publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Profesión de fe

Share Button

Simultáneamente a muy pocos, excepcionales congéneres, existen instituciones que persiguen objetivos trascendentes para la humanidad. Participando en ellas aprendí que uno debe embanderarse con las causas y no necesariamente con las personas.

Estuve en la explanada de la Intendencia en 1971. Desde entonces estoy con el Frente. Desde ese año, de cara a la dictadura, la más terrible Elección del Uruguay moderno, participé en las campañas. Desde los años sesenta hubo en Uruguay una construcción colectiva de la que ninguno puede atribuirse exclusiva autoría, ni soslayar el papel que todos cumplimos aportando al cambio. De la unidad proclamada pasamos a la unidad de acción; en defensa de derechos no respetados y en la conquista de libertades avasalladas. Y si bien todos contribuimos, hubo quienes pagaron más. Reconocer a quienes perdieron parte o su vida toda, en los calabozos y el exilio, más que  un gesto ideológico, es de reconocimiento, esencial a nuestra condición ética.

En el presente
Como hijos del Frente,   de sus padres fundadores, vivimos todas las derrotas. Consolidado el Frente en tres consecutivos períodos de gobierno, me viene a la memoria cuando, en mi primer discurso público en Plaza de los Treinta y Tres, decía _ “Nunca nos acostumbramos a las derrotas, no nos vamos a acostumbrar a las victorias”. La primera parte sigue siendo cierta.

A los que nos representan
Compañeros: somos parte del pueblo y en el lugar que ocupen les pedimos una cuota de grandeza en referencia a los que nos guiaron. Líderes como Líber Seregni, Zelmar Michelini, Juan Pablo Terra, Rodney Arismendi, Enrique Rodríguez, Alba Roballo fueron genuinos conductores, vanguardia de uruguayos cuya consciencia se forjó en el quehacer político y sindical. Todos ellos dieron ejemplo de servicio a la causa, a los  principios alrededor de los cuales nos juntamos hace tantos años. Que en esta actualidad llena de riesgos e incertidumbre están más vigentes que nunca, aportan luz al presente, definen un futuro mejor para todos. Que refrendan en  su  actividad vital, ciudadanos de toda condición social, orientación filosófica y religiosa. No puede haber trascendencia en la vanidad; está en el ejemplo que damos actuando con  los valores que caracterizan a  la izquierda. No subestimen la lucidez de este pueblo. Honrando  a los fundadores  se honrarán a ustedes mismos. Delegar generacionalmente no es meramente una necesidad impuesta por la biología, es un gesto de sabiduría. De la que abrevan en el continuado quehacer interelectoral  los compañeros que en los órganos partidarios discuten presente y adelantan futuro.

Participación
No es inteligente subestimar a nadie. Es hora de recordar cómo llegamos a conquistar el gobierno ganando al poder económico, a los medios y la historia instalada a favor de los partidos tradicionales. Para lo cual desde el más modesto de los militantes al más encumbrado profesional, todos fuimos necesarios. Creemos humildemente que podemos volver a serlo.

Analogía
Nací rodeado de campo y aprendí a andar a caballo. En este largo camino me pueden voltear o caerme del pingo. Por las mías no me bajo.

 

Por Luis Fabre

La ONDA digital Nº 891 (Síganos en Twitter y facebook)

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital