La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

¿Vieron que era cierto?

Share Button

¿Vieron que era cierto?
Si se anotó: ¡Que compita!

Cuando Tabaré cesó al ex Comandante en Jefe del Ejército yo conté acerca del estilo amable pero absolutamente inamovible de negar, con el cual me había encontrado en la primera entrevista del Consejo Ejecutivo de Adeom con el nuevo Intendente.
La dirección de “La ONDA” tomó para titular la reflexión mía ante la primera negativa: “Si seguís, rompés”

¿Vieron que era cierto?

En una maniobra que ni siquiera me importa desentrañar. En la cual intervinieron civiles, militares y prensa; la “confesión” del torturador Gavazzo y el complemento de “Pajarito” Silveira, un viejo conocido que usaba el seudónimo de “Isidorito” en el 77, desencadenó una crisis. Resultado de la cual cayeron una media docena de cabezas de Generales y Ministro y Sub Secretario de Defensa.

Y el encumbrado General ® Manini, que me parece que se soñó como “El hombre del momento” que acaudillaría a toda la oposición y la llevaría al triunfal desplazamiento del FA, terminó siendo candidato por el Lema “Cabildo Abierto”.

¡Ojalá se le haga, General! Escribí entonces y ahora, que se lanzó a la carrera política quiero recordar que la peor decisión que podía tomar era la de vincularse con quienes reivindican el pasado dictatorial.

Lo peor y más visible de la Dictadura Cívico-Militar: la represión y el terrorismo de Estado. Que fue el papel que les tocó desempeñar. La política que cuestionó gravemente la Economía Nacional y que terminó en el naufragio de laTablita, la manejaron los rosqueros siguiendo los dictados del FMI y protegiendo las ganancias de ese pequeño grupo.

La represión necesaria para obligar al pueblo a sufrir el despojo se la dejaron a las Fuerzas Armadas.

Eduardo Platero

Un reparto absolutamente perjudicial para la institución militar. Los rosqueros, cuando vieron que la cosa no daba para más, se bajaron de la Dictadura y se pasaron a la oposición disfrazados de demócratas para quedar impunes.

Y lo lograron.

Los uniformados todavía hoy cargan con la pesada mochila de una Dictadura en la cual, les hicieron creer que mandaban y que “estaban salvando al país” cuando lo único que custodiaron, manchándose de sangre, fueron los privilegios de los que, robaron a la Nación.

El término es correcto pero impreciso, Nación es una entelequia y sus ganancias fueron y son realidades. Robaron al pueblo, a los trabajadores y a los jubilados en tanto se escondían detrás de los uniformes.

¡No hay caso, el que no quiere aprender, no aprende!

Bueno, pero la cuestión es que quisieron “medirle la nafta” a Tabaré, que si toleraba esto terminaría por ser un instrumento de lo peor de la Dictadura y se encontraron con “El Tejano”.

Que podrá tener un montón de carencias, y yo no suscribo todo lo que ha hecho, pero que si de algo no carece es de firmeza.

“Si seguís rompés”

No creyeron y el resultado está a la vista.

El Sistema Político en su conjunto reafirmó a la institucionalidad y a la preminencia del poder civil.

Del único poder legítimo que es el que las urnas determinaron.

Unos cuantos están tratando de desviar imperceptiblemente el eje: ya no sería si Poder Civil o Poder Militar. Tratan que la discusión gire en torno a si Tabaré leyó o no las actas; si debería haberlas leído y en todo caso, quién es el responsable de las omisiones.

Debería haberlas leído. ¡No una sino tres veces! Porque son mañeros y tenemos sobrada experiencia de la manera en que “te meten el perro” y tienden trampitas y trampotas.

Pero, más allá de si leyó o no y si hubo omisiones, la cuestión es quién manda. El elegido por votación popular o los auto designados “Custodios Morales de la Nación”

¡No lo son! ¡Nada autoriza a que se lo crean! Y a que crean tener derecho a informar u ocultar en defensa de su “sagrada institución”.
Son “una” institución de la República Oriental del Uruguay que tiene su Constitución y sus leyes. No están “por encima” de ellas sino por debajo.

Como todos lo estamos, pero ellos con mayor obligación porque son una institución armada.

¡Sujetos a la más absoluta subordinación al poder legítimo!

Este Jueves a las “cinco en punto de la tarde” espero que una multitud de todos los partidos democráticos respalde en la Plaza de Cagancha a la institucionalidad.

No a Tabaré, que hizo lo que debía hacer pero, en última instancia es una figura que se está despidiendo. No puede, ni quiere, ser reelecto y su mandato entra en su último período.

Empezó el tiempo en que el CUERPO ELECTORAL DE LA REPÚBLICA elegirá democráticamente a quien habrá de sucederle.

En ese proceso previsto constitucionalmente y del cual no queremos apartarnos y no permitiremos que se nos aparte, el Gral. ® Manini ha decidido inscribirse.

Ya dije, no le deseo suerte porque su proyecto no es el mío; pero, me felicito que compita.
“En la cancha se ven los pingos”

Creo que hizo un mal cálculo, el Uruguay no está buscando “Al Hombre” y más bien rechaza a quienes se creen los elegidos por el Destino.
Pero, si se anotó: ¡Que compita!

Y que respete el resultado de las urnas.

Si de las mismas resultara Presidente, con dolor, pero con sentido democrático, lo tendré por “Mi Presidente” y el Presidente de todos los uruguayos. De igual modo, no concibo que, si fracasa por la vía electoral, se le ocurra transitar por otros caminos.

Queda mucho paño para cortar y espero de todos los actores políticos que actúen con grandeza. El Senado debe conocer toda la información que le parezca necesaria y debe votar las destituciones en forma unánime.

Quien no lo haga no tendrá excusa; será un defensor de lo peor de la Dictadura.

¡Punto aquí!

En una de las “Instrucciones del Año Trece” se señalaba la necesidad de impedir el despotismo militar. Desde entonces el pensamiento de los uruguayos se mantiene. Incluso, cuando se designó a Artigas como Jefe de los Orientales, se aclaró que era “NUESTRO SIN PAR PRESIDENTE” porque se le honraba con el cargo en tanto era el jefe militar “Del Pueblo Reunido y Armado”

Dejemos las intrigas y los comentarios en este punto.

Quiero, en el final, agradecer la nota necrológica acerca de Pedro Giúdice. “Pierino”.

Yo intenté algo y no podía salir de mi pena por un final esperado pero que nos negábamos a aceptar.

La nota recuerda al Pierino combatiente clandestino y a su ejemplar comportamiento en la tortura.

Yo quiero recordar al Pierino “Del Sexto”.

Donde ahora es la prisión VIP en la cual, algunas veces pernoctan Gavazzo y Silveira, en el 77 era el Cuartel del 6ª de Caballería.

Caballería Hipomóvil, es decir, de a caballo. Toda una antigualla, vetusta, ruinosa y sucia, en donde hubo presos y tortura en tiempos de la lucha contra los Tupamaros y en donde, se nos tiró a la salida de la tortura en la Tablada.

En tandas de a cuatro, los que entraban en una camioneta con la custodia, nos fueron sacando de la Tablada y enviando a los cuarteles a la espera que los jueces se “enteraran” de nuestra existencia y comenzaran a procesarnos. Fuimos alrededor de cuarenta que llegábamos, estropeados por la tortura, sucios y oliendo al terror de la Tablada y nos incorporaban, todavía encapuchados y obligados a permanecer sentados sobre el colchón o la yacija que nos había tocado durante todo el día.

Pedro fue uno de los inventores de un complicado sistema de comunicación moviendo el pie. Que era lo único que el otro podía ver por debajo de la venda. Es imposible narrar todo lo que vivimos en ese medio año en que estuvimos allí. Incomunicados, comunicados entre nosotros luego que el juez lo decretara, ¡con visita!.

Siempre muertos de hambre y frío y siempre, ¡siempre! solidarios entre nosotros y respondiendo por la dignidad de todo el pueblo que luchaba ¡Nadie desentonó! Nadie se acobardó y todos constituimos un grupo tan sólidamente unido que aún hoy nos seguimos sintiendo hermanos.

Cada uno de nosotros aportó algo a ese algo que nos hermanó.

Pierino, con su padecer tan especial. Su Antonia presa y embarazada, y todos nosotros esperando sus noticias, Pedro aportó su calidad artística y su inventiva que era mucha. Pero, su imborrable aporte fue de ternura.

Es imposible pensar en él sin recordar que era un corazón abierto a todas nuestras penas y un brazo solidario que, imaginariamente, te rodeaba el hombro. Ha muerto un héroe, sin estridencias, pero un héroe de la lucha del pueblo por su libertad.

Hay veces en que uno siente que es muy duro llegar a viejo.

Ser un sobreviviente.

Por Eduardo Platero

9 de abril de 2019

La ONDA digital / LAONDADIGITAL TV. (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital