Un año sin Moniz Bandera: un nacionalismo a recuperar

Brasil / El 10 de noviembre, hará un año del fallecimiento del intelectual Luiz Alberto Bandeira. El escritor brasileño, que tendría entonces 82 años, era uno de los colaboradores permanentes de La ONDA digital y otras publicaciones de todo el mundo. Se trato de uno de los mayores estudiosos de las relaciones internacionales de los países latinoamericanos.

En los últimos meses de su vida, Moniz Bandeira denunció extensivamente el golpe de Estado practicado contra Dilma Rousseff y la instalación de una agenda neoliberal por parte de las fuerzas golpistas. En el nuevo mandatario, Michael Temer, identificaba la comunión de intereses que desmantelaban las estructuras de sustentación económico-política del Estado-Nacional brasileño.

Desesperado Moniz Bandeira buscó horizontes para contener el frente que se organizaba en el pais. En esa búsqueda, pensó que los militares podrían ser un núcleo de aliados, no por sus posiciones de izquierda, sino por sus posiciones nacionalistas.

En Brasil, la defensa de intereses nacionales, como el monopolio estatal de la explotación del petróleo y la ejecución de una política exterior independiente, tuvo fuerte presencia dentro de cuadros de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, lãs ciscustancias mostrarón que ese no era el sentido en esta oportunidad del pensar mayoritario o único dentro de la institución militar.

Existió concomitantemente intereses que entendíán el nacionalismo como mero ante-izquierdismo y afirmación de exteriotipos muchas veces caricaturescos. Se tratan estos del nacionalismo estrábico tan bien representado por el libro “Triste Fin” de Policarpo Cuaresma de Lima Barreto.

El más reciente acontecimiento político en Brasil, la elección para presidente del capitán Jair Bolsonaro, hombre que fué desligado del Ejército por subversión e indisciplina, esta dando señales que una vez más los militares tendrán gran importancia en el poder del nuevo ejecutivo. Bolsonaro como otros personajes discutibles de la política mundial en los últimos tiempos llegó a la presidencia por medio del voto. Los militares, así, nada tienen que ver con su ascensión en el nivel más directo del proceso. Ellos, sin embargo, están viniendo com mucho interes el asumir carteras dentro de su gobierno.

¿La cuestión es qué espectro de las fuerzas armadas ascendieron junto al capitán? Claramente los sectores que confunden defensa de los intereses nacionales con ante-izquierdismo. Hay una aparente hegemonía, al menos en el plano del discurso, de esa forma de pensar dentro del cuerpo de militares, especialmente en los miembros de la reserva los cuales se pronuncian abiertamente pro Bolsonaro, acompañado también por sectores activos que hacen declaraciones más reservadas y cuidadosas.

El anuncio de una plan neoliberal sin precedentes por el nuevo equipo del gobierno electo y la alineación diplomática con Estados Unidos de manera acrítica muestran con qué perspectivas de nacionalismo Bolsonaro está identificado. Sus aliados militares más cercanos, los generales de la reserva Hamilton Mourão (vicepresidente) y Augusto Heleno Pereira (posible Ministro de Defensa), em nada se opucieron a la agenda económica y diplomática. Están de común acuerdo. Para ellos, los grandes problemas nacionales están más cerca de la enseñanza dentro de las escuelas y de las universidades, un supuesto ámbito de adoctrinamiento comunista, que en la conducción de una política económica aversa a los intereses nacionales.

Moniz Bandeira era un defensor del nacionalismo, de la autonomía de los pueblos, de la política exterior independiente y de la solidaridad latinoamericana. Tales valores, fundamentales para un momento histórico que se caracteriza cada vez más por una ascensión autoritaria, parecen estar desplazadas del cuerpo militar en ejercicio. Esto deja una cuestión en evidencia. Moniz Bandeira nunca fue un autor tan necesário en el plano de las ideas, pero carente de interlocutores en los ámbitos estratégicos de la política brasileña. Reivindicándolo y reafirmándolo en nuestra inteligencia y memória se muestra vital a un año de habernos dejado.

Por Paulo Cintra
7 de noviembre de 2018 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: