La ONDA digital en Instagram la Onda digital esta en Facebook Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Con las consecuencias a la vista

Share Button

Verde no siempre es sinónimo de naturaleza sana. Lo supimos muy bien este verano con las cianobacterias y lo que nos molestaron a quienes queríamos darnos un baño en la playa, desde Colonia a Punta del Este y más allá llegando hasta Rocha en ocasiones. Vamos a entendernos: por los años setenta y ochenta, recuerdo algunos días que en Kiyú había “alguitas verdes” como les llamábamos. No nos dejaban bañarnos; aunque a veces, si era poco y nos bañábamos, nos quedaba todo el traje de baño sucio en costuras y forros internos. El tema es que esta situación lejos de limitarse o retroceder, ha ido en aumento; sigue creciendo. Este año llegó hasta nuestro principal balneario, llegó a Rocha, de forma que afectó por muchos días y semanas de sus vacaciones, a muchas personas

Según artículo de Brecha[i] que consulta a personas expertas: “La descarga de aguas residuales con fitoplancton puede favorecer el desarrollo de cianobacterias en el principal río de suministro de agua potable en Uruguay”[ii]. Por principal río de suministro se refiere al río Santa Lucía y la nota discurre sobre los vertidos de la planta de Conaprole ubicada en San Ramón.

¿Qué quiere decir esto? Que los residuos de la planta vertidos a afluentes del río Santa Lucía generan un medio que propicia el crecimiento de cianobacterias. Sin estudiar el tema en profundidad, rápidamente apunto que no solamente hay problemas en esta planta de Conaprole, tampoco el tema se presenta sólo en esta industria, ni sólo en la industria

Por ejemplo, preguntemos a nuestro lector: ¿Cuántas industrias pequeñas, medianas o grandes conoce que vierten residuos a cañadas o ríos por donde usted pasa? Hay malos olores, hay colores que le llaman la atención… Como usted conoce la zona sabe que algo la está afectando. La gente vinculada al campo tiene muy claro cómo vienen cambiando estas cuestiones, qué cañada va a cada río; de ahí, como la bola de nieve de la contaminación va en aumento. Y los mismos productores, en muchos casos, aportan mucho a la degradación ambiental para beneficio de la ‘rentabilidad’.

Aunque no pretendo ser exhaustiva, las consecuencias de estas acciones las ordenaría en tres ámbitos: la producción, la salud y el turismo.

Las formas de producción y los escasos controles a los que están sometidas tanto la producción agropecuaria como las industrias tienen consecuencias a su vez en la producción que viene después. Algo así como un círculo vicioso. Si el agua contaminada la utilizo a su vez para otras formas de producción, estoy contaminando lo que quiero producir.

Las consecuencias en la salud son evidentes de inmediato. De muchos de esos cursos de agua, en especial en la cuenca del Santa Lucía, se saca el agua para potabilizar que llega a los hogares. ¿Cuántas sustancias tienen que agregarse al agua para que sea potable? ¿Cuánta del agua que tomamos en realidad no cumple los estándares necesarios y presenta toxinas nocivas para nuestra salud?

“El problema con las toxinas es que no arden, no tienen feo gusto, pasan desapercibidas. Es decir, te hace mal y no lo percibís. O podés estar toda tu vida tomando esa agua y tener un problema de cáncer de hígado a largo plazo”[iii].

Si los servicios turísticos en Uruguay, con una fuerte impronta de verano y playa, ya no pueden ofrecer paz, naturaleza y playas vírgenes porque no están aptas para baños, el slogan de Uruguay Natural lo dejamos por el camino.

Mírese por donde se lo mire, esto es más grave que no poder refrescarse un día en el agua cuando vamos a la playa. Tampoco es un tema político partidario ni estrictamente local o nacional. Pero hay que comenzar por algún lado. Hacer cumplir la legislación que tenemos, en el ámbito nacional y departamental. Mejorarla, también en los diferentes niveles y generar los controles necesarios. Tomar otras medidas cuando las empresas eligen, por una lógica económica, pagar multas que nada solucionan y seguir contaminando. Seguir promoviendo el conocimiento científico que investigue más, sin poner palos en la rueda por intereses privados. Y la conciencia colectiva que así nos envenenamos rápido.

 

[i] “Plaga Bíblica” (15/02/2019).

2 Artículo científico que fue publicado en el la revista Enviromental Monitoring and Assessment titulado: “Wastewater discharge with phytoplankton may favor cyanobaterial development in the mail drinking-water supply river in Uruguay”.

[iii] Ídem referencia 1

 

Por Ana Gabriela Fernández
Edila en la Junta Departamental de San José. Actriz egresada de la EMAD y Educadora Social. Doctoranda en estudios de Género en la Universidad de Oviedo. Docente e investigadora en el Programa Género y Cultura de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO)

 

La ONDA digital Nº 894 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital