Una rivalidad que ni siquiera la muerte pudo terminar

El último desdén de John McCain a Donald Trump.
Antes de morir, el senador solicitó que su funeral se llevara a cabo en la Catedral Nacional de Washington y que los expresidentes Barack Obama y George W. Bush pronunciaran discursos.

Fue unan rivalidad que ni siquiera la muerte pudo terminar. El senador John McCain falleció el 25 de agosto víctima en un agresivo cáncer cerebral que le fue diagnosticado el año pasado; al saber que el final se acercaba, decidió terminar su tratamiento y pasar sus últimos momentos rodeado de sus familiares.

Héroe de guerra, a McCain no le eran ajenos los conflictos por su particular visión de la política, incluso entre sus compañeros del Partido Republicano en el que militaba. De ahí que fuera del dominio público el distanciamiento que sostenía con el presidente Donald Trump.

Te puede interesar: John McCain regresa al Senado tras ser diagnosticado con cáncer cerebral

Durante su campaña presidencial, Trump fue duramente criticado por asegurar que John McCain es un “héroe de guerra porque fue capturado. Me gusta la gente que no fue capturada”, además de llamarlo “bobo”.

Vietnam presentó este lunes sus respetos al senador estadounidense John McCain, quien falleció el sábado a los 81 años y que en su juventud fue prisionero de guerra en el país asiático durante su juventud.

McCain, ex piloto de la marina, pasó cinco años en cautiverio tras ser derribado sobre Hanoi. Tiempos después, como político republicano, fue instrumental en la reconstrucción del vínculo entre los Estados Unidos y Vietnam en la posguerra.

McCain sirvió como piloto de la Armada durante la Guerra de Vietnam y fue capturado al ser derribado su avión y permaneció como prisionero de guerra durante más de cinco años.

No fue el único enfrentamiento que tuvieron ambos políticos, el tema de la migración, la forma obscena en que Trump se refería a las mujeres y el escándalo de la supuesta trama rusa fueron algunos de los temas que más los distanciaron.

Conflicto más allá de la muerte
Muchos pensaron que la repentina muerte de McCain pondría punto final al conflicto con la Donald Trump, pero estaban equivocados. Antes de morir, el senador solicitó que su funeral se llevara a cabo en la Catedral Nacional de Washington y que los expresidentes Barack Obama y George W. Bush pronunciaran discursos.

También fue expresamente claro en algo más: el presidente Donald Trump no sería invitado a su funeral.

La venganza de Trump
Para los cercanos a la Casa Blanca, el último desdén del senador McCain no iba a pasar desapercibido por el presidente Trump.

Fuentes cercanas a Washington destacaron que luego de que se difundieran los últimos deseos del veterano de guerra, el presidente norteamericano se negó a emitir un comunicado oficial que la Casa Blanca había preparado para rendirle homenaje a McCain.

The Washington Post destaca que la secretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders, el jefe de personal John F. Kelly y otros asesores de la Casa Blanca redactaron un texto a nombre de la Casa Blanca en el que celebraban la trayectoria militar y como senador de McCain y lo llamaban “héroe de guerra”, terminó que se negó a usar Trump para referirse al senador.

Sin embargo, el presidente Trump prefirió emitir sólo un breve tuit en el que lamentaba la muerte del veterano de guerra. Trump rompió así con una tradición en la que el Gobierno estadounidense en turno emite una declaración cuando un político renombrado muere.

Fuente: elsemanario

 

La ONDA digital Nº 876 (Síganos en Twitter y facebook)

 

 

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: