La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Ordenando la casa

Share Button

La mayor parte de la población mundial vive en ciudades. Uruguay está muy lejos de ser una excepción; San José, tampoco. Es nuestra casa. Tendríamos que discutir de forma amplia y democrática cómo la disfrutamos; los derechos de uso y problemas de la propiedad privada de espacios comunes.

La ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible, 18.308 de 2008,  entre otras cosas establece, que los gobiernos departamentales deberán elaborar los Planes de Ordenamiento Territorial para su departamento incluyendo las diferentes localidades. Este proceso se ha venido desarrollando en todo el país; también en San José.

El Plan de Ordenamiento Local de la ciudad de San José estaba muy avanzado cuando sucedió la inundación de 2016, aquella que recordamos perfectamente por la gran cantidad de personas afectadas, cuando el río llegó hasta donde  nunca había llegado. Esta situación demoró el plan de la ciudad porque, lógicamente, había que revisar el territorio, la cota del río y la declaración de zonas inundables. Llevó algo más de dos años.

En este momento el Plan de Ordenamiento está en la Junta Departamental, en la Comisión que lleva su mismo nombre, para su revisión, discusión y aprobación. Esta comisión, que fuera creada en este período,  adoptó la decisión de abrir la discusión a diferentes actores e instituciones de la comunidad: Cámara Inmobiliaria de San José, usuarios del transporte  interdepartamental, Sociedad de Arquitectos del Uruguay, empresas de diferentes rubros, entre otros. Destaco esta decisión por parte de los compañeros de la bancada del Frente Amplio que integran esa comisión, e impulsaron la iniciativa de consulta.

Por un lado, estoy convencida que ordenar el territorio es muy importante desde el punto de vista de tener claridad en dónde nos encontramos y planificar con una mirada un poco más amplia. Por otro lado, específicamente en las ciudades, la calidad de vida de sus habitantes, dependerá, en gran medida, de la organización que se tenga.  Como cuando se ordena la casa y tal vez, cambiando algunas cosas de lugar, se aprovecha más y mejor el espacio.

¿Dónde promovemos la construcción de viviendas y dónde se instalan las industrias? ¿Cuáles son áreas de esparcimiento y áreas verdes? ¿Hacia dónde crece la ciudad? ¿Cómo incide el movimiento de una empresa en la vida de un barrio? ¿Por dónde pasan las vías de comunicación de la ciudad para entrar o salir de ella? ¿Cómo proyectar los centros educativos? Estas son algunas de las preguntas que un Plan de estas características intenta responder, pensar y promover.

Lo que parece bastante obvio es que no quedarán todos contentos, porque los intereses privados en un escenario de desorden y sin demasiado control, tiene un margen mayor para jugar para sus beneficios. El ‘mercado’ no es bueno ordenando territorios si pensamos en nuestra vida cotidiana. Claro, la idea es ver cómo el Plan establece los cambios de manera paulatina y mediante procesos de negociación. Se puede hacer; el tema de cómo y desde qué lugar lo pensamos, pasa a ser una cuestión ideológica.

Para poner ejemplos: el nuevo trazado de la ruta 3 en las inmediaciones de la ciudad, implicará que la ciudad tendrá un anillo que la rodeará, para transitar de norte a sur por la ruta 3 o para tomar la ruta 11. ¿Qué tipo de uso del suelo se establecerá para los terrenos comprendidos en este nuevo trazado? ¿Queremos seguir aumentando la trama urbana?

El Plan plantea que no. Comparto el criterio porque a esas nuevas zonas se debería llevar servicios de agua, luz, saneamiento, cuando la ciudad puede aún crecer en la distribución actual donde existen ya esos servicios. En épocas de especulación urbana y extrema mercantilización de la tierra, no es para nada menor establecer directrices como ésta.

Otro tema. He insistido de manera permanente y constante en la necesidad de crear una o más áreas verdes para San José a partir de la transformación que ha tenido el Parque Rodó y la saturación de cosas que allí existen. En la discusión del Plan es una oportunidad excelente para pensar en este tema y apostar por espacios públicos disfrutables para todos y todas. También me parece importante considerar un mejor aprovechamiento de micro espacios para el uso público mediante la instalación de plazas, plazoletas y placitas, con el equipamiento urbano que en cada caso mejor convenga.

Finalmente, un tema no menor que ha estado en el tapete, es la discusión de en qué sitios de la ciudad ejerce la gente joven el derecho de esparcimiento y tiempo libre. No es solamente un tema que atañe al Plan de Ordenamiento Territorial pero sí hay una definición que comienza por aquí. ¿Creemos que nuestros jóvenes son parte de la ciudad o los expulsamos a la periferia para las actividades nocturnas de esparcimiento?  ¿Generamos políticas que incluyan a toda la población en las necesidades que surgen para una mejor convivencia? ¿Levantamos la mira para pensar más allá de dónde se instala una sala bailable o resolvemos el problema sacándolo de la vista? ¿Y los espacios para juegos, competencias, deportes en general? Es lo mismo que en su casa, si será importante que nuestros hijos e hijas tengan una casa de referencia y punto de reunión con su barra de amigos.

El Plan de Ordenamiento de la ciudad que está en discusión en la Junta Departamental le atañe a usted, a mí y todos sus habitantes. Tiene que ver en cómo vivimos y cómo queremos vivir.  Es la extensión de su casa.

Por Ana Gabriela Fernández
Edila en la Junta Departamental de San José. Actriz egresada de la EMAD y Educadora Social. Doctoranda en estudios de Género en la Universidad de Oviedo. Docente e investigadora en el Programa Género y Cultura de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO)

 

La ONDA digital Nº 902 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital