio de Atenas y a éste le costó un gran esfuerzo convencer a sus conciudadanos para poder destinar ese hallazgo a fortalecer la flota de guerra ateniense.

Todos tenían claro que el choque con Esparta, brazo armado de Corinto, era inevitable porque una de las dos potencias debía predominar, pero les costaba aceptar que esa “platita extra” que significaba la veta del Laurión no se repartiera, como quien dice: “A toca teja”.

Finalmente y de mala gana convinieron con Pericles que era mejor fortalecerse para la guerra.

Les costó aceptar que no fuera a dar a sus bolsillos. Dicho esto en forma figurada; las túnicas no tenían bolsillos. Las monedas para la diaria, que eran pocas y pequeñas, cuando necesitaban “hacer la compra” se llevaban en la boca. En el costado de ella en donde, habitualmente, iban acumulando las espinas del pescado que estaban comiendo. Donde nosotros acumulamos las semillas de la tangerina que estamos comiendo. Después de tragar la pulpa, discretamente nos liberamos de las semillas. Nos parece extraordinario que griegos y sicilianos hagan lo mismo con las espinas del pescado, pero, sólo es cuestión de costumbre.

¡Basta de divagaciones! Ni las espinas de pescado, ni las semillas tienen que ver con la “Isonomia” que, pasó a nuestro lenguaje jurídico e histórico con el significado de: “Ley igual”

No precisamente con aquello de “Igualdad de los ciudadanos ante la Ley” sino, más específicamente, con la necesidad de las trasnacionales de aplicar, en cualquier parte del mundo en donde les sea necesario, la misma Ley.

Va de suyo que no la Ley de cada país, sino la Ley de ellos, en los tribunales de ellos y de acuerdo a los criterios de ellos.

¡Somos colonia! Y no nos damos cuenta como el “Burgués gentilhombre”, hablaba prosa sin saberlo. Porque no sabía lo que era prosa.

Apuesto, también, a que muy pocos de mis lectores (Que espero sean millones ya que me rompo todo pensando) ninguno o muy pocos, recuerda que estamos siendo atacados por dos trasnacionales.

¿Recuerdan que ARATIRÍ dijo sentirse dañada por un supuesto cambio en nuestra legislación y se retiró del negocio? En realidad, se fueron porque el negocio no prometía demasiado. Extraer el hierro era costoso, los otros metales que podrían venir no parecían justificar la inversión, que, entre otras cosas, requería un puerto de aguas profundas en Rocha y un ferrocarril, y por último: el precio del hierro se había derrumbado.

¡Adiós a nuestras rosadas ilusiones de ser ricos con las minas de hierro ¡Como los griegitos con la plata del Laurión! Y adiós, también, a nuestros temores ambientales.

El negocio no se hizo y ARATIRÍ, o la trasnacional que estaba detrás, amenazó con hacernos pleito. Tres o cuatro mil millones de dólares americanos es lo que estiman como su “pérdida” y nos demandarían por ellos.

Hace tiempo que murmuran y refunfuñan y ahora parece que se disponen a iniciar la demanda. Puede ser chantaje pre electoral (¡”Cosas veredes, Sancho!); puede ser una maniobra para eludir responsabilidades ante el mundo de ignotos accionistas o puede que sea en serio.

Como dice Yupanki: “Esperemos y esperemos—“ En tanto, pende sobre nuestras cabezas esa posibilidad: tener que defendernos en un juicio multimillonario en tierra extraña y con leyes extrañas.

Ahora, “Sobre llovido, mojado”, una, para nosotros hasta el momento, desconocida empresa de aviación panameña nos amenaza con un juicio por daños y perjuicios. Resulta que la tal aerolínea, en su momento había comprado otra más chica que, dentro de su capital, tenía acciones de PLUNA S.A.

Aquel mal paso inducido por nuestra estupidez de confiarle a Campiani los destinos de nuestra línea aérea.

¡Ah, PLUNA! Me recuerdas aquel verso de Neruda: “…Sentina de escombros / ¡todo en ti fue desastre!”

Desastre que, por ahora, tiene como víctimas a sus trabajadores, al Estado, a nuestro prestigio, y a dos formidables administradores.

No me las doy de augur, pero, cuando empezó esta sucesión de desastres predije que Calloia y Lorenzo serían las víctimas y que la tortugita judicial acompasaría sus pasos al proceso electoral. Que los ejecutaría en el Año Electoral

No importa la buena fe con la que actuaran tratando de encontrar una salida para caer en la emboscada del “Caballero de la Derecha” y su patrocinador.

Como tampoco importa que no persiguieran ganar un solo peso.

Me extraña no escuchar a nadie de los que se le prendían de la solapa del saco para llorar sus angustias solidarizarse con los condenados.  ¡Que actuaron para tratar de salvarlos y no en busca de una ganancia personal!

Pero, el tiempo y la memoria….

Además, ¿quién quiere quedar “pegado” con los caídos?

“Guarda e passa” como le aconsejó Virgilio al Dante.

De paso, el “Caballero de la Derecha”, leí en una pequeña nota periodística, acaba de ser condenado en los “Estates” porque, siendo CEO o algo así de una compañía americana de turismo marítimo, la “Bombeó” ocultando información valiosa.

Que sí comunicó a, ¡adivinen!: a quién, lo avaló en oportunidad del remate. Con esa “Información privilegiada” el auspiciante del “Caballero de la Derecha”  inició un prometedor negocio en el Caribe.

Yo digo, hay sicarios eficaces para matar, Y creo que habría que inventar una palabra para este tipo de sicariato.

Bueno, la tal pañameña, con el respaldo de una empresa “Carancho” especializada en pleitos de este tipo, nos iniciaría un juicio. Sobre la base de responsabilizar al Estado Uruguayo de la fundición de PLUNA.

Más justo sería responsabilizarnos por creer que Campiani nos salvaría. El mismo Campiani que dirigió a la empres chica que luego de fundida compró la que ahora nos amenaza.

Tenía acciones de PLUNA pero, puede haber sido casualidad que Campiani estuviera allí.

¡Vaya, vaya, vaya…!

El pleito sería, por supuesto, allá en el Norte.

Gastos, problemas, peligro de perder el pleito y a lo mejor, el juicio. En beneficio de esos “caranchos” que escrutan el horizonte en busca de carniza.

Están para eso, ¡lucran con eso y son el producto de esa “isonomia”! Nada de la Justicia de cada país; ¡nada de nada de la supuesta Soberanía de las naciones!

En la medida que la economía se ha trasnacionalizado y el capital financiero está detrás de cualquier emprendimiento de mediano a grande la Ley que se aplica es la de las trasnacionales.

En los tribunales de Nueva York como le sucedió a Argentina o el tribunales de “conciliación de intereses” que tienen los organismos internacionales de crédito. El Banco Mundial en estos casos.

No están para impartir Justicia sino para “conciliar intereses” que no es lo mismo.

Esto, creo, que tiene que ver con  algo mucho más profundo y que ronda mi cabeza sin que pueda darle forma: Los Estados Nacionales, tal como los concebimos, son, en realidad, una creación propia del mundo post Revolución Industrial.

Hoy en día, dos o tres “revoluciones productivas” que la continuaron y direccionaron, son algo obsoleto.

¡Esqueletos! Remedos de lo que ya fue.

Como cuando el Imperio Romano se extendía. No afectaba la legislación local…¡en la medida en que la misma no contradijera la imperial!

“Civis romanun, sun” dijo Pablo de Tarso y lo llevaron a Roma para juzgarlo. Por supuesto, el Cristianismo rígidamente monoteísta, amenazaba el cómodo culto cívico romano que hasta le había hecho un templo al “Dios desconocido”.

Lo ejecutaron— como romano.

En fin, el crudo monoteísmo del primer cristianismo, heredero del judío, fue acomodando el cuerpo con la “Santísima Trinidad” y otras concesiones en tanto ganaba espacio y el Imperio terminó por aceptarlo, oficializarlo y utilizarlo.

¡Toda la Edad Media se puede interpretar a la luz del delicado, cambiante y fundamental asunto de “La querella de las investiduras”.

Por algo Napoleón trajo al Papa para proclamarse Emperador pero, le arrebató la corona de las manos y se coronó a si mismo.

En fin, hoy, creo que estoy un poco divagante, pero, me satisface pensar en que les he llamado la atención acerca del grado verdadero de soberanía de los Estados.

Quisiera que, al reflexionar, no se encajonen y piensen en que debemos “librarnos de la dependencia”. Ya somos demasiados para no necesitar obras y comercio. Obras de gran porte que no podemos financiar desde un Estado deficitario y que no harán los capitales privados nacionales .

¿Hay? ¿Existe el Capital Privado “Nacional”? O ese concepto pertenece a un Pasado que, no por reciente, está más lejano.

¿Podemos “existir” sin comerciar con el exterior?

La Utopía regresiva con la que nos tienta Hudson en “La tierra Purpurea”. ¿Fue posible alguna vez?

Me tienta pero no me convence.

Vivimos el HOY y ese HOY es en un mundo globalizado, dominado por el Capital Financiero y custodiado por el poderío militar, político y mediático de los Estados Unidos.

Podríamos, tal vez, saltar de piedra en piedra, o de imperialismo a imperialismo, o de trasnacional a trasnacional.

Podríamos, tal vez…

Por Eduardo Platero
09 de junio de 2019

La ONDA digital / LAONDADIGITAL TV. (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital