La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

¡Tenemos esclavos!

Share Button

Doy por sentado que se enteraron: ¡tenemos esclavos!
Mejor dicho, los tuvimos, porque ante denuncias de los vecinos de su ¿ergástula? Que advirtieron una situación extraña la Policía de Canelones intervino y puso todo al descubierto.

Casi medio centenar de inmigrantes clandestinos, en su mayoría varones venezolanos, pero había algún cubano, trabajaban en viñedos y quintas de los alrededores de Canelón Chico, por la comida y el mal techo en donde eran encerrados por la noche.

Explotados por un par de sujetos creo que uno cubano y una venezolana que, sin duda los habían seducido con la promesa de una fácil y pronta riqueza.

Se dieron a la fuga por lo que sabemos poco. Los medios tampoco han hecho esfuerzos por averiguar e informar. Total, es mucho más truculento el caso de la pobre muchacha de San José cuyo cuerpo no aparece.

No sé si por desinterés, por indiferencia o por pacata vergüenza, solo informaron del tema el día en que un allanamiento policial descubrió a esos esclavos y los liberó.

Yo prefiero espigar un poco el asunto y sacar mis conclusiones.

La primera, una felicitación grande para aquellos vecinos que sospecharon y acudieron a la Policía y para ésta que actuó con prontitud.

Uruguay es chico y bastante parejo, razón por la cual el comportamiento de trabajadores esclavos llama la atención y levanta sospechas.

Hará falta estar alertas. Seguramente no son muchos los contratistas “distraídos” que aceptan cuadrillas de braceros trabajando en negro, de sol a sol, conducidos ida y vuelta por quienes cobran por ellos y que no hablan de sus condiciones de trabajo. No protestan por el largo de la jornada, no reclaman por las condiciones y no hablan más que entre sí.

¡Vamos! Nadie es tan poco inteligente como para no darse cuenta. Los patrones: ¡Son cómplices!

No pueden negar que el comportamiento de esos trabajadores no se correspondía con el de asalariados libres. Que explotaban esclavos y se hacían los ignorantes porque se beneficiaban de ello. Robándoles el jornal justo y robando al Estado al no declararlos.

Complicidad expresa o tácita. ¡No importa! Ruin complicidad motivada por el lucro.

Conozco la Vendimia. No es una fiesta con reinas y desfile que es lo que nos muestran. Es un trabajo duro, que tiene un corto período y es parte de una cadena de valor muy ajustada.

Por eso la paga no es, no puede ser muy alta, y por eso, también, cada vez hay menos braceros. Tanto que los viñedos grandes han optado por importar cosechadoras mecánicas.

Pero, los esclavos rinden más y están un tiempo breve. Con lo cual, algunos empresarios sin escrúpulos optaron por ellos.

Aquí es toda una novedad, hacía casi un siglo que no éramos receptores de emigrantes. Pero, en California, en el conocido valle de las huertas y los viñedos, se ha calculado que la mayor parte de la mano de obre es indocumentada y trabaja en condiciones de esclavitud.

¡No hay como el lucro para acallar conciencias!

La situación también requiere explicaciones por el lado del comportamiento de los esclavos.
¿Tan desesperada era su situación en los países de origen?

De nuevo el lucro está presente. El lucro, el desarraigo y la ingenuidad. Su tránsito hacia la esclavitud comenzó, en realidad, en sus países. En los cuales vivían mal, o estaban en situaciones poco claras que los hacían fácil presa de los cuenteros.

Toda víctima de un “cuento del tío”, sea la compra de un buzón – muy lucrativa modalidad hace años – o el encuentro “casual y compartido con uno de los timadores de una billetera con dólares. Siempre la ilusión de sacar un beneficio jugoso enceguece tanto al timado como para no advertir que está siendo engañado.

Sin duda, la promesa de estos “coyotes” incluía el sacarte de tu país, transportarte por rutas encubiertas, introducirte al país de destino y que le pagaras con trabajo una vez en él.
Cosa fácil y rápida porque “se gana muy bien”.

Con una doble garantía: que les entregasen tus documentos y que recordasen que, si tenían que ser malos para castigar deslealtades: ¡Podían serlo!

Ilusión, ingenuidad, codicia y temor. Un complejo de causas y ataduras en la que las víctimas se van metiendo de a poco y de las cuales es muy difícil salir.

La policía los liberó y ahora tiene de la papa caliente en las manos. Alguien tiene que hacerse cargo de una situación compleja.

No es sólo alojarlos y darles de comer.

Hay que aclarar y regularizar.

Lo más probable es que no tengan encima los documentos con lo cual estamos ante el primer problema: ¿Son quienes dicen ser?

Lo primero que hace un delincuente cuando ve que será detenido es desaparecer los documentos. Con lo cual intentará declarar otro nombre a fin de que no le aparezcan antecedentes.

La comparación de las huellas digitales no es tan fácil y rápida como aparece en las películas. Pero, es imprescindible saber si tenemos a un inocente a un delincuente requerido en su país de origen.
¿Recuerdan a Martín Fierro? “Aquel que su nombre muda_ tiene cosas que esconder”

Con los inocentes, somos un país de acogida, por lo tanto se los puede documentar, conceder residencia y permiso de trabajo y…¡ayudarlos a dar sus primeros pasos!

Si se encuentran requeridos en su país de origen, o el algún otro, hay que notificar y esperar que se cumpla con los trámites de la extradición.

En todos los casos, estoy seguro de que habrá poca colaboración de parte de los liberados porque el temor a las represalias es real.

Esto no es cosa de algún delincuente suelto. Detrás de estos fugados tiene que haber bandas muy bien organizadas, con “captadores”, “pasadores” y agentes locales.

Todo lo cual lo saben los esclavos liberados por lo que no podemos esperar demasiada colaboración.

¡Vaya asunto!
Renovado tanto que nos parece nuevo y extraño. Pero, tuvimos chinos que quedaron por el camino rumbo a Estados Unidos. En Buenos Aires son comunes estos descubrimientos de chinos y coreanos esclavizados y ahora es una realidad acerca de la cual tendremos que estar alertas.

Nadie ha expresada demasiada curiosidad. Nadie ha felicitado a la policía de Canelones. ¡Ni a Bonomi! Y todos parecen refugiarse en un desinterés que oculta vergüenza. Porque debería darnos vergüenza a todos el que haya habido empresarios nacionales dispuestos a emplear esclavos.

Bueno: ¿Qué me dicen? ¡Temer está suelto! No por inocente, sino por una cuestión técnica. La prisión preventiva corresponde en el caso que su libertad suponga “peligro público”, o peligro de fuga. Cuestión que el Juez que ordenó su liberación sin perjuicio no apreció.

No hubo pronunciamiento acerca de las cuestiones de fondo.

En cuanto a su peligrosidad, no me ofrece seguridades su pasado ya que sicariato y corrupción van de la mano; pero, ahora el principal peligro es su lengua.

¡Si se llega a “Arrepentir” y empieza a colaborar!

El proceso por corrupción, lavado, asociación y todo eso sigue, hay que ver si alguna mariposa no agita sus alas en algún lado y el fallo termina por declararlo inocente.

No creo. A Bolsonaro toda esa gavilla no le interesa.

En cambio, me gustaría sí saber cómo pudo pagarse el condomio de lujo en Barra da Tijuca el asesino de Marielle Franco, un supuestamente modesto policía retirado.
Justamente, vecino del hijo más acusado del actual Presidente.

Por Eduardo Platero

31 Marzo  de 2019

La ONDA digital / LAONDADIGITAL TV. (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital