La “tapa” es más que la puerta hacia el contenido

Quien en la prensa titula, no siempre es el que  escribe. Los titulares de “tapa” los pone el editor… o alguien con más poder. Es que más que  la puerta hacia el contenido son el filtro ideológico, el mecanismo de inducción al lector, hasta el más prevenido. Por eso es  conveniente un análisis que la instantaneidad, la dinámica de los hechos y la expansión en red de las noticias e información nos dificultan. Una  pausa de reflexión  sobre título  y contenido.

El objetivo de esta columna es descifrar, descubrir la intención de las noticias en la prensa diaria. Con nuestra perspectiva y su componente de subjetividad, haciendo un bypass a los prejuicios. Adjudicando las intencionalidades que existen y descifrando ocultos propósitos.Una traducción en el mismo idioma.

Inseguridad
Uno de los temas excluyentes de la semana fue  el referido al espacio público conformado por una plazoleta y dos estacionamientos vinculados al “Camino de los Hormigueros”,  todos distantes pocos metros de la Rambla y Playa de los Pocitos. El nombre de la callejuela proviene de la visión que desde un puente sobre el antiguo “Arroyo de las Lavanderas” había sobre ellas; parecían hormigas trabajando.

En un primer artículo, el diario “El País” lo titula como “zona roja”  y acusa como causantes de inseguridad a varios individuos que, mendigando, cuidando coches, durmiendo  o incluso drogándose, allí permanecen. Pero si bien en el detalle aportado por  denuncias de vecinos no se mencionan robos ni rapiñas,  se incluyó el asalto con explosivos al cercano cajero automático. Asalto similar a los que siguieron otros realizados por banda de extranjeros no identificados.

Días después, el mismo diario destaca en un segundo artículo  que  la Intendencia colocó dos focos de luz en el lugar y (para ser coherente con el primero) anuncia que con los mismos disminuirán…los robos. Reitera la inclusión sin pruebas pero, sobre todo, la contradicción entre compatriotas que permanecen allí (no es lógico que roben) y extranjeros que una vez pasaron. Parece que la mezcolanza desde el principio no fue un error sino deliberada con el fin de argumentar la “inseguridad” y ese el propósito agregado a la noticia. Aunque la misma distorsione la vida diaria en una zona residencial y turística densamente poblada con diversos servicios y comercios que funcionan día y noche, transitada peatonalmente por  todas las edades. Y no es  “zona roja”.

 

Por Luis Fabre

La ONDA digital Nº 853 (Síganos en Twitter y facebook)

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: