El País y sus editoriales

Editorial
El País y sus editoriales

El diario El País es una empresa que en lo periodístico cuenta con muy acreditados colaboradores, hombres y mujeres. Se trata, además, de un prestigioso medio de comunicación de nivel internacional, salvo la página editorial que, las más de las veces, el ser tanto la expresión casi acrítica de la Roma bizarra y aislacionista como, en lo local, una de las voces periodísticas mayores de la clase dominante que en lo político tiene por candidato, hoy por hoy, al hijo del expresidente blanco.
A resultas de lo cual – y a modo de excepción – haremos nuestra lectura crítica de algunos de sus editoriales de la pasada semana.

“El Plenario manda” / 02.07.18.
“Sin el aval del Plenario de Frente Amplio, no hay posibilidad alguna de tomar decisiones de gobierno. Y este caso del TLC con Chile es muy ilustrativo”.
Con una lógica posiblemente sacada de cómo se mueve internamente el Partido Nacional extrapolándola al Frente Amplio. Primer y grueso error.
El Frente Amplio tiene una estructura interna de la que carecen todos los demás partidos políticos en el Uruguay. La misma se compone estatutariamente, desde la base al vértice superior de la pirámide, de la siguiente manera:
1. Comités de Base
2. Coordinadoras
3. Departamentales
4. Mesa Política
5. Plenario Nacional
6. Congreso
Como se verá, el Partido de Gobierno cuenta con una estructura interna de una democracia inobjetable.
Decir, o inducir a pensar lo contrario, no solo es un despropósito, sino lisa y llanamente una canallada, propia de un periódico que, abierta o tangencialmente apoyó a individuos tales como Videla, Pinochet, Aparicio Méndez y Etchegoyen, entre otros, y ahora no cesa de guiñar hacia la Roma bizarra.
Tampoco es cierto que los movimientos internos para el estudio y determinación de instancias políticas a seguir, sea lentos o a mano alzada.
Además y con el mayor respeto sugerimos al el o los editorialistas tenga (n) a bien releer el documento interno que circuló en el Frente Amplio, previo al plenario del 5 de mayo, y que llevó por título “Orientaciones políticas para la inserción comercial internacional del país en los próximos dos años (2018 – 2020)”.
Se trata de un documento con el cual se podrá discordar, pero de innegable seriedad y profesionalidad.

“Un TLC con otro significado” – 04/07/18.
“Es un tratado menos que modesto que no vale gran cosa en lo comercial, pero es importante que se lo ratifique porque el Uruguay, más allá de su orientación política momentánea, es un país serio”.
En este editorial se ataca el otro costado de la cuestión. Es decir, lo comercial.
Es evidente que en materia comercial se innova poco; si bien lo poco es de entidad.
Sabemos que se basa en un acuerdo suscrito en el ámbito de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), y que es de carácter multilateral: MERCOSUR – CHILE. El conocido y proficuo Acuerdo de Complementación Económica (ACE) Nr.35, que lleva al presente más de 60 protocolos adicionales.
El TLC Uruguay-Chile basará su peculiaridad tanto en su carácter bilateral, cuanto en las especificidades que a la postre resulten homologadas.

Del dicho al hecho – 03.07.18.
“Releído en la actualidad se comprueba que un folleto oficial de campaña de la fórmula Vázquez-Sendic para el período de gobierno 2015-2020 contiene un montón de promesas incumplidas”.
Primero que nada, hablar de “un montón” es valerse de una expresión tan vaga, como infeliz y pedestre.
Ahora bien, sin quitarle mérito a lo expuesto en este editorial, si vamos a hablar de promesas y programas recordemos las que dio y le escribieron el hijo del expresidente, en su última campaña electoral. Su “Plan de Gobierno”, fue un farragoso compendio de generalidades y expresiones de deseo. A guisa de comentario lateral, lo más concreto que expuso esa noche el candidato fueron las siguientes palabras: “Seré candidato en el 2019”. O las igualmente desiderativas ideas que otra vertiente blanca acaba de impulsar.

Vamos, que la vaguedad política suele ser sinónimo de carencias para planear estratégicamente lo que no alcanzan a presentar: ideas propias y concretas. O, para poner un ejemplo musical, silbar una posible tonada, pero sin partitura.

“Confiado en Mujica…” / 01.07.18.
“Si el ministro espera el apoyo de Mujica para ser candidato, está frito. Puede ser que un día le diga que sí y al otro quede colgado del pincel. Además, está visto que su apoyo no es garantía de votos, como le ocurrió a Lucía Topolansky”.
Ni Astori espera ni Mujica se dedica a hacer frituras.
Sucede que en el Frente Amplio las cuestiones se dilucidan cara a cara, máxime entre viejos compañeros.
Asimismo, de lo que carece el Partido Nacional (candidaturas creíbles y con sólido arraigo popular), en el Frente Amplio las hay, y muy buenas.
José Mujica, Danilo Astori, Daniel Martínez, Yamandú Orsi, entre otros hombres y mujeres, cuentan con suficiente arraigo popular como para ser candidatos. Eso se verá en las elecciones internas, voto secreto mediante, sin zancadillas ni puñaladas traperas.

Por ejemplo, Daniel Martínez.
Es comprensible el estado de angustia y crispación en el que viven quienes arropan al hijo del expresidente blanco al ver frente a sí a candidatos tan buenos y variados en sus improntas, de un mismo Partido.
El Intendente de Montevideo dio a conocer una noticia de la máxima relevancia.
Daniel Martínez informó que las metas financiaras para este período ya fueron logradas y que la IM cuenta con 46 millones de dólares “extra” para repartir en áreas prioritarias.
A) Remarquemos lo obvio: estamos a julio del 2018 y las metas financieras del quinquenio ya fueron cumplidas.
B) Por “áreas prioritarias”, entiéndase: espacios públicos con asentamientos, saneamientos, alumbrado, vivienda y limpieza, son las áreas que recibirán tan importante aporte económico.
Esto, en buen romance, se llama “estrategia y planificación”, con seguimiento y revisiones periódicas y el aún más importante mérito, de cara a un gobierno nacional: la existencia de cuadros políticos y técnicos que llegarán con solvencia y probada experiencia positiva, caso el Ingeniero Martínez gane la elección interna del FA.

Por último, entre colegas, invitamos a dejar de lado los agravios y las medias verdades, para dar paso a la crítica que, aunque dura y frontal, no precise más de subterfugios y gruesos calificativos para expresar su costado de la verdad que, desde ya, aguardamos con vivo interés.

Por Héctor Valle
Investigador social y periodista

La ONDA digital Nº 869 (Síganos en Twitter y facebook)

 

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: