La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

“Chantada”

Share Button

Podría haber optado por un título con palabras oficialmente aceptadas por la Real Academia, por ejemplo: “Ópera Bufa”. Preferí utilizar algo que en el Río de la Plata tiene un significado preciso: un episodio ridículamente absurdo.

Es así que califico el intento de Guaidó. Lo considero un episodio absolutamente terminado; más allá que es simplemente un momento del interminable forcejeo que mantienen las fuerzas de extrema derecha con el régimen chavista al que, prefiero no considerarlo de izquierda. Si popular y en el buen sentido: populista El sueño de Chavez de construir en Venezuela en “El Socialismo del Tercer Milenio” no pasó de eso. Un sueño; tal vez sincero, pero absolutamente divorciado de la realidad. Un sueño que se fue apagando – como la vida tan oportunamente segada por un cáncer inesperado – cuando terminó el boom de los precios del petróleo. Un sueño sin cuadros honestos y capaces; sin un pueblo organizado en torno al mismo y no en torno al reparto de los bienes. En fin, en el mejor de los casos, un sueño.

Un sueño populista con la suficiente fuerza como para resistir y mantener a Maduro en el Poder. No únicamente por el poder de las armas, mucho más que eso: ¡nadie, sino los oligarcas, quiere retornar al Pasado!

Esta “Oposición”, como los emigrados franceses cuando la Revolución, “no entendió, ni aprendió nada” y pretende un imposible. El Pasado no vuelve… o puede, con la fuerza de las armas y el hambre, retornar por un tiempo. Pero en Venezuela cambiaron definitivamente las cosas y esta “Oposición” no lo entiende.
Por eso está, y seguirá estando, aislada.

Confinada en los barrios de altos ingresos. Dispuestos a alentarlos. Incluso a manifestar cuando el número de los congregados les aseguro el anonimato o a manifestar por la noche golpeando sus sartenes de teflón. Pero no a jugársela en la calle cuando el número es escaso y la represión dura.

Me recuerda un episodio narrado en sus Memorias, que declaradamente tenía propósitos ejemplares, por Don Alfredo Vázquez Acevedo.

En el episodio revolucionario de 1897 se exilió en Buenos Aires e integró el Comité de Guerra del Partido Nacional. Sus labores de apoyo fueron bastante eficaces y su participación destacada. Eso sí, cuando se enteró que su hijo se aprestaba a cruzar para unirse a los revolucionarios se empleó a fondo y con éxito para disuadirlo de ese propósito.

Lo cuenta en sus memorias y no se arrepiente de ello. Ni debemos dejar de reconocerle sus virtudes y todo lo que hizo por la Enseñanza en nuestro país. Simplemente, actuó como su clase… la guerra era “cuestión de gauchos”. Ellos estaban para gobernar.

Repito, lo puso él en sus Memorias con toda sinceridad, sin considerar que hubiese actuado mal, y yo lo traigo a colación porque viene bien para entender a los ricos de Venezuela. Contra Maduro y todo el “chusmaje chavista”: ¡por supuesto!

Pero no serán ellos; no será su clase, la que salga a enfrentar las tanquetas. Fue lamentable el episodio de una de ellas arrollando a un manifestante. No da para bromas el asunto. Si para destacar la parcialidad de los medios. Nos han repetido el episodio hasta el hartazgo en tanto apenas hicieron mención al pasar de la durísima represión de Macrón contra los manifestantes.

Trabajadores y “chalecos amarillos” en vísperas del 1º de Mayo. Lo que mostraron fue a “un radicalizado” apedreando un vehículo y a otros “radicales” meneándolo para volcarlo.
Sí, eso pasa cuando las manifestaciones son espontaneas. Hay quienes se sienten heroicos combatientes y se bandean. O los servicios se infiltran si no hay seguridad de masas.

Es uno de los problemas con esas manifestaciones. No el único, pero sí el más explotado por los medios.

No quiero irme demasiado del asunto principal que es: “La Chantada” de Guaidó que dejó al descubierto varias cosas. La primera y principal: Ni Guaidó; ni Leopoldo López “rescatado” de su prisión domiciliaria y mudándose a la Embajada de España para estar más cómodo; ni el estruendo mediático; ni las amenazas de Trump y su combo convocaron una fuerza capaz, cuando menos, de aparentar una pueblada.

No convocan. No representan más que al porfiado deseo de deshacerse del chavismo para volver al Pasado Feliz. Cuando ellos mandaban y nadie alzaba el gallo. Tampoco los norteamericanos son zonzos. Declaraciones sí; intervención militar no. Nadie mastica vidrio. A lo sumo: “lo considera una opción posible”.

En la otra punta, es evidente que la convocatoria oficialista ya no es lo mismo. La gente, el común, no los enrolados en el aparato para oficial, no acudió en masa.

Están cansados y quieren una salida.

Que no los vuelva al pasado; que no los deje en manos de esta cáfila de aventureros, pero ¡una salida!

Hace años lo dije y ahora lo repito: Falta “una Violeta Chamorro” que, como en Nicaragua, aterrice con cuidado una situación muy complicada. No parece haberla y en tanto no aparezca, el forcejeo continuará. Con un costo en vidas humanas y con una profundización de la grieta que separa los bandos.

Como en los líos del futbol barrial. Empiezan con empujones y cuando querés acordar hay un muerto. Las Fuerzas Armadas han quedado en el centro del tironeo y supongo, buscarán una salida aceptable.

Con este cuadro, expreso mis temores por dos vidas: Guaidó, fracasado como conductor puede resultar seductor como “mártir”. No se lo deseo, pero temo porque quienes manejan los hilos desde el Norte no se detienen ante nada.

Por otra parte, Maduro está siendo más un obstáculo que un conductor. Me temo una “salida a lo Getulio Vargas”. Un oportuno suicidio que permita negociar sin ese obstáculo.

Puedo parecer loco o extremista en mis apreciaciones, pero, si supiera y creyera, rezaría por sus vidas.

Otra cosa que quedó en evidencia luego de esta chantada es que los Servicios de Inteligencia más bien carecen de ella. No me cabe en la cabeza que la CIA haya creído, por un instante siquiera, que al llamado de Guaidó se produjera una especie de “Primavera Caribeña” y el chavismo cayera en medio del regocijo de la gente y la fanfarria de los medios.

No entiendo cómo pudieron errarle tan feo.

Si es que le erraron. Cosa que el Futuro nos dejará en claro.

“Los caminos del Señor no siempre son comprensibles para los humanos” dicen los jesuitas. Pues, los caminos de la CIA parecen tanto o más incomprensibles. La política exterior de Trump está cada vez más cerca de la “postverdad” y cada vez más lejos de la realidad.

Luego de quedar fuera de juego en Siria y para retirarse salvando la cara, declaró derrotado al Califato Islámico. Tras cartón, el Califa, que hacía años no se mostraba, reaparece para proclamar como su obra los sangrientos atentados en contra de iglesias católicas.

¡Menos mal que estaba derrotado!

Trump ni siquiera tuvo en cuenta al proclamar su “victoria” que el Califato no es un territorio sino una ideología y que no es con las armas que se derrota a las ideologías.

¡Que murga Trump, Pompeo y Johan Bolton!

Con perdón de las murgas que cantan verdades no “postverdades”.

¡Qué “Disfrazados sin Carnaval” Almagro y el grupo de Lima!

Y los medios que, cada vez que nombran a Guaidó le agregan que ha sido reconocido por 50 países. Una especie de epíteto que acompaña permanentemente al nombre.  ¡Aquiles el de los pies ligeros! ¡Héctor de brillante escudo!

Los Estados reconocidos por las Naciones Unidas andan alrededor de los 200, así que: 50 no es tanto. Ni siquiera la mayoría de los países de las Américas lo reconocen.
Uno se horroriza cuando piensa en quienes están al frente de la principal potencia del mundo.

Por lejos la más poderosa militar y económicamente. En este momento, parece ser la única capaz de ponernos en el disparadero atómico. También, la única, en este momento, que puede provocar una crisis económica que deje chica a la del 29.

Por dos razones no vivo temblando.

La primera es que no puedo hacer nada.

La segunda es que no le va tan mal. La Economía Mundial se está reestructurando en función de la sobreproducción que no encuentra dónde colocarse pese a los millones que mueren de hambre.

Y en la reestructura, que incluye fusiones y absorciones, el Poder Económico aprendió que no puede abandonar la fortaleza militar “por un puñado de dólares”.

¡Mantendrán a los Estados Unidos!
Y a Trump.

Por Eduardo Platero

4 de mayo de 2019

La ONDA digital / LAONDADIGITAL TV. (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital