publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

¿Por qué una ley integral para personas trans?

Share Button

Yo soy sis género. ¿Sabe usted lo que quiere decir? Que mi identidad de género, en este caso como mujer, coincide con los caracteres sexuales con los que nací. “Nena”- dijo la partera y hoy soy una mujer.

Sin embargo, hay personas que nacen con caracteres sexuales femeninos pero no se sienten mujeres y personas que nacen con caracteres sexuales masculinos y no se sienten hombres. La literatura, actualmente, denomina estas personas como trans. Esto no tiene nada que ver con quién me atrae, quién me gusta o con quién mantengo relaciones sexuales. Esto tiene que ver con lo que SOY, con mi identidad. Esa identidad que todas las personas la construimos, según la psicología, en las primeras etapas de la vida.

¿Usted elige lo que siente y quién se siente? No lo elegimos. Elegimos (en el mejor de los casos) qué hacemos con lo que sentimos que somos: cómo lo demostramos, cómo nos paramos frente al mundo, cómo lo transmitimos a nuestra familia y amigos.

Nuestra sociedad hetero-patriarcal, hetero-normativa y homofóbica no acepta a las nenas que no son nenas y los hombres que no son varoncitos. ¿Se acuerda en la escuela cuánto se discriminaba al que no tenía conductas apropiadas para su sexo? Y luego en el trabajo, la salud, la continuación de los estudios, una y mil veces más rechazamos y discriminamos a las personas trans hasta que se vuelve sistémico.

En 2016 el Mides hizo el primer censo de personas trans en Uruguay. Esto nos permitió comenzar a conocer la realidad de este grupo de ciudadanos y ciudadanas uruguayas. Por ejemplo, la población trans es sensiblemente más joven que el resto de la población uruguaya y con menos formación. Solamente el 5.7% de la población trans alcanza la educación terciaria y la edad promedio en la que dejan de estudiar es a los 16 años. ¿Se imagina por qué es? Además, sólo el 23% de las personas trans que declaran tener un trabajo, éste se encuentra en el ámbito formal.

La mayoría de las veces la discriminación sistemática a la que estas personas se enfrentan las hace vivir en un ambiente hostil, no siempre acompañado de los vínculos familiares; junto a una fuerte exposición a la violencia cotidiana.

El proyecto de ley que está actualmente en discusión tiene por objetivo “lograr el pleno ejercicio de derechos de las personas trans”, reconociendo en su primer artículo que han sido históricamente discriminadas en nuestro territorio. En la  búsqueda de que los derechos de estas personas sean hechos,  se desarrollan una serie de medidas para implementar en las políticas públicas. Una síntesis es la siguiente:

El cambio de nombre será un trámite administrativo y no judicial. Se harán acciones afirmativas para el ingreso a puestos de trabajo en el ámbito público y privado; además, medidas de apoyo para la continuidad educativa y/o para garantizar el acceso a realizaciones culturales y a su producción.

Un capítulo especialmente importante es garantizar el derecho a la salud. Las personas trans suelen ser discriminadas y patologizadas por las diferentes instituciones de salud. Esto limita sus posibilidades de atención. ¿Cómo me planto en una consulta ginecológica de rutina para el PAP o mamografía si soy hombre? A esto se agrega la instrumentación de tratamientos hormonales sin supervisión médica que pueden ser altamente perjudiciales para la salud. La ley busca garantizar el acceso a estos tratamientos e intervenciones quirúrgicas desde los prestadores de salud.

Hasta el momento, la experiencia de ASSE en el Hospital Saint Bois es la que permite la atención a las personas trans. Se busca descentralizarla para llegar a una cobertura nacional.

Ya sabemos que con las leyes no alcanza, pero es un primer paso para garantizar derechos de todas las personas que vivimos en este país. Dependerá de la implementación de la ley en los diferentes lugares del Estado y en las diferentes administraciones de gobierno: también en los gobiernos departamentales y municipales. Y finalmente, dependerá de usted, de mí y de cada una de nosotras, de lo que hagamos en nuestros lugares de trabajo, en nuestras familias y cómo logremos generar ese cambio tan necesario para aceptarnos como somos de verdad.

Yo firmo por la LeyTrans.

Por Ana Gabriela Fernández
Edila en la Junta Departamental de San José. Actriz egresada de la EMAD y Educadora Social. Doctoranda en estudios de Género en la Universidad de Oviedo. Docente e investigadora en el Programa Género y Cultura de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO)

 

La ONDA digital Nº 877 (Síganos en Twitter y facebook)

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital