Habitar Uruguay / La oportunidad mundial

Millones de bolsas de plástico no reciclable dejarán de usarse en nuestro país,  aprobada una Ley al respecto. La condición biodegradable  para las permitidas es un avance en el proceso de no agresión a la naturaleza. Si simultáneamente se informa que el 90% del agua en el planeta ya contiene micro-partículas de plástico, se concluye que esta prohibición no es contra nadie, como arguyen algunos empresarios, sino a favor de todos.

De todas  formas el cumplimiento de la medida implica y se extiende a fabricantes, expendedores y consumidores. Estos últimos deben ejercer el control social sobre los primeros resistiéndose  no solamente las bolsas. Todo otro envoltorio de nylon contamina igual y atenta contra la vida en océanos y  tierra sobre la fauna y flora, como ahora sabemos. Todos los envases superfluos de esta sociedad son cuestionables. La medida debería alcanzar los innecesariamente agregados al producto de consumo inducido. Es hora de una toma de conciencia colectiva, extendida a otros usos y la mera comodidad. Basta observar el desperdicio del elemento natural donde nació y se desarrolla la vida: el agua.

Qué hacer
Volviendo al principio, con esta medida el país tiene la oportunidad de restaurar insumos autóctonos para sustituir las bolsas, como son el cuero y la lana. Si bien es ocioso anotar la jerarquía, calidad y duración de los mismos, agregaré que a las arcaicas técnicas de tratamiento se pueden superponer nuevas tecnologías no-contaminantes. No olvido mencionar que otros insumos naturales provistos por el reino vegetal complementan estos productos. Al respecto, la industria textil puede incorporar productos de almacenaje y transporte  en escalas individuales o industriales. Pues los envases que contaminan no son únicamente los de servicios comerciales, comestibles y afines. Están  los que se usan para transporte en la construcción, comenzando por los muy conocidos para escombros.

Efectos esperados
La no disposición indiscriminada de bolsas  hará más racional el desecho de residuos…incluyendo ellas mismas. Se pondrán en valor otras costumbres como la recolección domiciliaria y el control efectivo sobre la separación de los mismos. En esta rutina, eliminado el anonimato, la responsabilidad individual será manifiesta y la separación masiva viabilizará el reciclado y reúso de todos los residuos, aportando al equilibrio de los sistemas humanos, animales y vegetales sobre la tierra.

Una idea precisa
Reservé para el final mencionar, con la elaboración-exportación de pasta de celulosa, el material con mayor cantidad de materia prima disponible en al país en las últimas décadas: el papel. Aun teniendo en contra la competencia en los mercados mundiales, un porcentaje de esa producción debe destinarse a producir papel y derivados que sustituyan el plástico. Nuevas tecnologías, la creatividad y diseño de nuestros  coterráneos, técnicos y operarios formados en la Universidad Tecnológica agregarán valor a los sustitutos. Así el Uruguay Natural, en lugar de “hacerse bolsa“ aprovechará esta oportunidad de preservar de alcance mundial.

Por Luis Fabre

La ONDA digital Nº 868 (Síganos en Twitter y facebook)

 

 

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: