La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

El Club de los Sancionados por USA

Share Button

Ahora va Trump y se la agarra con Cuba. O mejor dicho con los aliados de USA que comercian con Cuba. Les ladra a todos y esta vez hasta Canadá le contesta, pero amenaza contra amenaza el mundo se ha acostumbrado a que Trump termina tapando una bravuconada con otra mientras logra acuerdos inmediato para USA, que perjudican a sus aliados, que es a quienes puede perjudicar, para en el corto plazo, crecer un poco, lo bastante para que no se diga que fracasó, un 3.5 en 2018, por ejemplo, a costa de “cortar subsidios” (subsidios según él) que eran en realidad posiciones estratégicas de Washington a mediano plazo.

Entonces la UE le contesta redoblando las amenazas. “Si los expropiados por la revolución cubana perjudican a nuestras empresas por bloqueo de USA, vamos a expropiar nosotros propiedades de USA para resarcirnos de los daños”, palabra más, palabra menos, lo que le respondió la vicepresidenta Mogherini. Esto se está poniendo más interesante que antes.

Y eso que Mogherini dijo no ver con buenos ojos que Italia le haya dado entrada a China en la Ruta de la Seda, pero ¿por qué USA no bloquea a todos los países que comercian con China pese a los reclamos de los terratenientes expropiados por la revolución china, que son unos cuantos más que los cubanos, por cierto? ¿Por qué no se bloquea a sí misma por comerciar con China? Eso sería lo coherente, si es que no acepta las expropiaciones revolucionarias socialistas en países soberanos. Bueno, en realidad, sí, podemos decir que USA se está bloqueando a sí misma, aunque siga comerciando con China, pero no fue Trump quien empezó a bloquearla.

Fue Obama con las sanciones a Rusia. La echó de lleno en brazos chinos y ahora es Europa quien se defiende recurriendo a China. La tiene más cerca que Venezuela, que Nicaragua, que Cuba, que Irán, que Sudáfrica. A esta altura puede decirse que el Club de los Sancionados por USA es el bloque mayoritario del planeta, que está bloqueando a USA sin que nadie más que USA se lo haya propuesto.

Pero eso sí, Trump no está gastando en guerras y está quedando como un guapo bárbaro con su electorado a puro tuit, mientras los números le dan cierta esperanza, el liderazgo demócrata oscila entre Bernie Sanderz y Ocasio Cortez y, por eso, el Estado profundo no puede solucionar el mediano plazo liquidando a Trump, como liquidó a Bob Kennedy, John Fitzgerald y otros. El recambio sería peor para la elite imperialista. Sería el fin del excepcionalismo.

Otros que pagan el pato son sus lacayos del Sur (no llegan a aliados, son cipayos), a quienes les hizo fumarse a Eliot Abrams, con lo que eso duele en cualquier campaña electoral futura. Lo más sofisticado que les ofrece el departamento de Estado USA es Pompeo. Mientras tanto en México, Andrés Manuel López Obrador tiene el 85 % de aprobación popular y cada tuit de Trump le aumenta algún punto, pese a la ridícula pregunta de Gerardo Caetano en TNU, “¿cómo va a hacer México para salvarse después del error de no firmar el comunicado del grupo de contacto con la UE? Pues nada, apoyar más y más a Andrés Manuel, pues.

Al matón Trump las vueltas de su “puerta de atrás” (superó lo del “traspatio”) lo tienen muy ocupado. Los ejércitos de Brasil y Colombia no quisieron ir a morir en una guerra contra Venezuela. El tío Sam anaranjado está rabioso. Acusa a Duque de haber aumentado el tráfico de cocaína hacia USA en un 50 % desde que asumió y de enviar cada vez más delincuentes colombianos al norte. En realidad lo que no le perdona es no ser todavía más agresivo para ir a la guerra contra su vecino. Lo aprieta para que mande al ejército a pelear a Venezuela.

A los yanquis les encanta victimizarse con las drogas además de consumirlas. Colombia les produce noventa toneladas para cuarenta millones de consumidores yanquis y para mantener con el lavado a la banca de Wall Street. Duque se hace el indignado ante el rezongo. Grita que Colombia cumple sus tratados y sus acuerdos, en un discurso donde evita las palabras “soberanía” e “independencia” porque no sabe cómo se pronuncian.

Lo cierto es que Duque no puede mandar más de lo que manda Uribe, el verdadero Presidente, paramilitares, una guardia a Cúcuta, bandas de narcos, mercenarios, contrabandistas y maras centroamericanas. No puede ser más agresivo de lo que ya es ni presionar más de lo que presiona a su carne de cañón, pero el ejército institucionalmente no le va. La oligarquía colombiana dirigida por Uribe, tiene una fractura abajo y enfrenta movilizaciones que no se doblegan aunque les hayan matado casi un millar de dirigentes sociales desde 2016.

A Brasil, USA le arma una presión distinta. No rocía a Bolsonaro porque no necesita. Bolsonaro se humilla solo ante la CIA, pero ésta sabe que por más que el Capitán expulsado le lama bien las botas no tiene incidencia en el ejército que lo expulsó. Vuelve de la visita guiada a la CIA (dicen que la clave de wifi se le activó automáticamente en cuanto entró al edificio) y afirma que va a invadir Venezuela pero previa consulta al Estado de Defensa; o sea, va a volver a arrodillarse para que sus superiores militares le digan que no, y así va a andar gateando entre Wasihington y Brasilia, hasta que por fin los oficiales en actividad acepten sus súplicas de que lo derroquen, si es posible antes de que Trump deje de recibirlo.

A los cien días de su bandeirada dijo Bolsonaro: “no nací para ser Presidente; nací para ser soldado”. El problema es que al soldado lo echaron. Es el primer Presidente del mundo con semejante crisis vocacional.  Hasta quienes votaron al PT andan avergonzados de ser brasileños, menos Lugano que debería estar doblemente avergonzado, por Bolsonaro y por Bordaberry.

Entonces Trump presiona con un armado de desclasificados que le da a Macri y agrega participación “parcial” de los militares brasileños en el Plan Condor, que dirigió militarmente el Comando Sur y políticamente Henry Kissinger. Fue muy importante que en la proclama que leyó la hija de Miguel Mato en la plaza Cagancha se haya nombrado “la nefasta Escuela de las Américas”, del Comando Sur de US Army en Panamá. Es mejor exigir la verdad diciendo la verdad más terrible sobre tortura e impunidad. De Gavazo para abajo y de Gavazo para arriba.

Mato no se arrepintió nunca de ser antiimperialista. No hay que darlo por arrepentido, porque el imperialismo yanqui sigue torturando, asesinando, invadiendo, manipulando, enseñando a conspirar contra países soberanos y financiando terrorismos de Estado y de todo tipo. Como dijo Evo, en USA no hay golpes de Estado porque no hay embajada yanqui, pero tiene el record de magnicidios en el continente, después de Colombia.

Claro, el que lo muestra como es, el que les desclasifica los documentos tal cual son, es Wikileaks y USA con su principal aliado otanista, Reino Unido, van a someter a Julian Assange a otra prueba de fuego. Puede correr la misma suerte de Matto y de cientos de miles de patriotas latinoamericanos.
¡Aguante Assange! Debemos rescatarlo como hicimos con los cinco héroes cubanos. Se puede.

Lo que no se puede es esperar que el imperialismo deje de serlo. Los yanquis no saben que esa pequeña bonanza de trump para ellos es el océano en que los está ahogando. Y con las películas y las series que les hace ver el Estado USA profundo para ocultarse, es imposible que lleguen a darse cuenta hasta que tengan el agua al cuello.

Por José Luis González Olascuaga
Periodista y escritor uruguayo

La ONDA digital Nº 891 (Síganos en Twitter y facebook)

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital