Argentina: tres sucesos que harán historia

Las últimas semanas de julio han transcurrido inmersas en un clima enrarecido, por no decir una vez más, desfavorable.

Justo cuando le tocaba a la población escolar su periodo vacacional de invierno,  el clima ha desatado su rigor, y determinó, por ejemplo, que de diez días hábiles de vacaciones, haya llovido en 8 de ellos. Lo que se puede decir que fue una vacación tormentosa.

Correlativamente, las primeras semanas del mes de agosto no sólo no le fueron en zaga a sus antecesoras, sino que han producido hechos que la historia, con el correr del tiempo, valorará su importancia trascendente.

Por fuera, de las huelgas docentes o de camioneros, piquetes por doquier y  movilizaciones basadas en motivos fundamentalmente políticos por parte de los sectores Kirchneristas  y de izquierda ( buena parte de ellos beneficiarios de los planes sociales – esto quiere decir que la sociedad les paga por hacer movilizaciones diarias-), en un contexto donde  la economía transita un período  que sin lugar a dudas será duro (signado por un inevitable ajuste), se han producido tres sucesos que sin lugar a dudas, quedarán impresos en el devenir argentino.

En efecto, la culminación del debate por la despenalización del aborto, la sentencia del tribunal oral que condenó al ex vicepresidente del kirchnerismo Amado Boudou a casi seis años de prisión, y la explosiva aparición de los “Cuadernos de la corrupción”, son  y serán hitos en el decurso de la historia política argentina.

Ley de despenalización del aborto.
El rechazo del Senado argentino a la despenalización del aborto que había aprobado previamente la Cámara de Diputados solo clausura, por ahora, el debate parlamentario de un proyecto de ley, pero no concluye con las discusiones que abrió ni tampoco se vuelve a la situación desde donde arrancó, aunque en términos legales todo siga igual que antes.

El resultado de la votación del Senado no sorprende, en función de la geopolítica argentina, donde  no cabía esperar otro desenlace

No obstante, e independientemente del resultado final del proceso legislativo, no caben dudas que el haber abierto un debate que se debía la sociedad, sobre un tema oculto por presiones ideológicas pero fundamentalmente filosóficas o de creencias religiosas, cobra una importancia mayúscula.

Máxime en un tema que en más de medio centenar de países ha sido largamente superado.

Que no pueda hablarse de ganadores o perdedores en términos político-electorales no significa que el tratamiento legislativo ( impulsado por el Poder Ejecutivo) carezca de  efectos., no sólo por que el tema haya sido discutido en el Congreso, sino también en el seno de toda la sociedad.

El primer efecto objetivo,  es que se puso en lo más alto de la agenda pública un tema casi tabú, reducido al diálogo de minorías, y que permitió escuchar una profusión notable de argumentos sobre el mismo,  asi como la admisión. que el aborto es un problema real que no puede ocultarse ni eludirse.

También quedan heridas. Una no menor es que ahondó y consolidó el distanciamiento de la Iglesia con el oficialismo, más allá de que muchas de sus principales figuras – incluído el propio presidente Macri-  se hayan manifestado contra la legalización.

La decisión de la Iglesia de hacer valer su peso en las provincias más conservadoras  del norte y de jugar a fondo , es uno de los factores que explican el rechazo en el Senado al proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo . El dato no es menor si se toma en cuenta que, a diferencia de la Cámara baja, en el Senado las provincias están representadas en un pie de igualdad. Cada una tiene tres votos.

Misas, procesiones, multitudinarias marchas y hasta la intervención pública del Papa desde el Vaticano fueron solo algunas de las herramientas a la que apeló la Iglesia Católica en su prédica por evitar que la Argentina se sumara al concierto de países que han legalizado el aborto.

La gran certeza que ahora cuenta, cerrado este debate parlamentario, es que el rechazo al proyecto de ley no concluye con la cuestión. Es casi un hecho que volverá a tener centralidad durante la campaña electoral del año próximo, tanto como que la discusión volverá al Congreso con la nueva conformación que surja de esos comicios. O posiblemente antes, cuando se debata la reforma del Código Penal que está en marcha y allí se introduzca eventualmente  el tema.

Lo que es claro, es que en este caso, la Argentina, al exponer el tema no sólo del aborto, sino de la sexualidad responsable,  ya no es lo que era, al menos en esta cuestión. Que no es poco. (1)

Un ex vicepresidente preso.
El ex vicepresidente del kirchnerismo Amado Boudou, se convirtió en el primer vicepresidente preso en la historia argentina, por haberse apropiado de  la imprenta que fabrica papel moneda. En un fallo histórico un tribunal oral lo condenó a cinco años y 10 meses de prisión

Para la Justicia, Boudou es culpable de haber cometido los delitos de cohecho (recibir las acciones de la imprenta como un soborno) y negociaciones incompatibles con su función, por lo que fue inhabilitado de por vida para ocupar cargos públicos y condenado además a pagar una multa de 90.000 pesos. Su socio y amigo José María Núñez Carmona fue sentenciado a cumplir cinco años y seis meses de prisión como partícipe del mismo delito.

Antes de dictarse  la sentencia,  Boudou , en un nuevo rapto de cinismo, dijo que en esta causa había algo de «revancha de clase, de aleccionar». Y se victimizó: «Los políticos que deciden cambiar la realidad son perseguidos. Primero desde el punto de vista mediático, luego desde el sistema de justicia”.

Adicionalmente el exvicepresidente tiene pendientes en la Justicia  otras cuatro causas:

  1. compra directa, sin licitación, de 19 autos oficiales de alta gama para el Ministerio de Economía, cuando él estaba a cargo de esa cartera
  2. presunta falsificación de facturas en la rendición de viáticos por unos 20.000 euros , en ocasión de los viajes oficiales a París que Boudou hizo en 2011 como ministro
  3. irregularidades en la negociación de la deuda de la provincia de Formosa con el Estado nacional, con la intermediación de la firma The Old Fund, ligada a Boudou, donde se presume un negociado de más de siete millones de pesos.
  4. También es investigado por la compra de acciones con dinero del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses con pérdidas para el Estado por $4200 millones, y por el uso de datos privilegiados en el canje de la deuda de 2010.

El fallo condenatorio de Boudou y sus cómplices constituye otro de los sucesos impensados, hace menos de tres años, durante la vigencia de la era K. (2)

El caso de los cuadernos.
Después de meses de investigación, la Justicia detuvo a numerosos ex funcionarios kirchneristas y a empresarios en el marco de una causa que podría convertirse en un Lava Jato argentino, y quedaron a disposición de la Justicia acusados de ser parte de una asociación ilícita. A  partir de  una investigación de tres periodistas del diario  LA NACION de Buenos Aires,  la Justicia avanzó desde abril en el chequeo de los miles de registros que Oscar Centeno, un chofer de Roberto Baratta , exsubsecretario de Coordinación y Gestión de Planificación y mano derecha del ex ministro Julio  De Vido,  tomó durante los 10 años que trabajó para el ministerio.

La causa involucra a los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner, al exministro De Vido y a gran parte de los funcionarios más cercanos que lo acompañaron, pero, además, relaciona a poderosos empresarios de la obra pública y la energía  que también fueron detenidos.

Los cuadernos contienen numerosos  detalles que pudieron ser validados por los investigadores judiciales.  Según los registros, el dinero viajaba en efectivo hasta varios  destinos, entre ellos la quinta presidencial de Olivos, la mismísima Casa Rosada,  y el departamento donde reside actualmente la senadora Kirchner .

La figura del arrepentido.
Otra de las características de esta causa es que se ha comenzado a aplicar la figura del arrepentido, (instituto procesal crucial para la investigación del Lava Jato brasileño),

legislada en la Argentina en noviembre de 2016. Los acusados pueden, según la norma, negociar con el fiscal el monto de la pena, y evitar en lo inmediato ir a prisión, a cambio de ofrecer “datos precisos, comprobables y verosímiles”. Se recompensa al que se arrepiente en primer lugar, lo que puede disparar una carrera de deslealtades., y además,  según la relevancia de la información aportada, permitiría  conservar a los imputados,  una porción mayor de sus patrimonios.

Esta histórica investigación, se convertiría en la frutilla del postre en relación con hechos no ignorados, pero sobre los cuales, la sociedad no era optimista, en el sentido que  encontraran un cauce judicial para comenzar a desarmar la década de corrupción que asoló al país. (3)

Tres hechos históricos
En medio del  clima de angustia y desazón que atraviesa actualmente  a la Argentina, quizás no sean del todo mensurados estos jalones, pero es de presumir que serán valorados en su cabal dimensión con el correr del tiempo.

Referencias del diario LA NACION de Buenos Aires, Argentina, año 2018: (1) 9-8; (2) 8-8; (3) 1-8.

Por Pablo Broder
Economista argentino

Foto de Portada: ex vicepresidente del kirchnerismo Amado Boudou (procesado)

La ONDA digital Nº 874 (Síganos en Twitter y facebook)

AQUÍ LAONDADIGITAL TV.

 

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: