La ONDA digital en Instagram la Onda digital tv Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Empleo y competitividad

El tema del empleo es central para cualquier sociedad, pero sobretodo para la izquierda, que tiene como objetivo central avanzar hacia la igualdad. Se puede mejorar en educación, en vivienda, en salud, pero si no se mejora en empleo las desigualdades se mantendrán. Labat, alto funcionario del Ministerio de Desarrollo Social, en recientes declaraciones mostraba mejoras sustantivas en la pobreza medida por ingresos, pero para tener sustentabilidad se requiere atender esencialmente el empleo.

El empleo mejora con el crecimiento económico, pero no con cualquier crecimiento. Depende del contenido de ese crecimiento, porque pueden crecer rubros que ocupan muy poca mano de obra y no mejorar rubros intensivos en mano de obra. En los últmos años, especialmente después de 2014, el empleo desciende en el sector agropecuario y en la industria manufacturera y la tasa de desempleo se ubica en el 8,4% con caída de la oferta de trabajo o tasa de actividad. Este debiera ser el tema económico prioritario.

La derecha cree que lo resuelve con el libre juego del mercado, debiendo el Estado atender el déficir fiscal y la inflación. Nosotros creemos s en la necesidad de una estrategia de desarrollo, donde se marque una estructurra productiva y se atiendan los rubros de innovación y aquellos que atiendan con más eficacia los problemas del empleo. Se requiere en lo posible, programar los avances de la tecnología que genera nuevas oportunidades como en los servicios empresarIales, pero afecta a trabajadores desplazados por las innovaciones, que hay que rehabilitar para conseguir nuevos empleos. Esta programación ayudaría a la política económica en su objetivo de empleo.

Los principales dirigentes de las gremiales empresariales, como la Cámara de Comercio, la Cámara de Industria y la Asociación Rural, realizan permanentes declaraciones contra la política económica de los gobiernos frentistas. Sus manifestaciones tienen claros objetivos políticos y se multiplican cuando se acerca el período electoral. En general mantienen la clásica visión ideológica de la derecha, buscando la mínima intervención del Estado, bajando impuestos y sobretodo recortando el gasto público y los salarios. A veces utilizan un lenguaje agresivo poco apropiado para la democracia uruguaya. Pero también dicen que el Uruguay está caro, que no tienen competitividad, que el dólar está barato y que hay atraso cambiario.

Actualmente la competitividad afecta el turismo, donde en enero de 2019 llegaron a Uruguay 29% menos turistas que en enero de 2018. Pero es claramente la consecuencia de la elevadísima devaluación del peso argentino que superó el 100% y que limitó la entrada de turistas argentinos al Uruguay. Pero el Uruguay está caro y hay atraso canbiario. La competitividad es un problema sistémico que depende de la introducción tecnológica, de la formación de los recursos humanos, de los mercados, pero también de los precios internacionales y de la evolución del tipo de cambio.

Desde 2004 hasta 2014 los altos precios internacionales de los productos de exportación ayudaron a la competitividad y no se notaba el atraso cambiario. A éste lo podemos medir por el tipo de cambio real efectivo, que compara el tipo de cambio real (tipo de cambio nominal dividido por la inflación) de Uruguay con respecto a los mismos conceptos de los principales países que comercian con el nuestro. La Cepal tomando como base el año 2005, ubica al Uruguay con un atraso cambiario de 32%, lo que marca dificultades para la competitividad. En diversos artículos hemos demostrado estos niveles de atraso cambiario, que con datos del Banco Central del Uruguay y tomando como base diciembrre del 2004, siempre nos dió niveles de atraso superiores al 40%, influyendo la caída del tipo de cambio nominal, a partir del 2005 de $28 a $19 por la entrada de capitales financieros especulativos que no se controlaron adecuadamente.

Cuando se controlaron la caída se paró. No somos partidarios de altas devaluaciones, pero gradualmente habría que ir disminuyndo este atraso. Surgen las preguntas de cuánto influye este atraso en las pérdidas de empleo, especialmente en el sector menufacturero, cúanto limita la competitividad de determinados rubros que deben competir con productos importados con un dólar barato, que influencia puede tener el nivel del tipo de cambio en el cierre de algunas empresas.

Estamos en año electoral. El pragmatismo en la política económica es fundamental para encontrar la mejor salida a esta problemática.

 

 

Por Alberto Couriel
Economista y ex senador

La ONDA digital Nº 894 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital