Hablar de paridad en el Frente Amplio debería ser un tema del siglo XXI

Hablar de paridad en el Frente Amplio debería ser a esta altura del siglo XXI una cuestión de perogrullo, lamentablemente no es así. Sabemos que nuestra fuerza refleja casi como espejo los claroscuros, luces y sombras que toda sociedad tiene.

Esto que a veces es muy beneficioso, en otras oportunidades, cuando este reflejo es una rémora, un retraso, un atisbo del pasado conservador es una vergüenza. En esta fuerza política que ha sido de avanzada en este país, pensar que en la fórmula no es necesaria la paridad, digo yo es de una miopía política considerable, para no decir de una misoginia, que reconozco duele.

Porque el FA tiene la obligación de leer bien la realidad. Las manifestaciones más grandes que han existido en los últimos tiempos han sido los 8 de marzo. No ver, no tener en cuenta a las miles y miles de mujeres y también algunos varones que se han movilizado es desconocer a una parte muy importante de la gente que se moviliza y lucha en este país.

En segundo lugar es desconocer, no dar cuenta, de una desigualdad estructural y estructurante que tiene nuestra sociedad. El FA por principios siempre ha luchado contra las desigualdades, entonces que el 52% de la población de este país no encuentre su reflejo en el partido que ha promovido los avances sociales más importantes que han habido en los últimos tiempos es vuelvo a decir, miopía política o un machismo vergonzante.

Además definió en su último congreso declararse anti patriarcal y anti racista, con orgullo impulsamos esto, con orgullo y alegría recibimos la aprobación, pocas fuerzas políticas lo han hecho, el FA sigue demostrando que tiene resto, que mantiene posturas contra hegemónicas. Declararse así significa actuar en consecuencia. Las mujeres ocuparemos lugares, compartiremos con nuestros compañeros en igualdad de condiciones. No somos menores de edad, podemos decidir, elegir y ser electas.

Tercero esta discusión ya está laudada, lo resolvió un plenario en julio de 2017 y que yo sepa, como sabe cualquier frenteamplista, entre congreso y congreso, el órgano máximo de conducción es el plenario. Por lo tanto compañeras, compañeros aquí está resuelta la paridad.

La paridad a lo largo y ancho de nuestra fuerza política. En todos los cargos y lugares de conducción, de decisión, de dirección eso es lo justo, eso es lo identitario para el Frente Amplio, eso es lo avanzado y revolucionario.

Lo renovador en este sentido es una formula de una mujer, un varón, un varón, una mujer, dos mujeres. Aquí lo que no puede haber es una formula de dos varones, o tengo que poner Barones?

 

Por Liliana Pertuy

 

La ONDA digital Nº 870  (Síganos en Twitter y facebook)

 

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: