La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

¿Un Sartori en el futuro?

Share Button

Uno se ha acostumbrado a desconfiar de las encuestas, en todo caso, considerarlas como un dato proporcionado por actores de alguna manera comprometidos. Incluso en el caso de su probada imparcialidad. La Opinión Pública es algo muy fluctuante y siempre puede aparecer un “suceso” que la modifique. Del tipo de Los “sucesos” que impresionan y que loscuando los medios masivos aprovechan para sumarse se suman a las campañas declaradas. ,Es cuando todo todo puede suceder. Recuerdo la “Campaña del Terror” de los tres días previos a la Elección del año 71, con la imagen fraguada de tanques soviéticos en la Plaza Independencia y la amenaza de que los niños serían “enviados a Moscú para ser reeducados”. Fue demoledora para el Frente Amplio.

Siempre esas campañas actúan sobre bases existentes en el subconsciente de la gente más desprevenida y crean “postverdades” aprovechando esos temores no manifestados pero existentes.

Ahora, para ajustar la puntería, cuentan con todos los datos que les proporciona el espionaje que se realiza permanentemente sobre lo que la gente pone en las redes. “Cuando todo el mundo se equivoca” – Decía Dantón: “todo el mundo tiene razón”. Cuando todos los medios se alinean en la dirección de explotar los temores y desconfianzas de la gente, conmueven y provocan vuelcos inesperados.

De igual forma, cuando explotan masivamente hechos que la gente, el común individuos aislados, sin integración a grupo político alguno e informado a medias, rechaza y repudia.

Por ahí puede venir la avalancha,

Por eso es tan peligrosa la afirmación dicha muchas veces a la ligera de que: ¡Son todos lo mismo!

No lo somos; pese a la mancha desgraciada de quienes utilizaron alegremente sus tarjetas institucionales y a nuestra cobardía en sancionar. Los hechos de corrupción habidos entre los frenteamplistas han sido mínimos y nos llenan de vergüenza. Por lo que hicieron y por las vacilaciones y agachadas para sancionar.

Por otra parte recordemos que, apoyados en un pecado ínfimo se puede construir toda una catedral de calumnias.

Una mentira repetida mil veces termina por convertirse en verdad era el concepto que Goebbels tomoó de Randolph Herst, el “Ciudadano Kane” que denunciara Orson Wells. Debemos esperar campañas de enchastre y terror y debemos saber que la gente, el ciudadano común y sin compromiso, es cada vez más: “Opinión direccionable”. Apoyándose en los temores y rechazos no manifestados pero latentes Trump emergió con el voto de los más ignorados. Con ese mismo tipo de descontento y hastío ganó el Brexit y en toda la Unión Europea avanza la derecha.

En Italia gobierna una coalición impensable entre la extrema derecha y el Movimiento Siete Estrellas emergente de los escombros de los intentos de la izquierda por convencer de que lo sigue siendo y la caída de Berlusconi.

No vale la pena hacer un repaso, en toda la UE la izquierda trata de sobrevivir sin mensaje; , el viejo y consolidado centro cede terreno y la derecha avanza y endurece su mensaje. Los “outsider” están de moda. En Ucrania, que no es un paisito sino una potencia atómica, acaba de ganar la Presidencia un cómico: Volodymyr Zelensky. Protagonizaba una popularísima serial en la que representada a un “ciudadano común” que por una serie de circunstancias termina siendo Presidente. La corrupción del derrotado Poroshenko y de su régimen era cuestión sabida pero, confiaba en su belicismo anti ruso para conseguir la reelección. Le ganó, lo aplastó, un tapado del cual nadie sabe que piensa.

En fin, están de moda los tapados.

Mejor dicho, el sistema político tradicional, el que parecía inconmovible luego de la caída del Sistema Socialista con su secuela de desorientación que paraliza a la izquierda, confundió el horizonte. y no percibió que “algo” podría surgir. El Centro, un poquito volcado hacia la izquierda o hacia la derecha se confió y dejó que las cosas pasaran. La globalización tendría que ser buena ya que los grandes capitales la querían. Y la administración de una crisis endémica en la cual los bancos se salvaban y los pobres se jorobaban parecía ser el mejor de los mundos posibles.

No voy a enumerar el paquete de ideas centrales difuso y apaciguador deque difusamente los sistemas políticos asentados en la tranquilidad que les daba la caída del Socialismo Real,.

E el festejado “Fin de la Historia”, que permitía venderdaba lugar a propalar, por encima de todo:, pero por encima de todo vendían conformismos. Este es: “El mejor de los mundos posibles” y nosotros las mejores administradores del mismo.

Ciegos en su autocomplacencia los sistemas políticos “moderados y democráticos” se confiaron tanto que ahora no saben cómo reaccionar. Lo desgraciado de la situación es que la izquierda no avanzó decidida a ganar los espacios que tenía enfrente.

Porque no nos animamos es que , no tenemos alternativa real. No la estamos buscando y no la merecemos.

No pensamos en revolucionar este estado de cosas y construir una diferente. Más justo, pero, por sobre todo, con un grado mayor de involucramiento de los ciudadanos. El concepto de “Democracia Avanzada” no estoy refiriéndome al distintivo) el concepto tiene una premisa ineludible. Una condición necesaria: la participación activa de los ciudadanos.

No únicamente en el momento de elegir Gobierno sino en forma permanente. El gobierno que yo elegí es el instrumento para los cambios que necesitamos. Sí, lo quiero para administrar; sí,i lo quiero para proteger a los más débiles; para amortiguar las desigualdades….¡Pero lo quiero para cambiar!

Y lo empujo y sostengo para que se atreva.

Yo, ciudadano, votante, no soy y no debo considerarme únicamente eso. ¡Yo soy responsable! Cosa que cada vez sentimos menos.

Compañeros, el Gobierno de Ecuador entregó a Julián Asangue a cambio de un acuerdo con el Fondo. Lo vendió y no hemos dicho nada. Nos conformamos con las explicaciones oficiales del comportamiento insoportable del huésped y de los excrementos de su gato.

En la Argentina la crisis se descarga con todo su peso sobre los trabajadores y nosotros nosotros nos preocupamos de si vendrán más o menos turistas.
¿Sentimos algo por lo que está pasando?

No digo volverse unos devoradores de noticias internacionales y vomitadores de declaraciones que ya nadie lee. Pero, ¿estamos hablando de eso y haciendo experiencia en país ajeno?

Hay un peligro que debemos evitar: el caer en el auto convencimiento que nos engañe porque, en nuestro alrededor “todos pensamos lo mismo”. Así terminaron, agotándose en síi mismas, las asambleas populares argentinas de la época del “¡que se vayan todos!” No se fueron y las asambleas, que todo lo resolvían por unanimidad (de los que concurrían) quedaron aisladas y fueron muriendo por inercia.

¡No podemos quedarnos aislados!
¡Menos podemos evitar el aislamiento aceptando todo!

Si nacimos para cambiar, lo primero de todo es no aceptar como inamovible el actual estado de cosas. Y si no influimos en aquellos que nos circundan, si no tratamos de entender cómo piensa y de esclarecer, los dejamos en manos de los Sartori.

No creo que al ciudadano Sartori le haya dado repentinamente un ataque de patriotismo y se haya convertido en el apóstol del nuevo Uruguay. Sus fines tendrá y antes de ponerse en campaña habrá hecho todos los estudios de mercado y planes de negocio necesarios.

¡No es Saulo, derribado por Dios del caballo y convertido en el Apóstol Pablo! Viene por algo y ya sabremos en qué consiste. El Poder no es el objetivo sin el medio para alcanzarlo.

No temo un éxito estrepitoso en esta Elección, pero si, veo que encontró a un Partido Nacional con lideratos desgastados y sin renuevo a la vista. En última instancia, si los partidos no saben preparar el relevo y si no consiguen la participación activa de los ciudadanos, en el futuro aparecerán otros outsiders.

Bueno, ¡terminó Abril! Mes trágico y doloroso. Yo lloro por el 13, con ese Paro maravilloso que terminó siendo unel canto del cisne. Pero tenemos los muertos del 14 y el Estado de Guerra Interna; el 17 los muertos de la Veinte, y “Las muchachas de Abril” tan aleve e impunemente asesinadas en el marco de una represión que únicamente terminó sirviendo a los rosqueros.

Terminó Abril y tenemos el 1º de mayo y el 20 para expresarnos.
¡Salud, compañeros!

Por Eduardo Platero

30 de abril de 2019

La ONDA digital / LAONDADIGITAL TV. (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital