La cultura del desperdicio

A escala global los residuos se han convertido en uno de los grandes problemas de nuestras sociedades. Los desechos que como humanidad vamos dejando, cada vez alcanzan mayores volúmenes. La forma en que producimos, consumimos y vivimos, compromete seriamente la viabilidad de nuestro entorno y por tanto de nuestra propia vida. Por eso –y esto es una verdad ya conocida por todos-, debemos reducir la cantidad de residuos lo más posible; debemos re-utilizarlos cuando se puede. Para reciclarlos como opción final. Ni hablar de los residuos contaminantes cuya disposición es uno de los desafíos mayores para nuestra cultura. Porque vivimos en la `Cultura del desperdicio´.

El departamento de San José no escapa a esta realidad común del país, la región y el planeta. Las medidas que se toman son escasísimas y poco mejoran la calidad de vida de nuestra población. La disposición de los residuos es un tema de particular relevancia para las políticas locales, de cercanía.

Algunos ejemplos de sitios nuestros:

Kiyú. Es nuestro principal balneario y estamos en temporada. Pero la recolección de residuos está reducida a la mínima expresión por parte del Municipio. Tal vez el alcalde de Libertad sufre las mismas carencias, en materia de funcionarios y camiones, que la alcaldesa de Ciudad del Plata. Lo cierto es que hay un basural endémico en la zona, ‘camino a La Guitarra’, que es un foco de contaminación y degradación. La responsabilidad es también de vecinas y vecinos que tiran desde colchones hasta cocinas viejas; pero el Ejecutivo departamental debe tomar otras medidas. No las toma.

Alrededores del río San José. Estamos en la época en que las familias se acercan al río a pasar una tarde de verano. Cerca del Puente Carretero, se observa la mugre que dejó la última crecida: bolsas de nylon, objetos variados que trajo y dejó el agua. Hay que recordar que el traslado de la planta de tratamiento de efluentes de OSE mejoró mucho las condiciones del curso de agua. Pero el Ejecutivo departamental debió tomar medidas que no encara. ¿No hubo tiempo desde la última creciente?

Libertad, Raigón o Ituzaingó. La mugre y desperdicios alrededor de los contenedores se acumulan en estas poblaciones. Me animaría a decir que todas las edilas y ediles hemos tenido en este tiempo alguien que nos ha denunciado una situación vinculada a la basura.

Otro tema de creciente preocupación son los desperdicios de la tecnología. El celular que dejamos de usar, la batería de la computadora que se agotó o el juego electrónico de nuestros hijos que ya no funciona. ¿A dónde los estamos enviando? ¿Dónde tiramos las pilas? Cuando afirmo que muchos de los materiales que componen todos estos objetos que van quedando en desuso, son tóxicos, no digo nada nuevo. ¿Cuántos lugares hay para tirar esto? ¿En qué lugares? Si no lo podemos recordar rápidamente es porque no están a mano.

En la Junta se plantearon alternativas Por ejemplo, el proyecto de mi compañera Mariana de los Santos para sustituir las bolsas de nylon. Incluso el edil Diego Mariño del Partido Nacional realizó dos planteos referidos a los residuos electrónicos proponiendo legislar en el ámbito departamental y la organización de una “feria de chatarra electrónica” ¿En qué quedó?¿Por qué no existe la voluntad de sacarlo adelante? No todo depende del presupuesto.

Y como las aristas de este tema son muchas y no quiero que el espacio quede en un reclamo o mera crítica, propongo algunas acciones concretas de menos a más:

– Campaña de erradicación inmediata de cada uno de los basurales formados en los distintos focos del departamento.

– Campaña de educación y sensibilización sobre la recolección de residuos que llegue a cada lugar del departamento. A las familias, a las industrias y a los comercios.

– Colocación de puestos en todas las localidades donde tirar baterías, celulares y otros residuos electrónicos de uso doméstico.

-Trabajar para concretar proyecto de erradicación de las bolsas de nylon.

– Trabajar para concretar legislación respecto a la basura electrónica.

– Clasificación de los residuos entre plásticos, cartón y papel, vidrios y residuos orgánicos. Ya que el Intendente anunció medidas en el vertedero de Ciudad del Plata y en el de San José que transformarían la forma de acopiar la basura, hagámoslo de una vez por todas de forma clasificada para reutilizar, reciclar y desechar.

 

En este repaso rápido, hay cuestiones a corto, mediano y largo plazo. Pero para encarar el tema se debe instrumentar una batería de medidas para que la ciudadanía se sienta involucrada y convocada a tomar medidas a la par que lo hacen las políticas públicas de higiene. Hay temas que competen a la Junta que debe ‘legislar’; otros que pasan por la Intendencia y los municipios. Pero si no tomamos las iniciativas adecuadas, estaremos comprometiendo mucho la salud y hasta la vida, no solamente de las próximas generaciones, sino nuestros próximos años.

Por Ana Gabriela Fernández
Edila en la Junta Departamental de San José. Actriz egresada de la EMAD y Educadora Social. Doctoranda en estudios de Género en la Universidad de Oviedo. Docente e investigadora en el Programa Género y Cultura de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

La ONDA digital Nº 849 (Síganos en Twitter y facebook)

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: