Resultado de la Convención; victorias, fracasos y marketing político

Victorias y fracasos en el marco de una estrategia de marketing político Van apuntes sobre la Convención del Partido Colorado: Ayer, como tantas veces en mi vida, concurrí a participar, en mi carácter de Convencional, de una Convención Nacional que prometía asumir grandes compromisos para con el país. Sentí que el Partido Colorado se estaba preparando para sumir grandes compromisos con el país y su gente.

Los temas centrales eran sin duda de suma importancia: la derogación de la bancarización obligatoria y la reforma constitucional para impedir que se apliquen nuevos impuestos a jubilaciones y ´pensiones. Un muy bien nivel de concurrencia, desde cada rincón del país mostró un fuente interés en esos temas tan importantes. El asunto fue que una buena estrategia de campaña o «jugada de marketing político», logro que la Convención Colorada, terminara abordando un tema, que si bien en ciertos aspectos es fundamental, pero tangencial desde el punto de vista republicano, se transformase en el centro de la discusión. Como resultado de una muy buena estrategia para lograr protagonismo, un diputado escindido oportunamente del sector de «Vamos Uruguay» (también con el clásico show mediático), logró lo que buscaba: que el tema de la prensa y las discusiones fuese su voto el inconstitucional artículo. 15 de la Rendición de Cuentas (que sin duda vulnera el estado de derecho y la separación de poderes. Eso me recordaba, y lo dije en la Convención, lo que decía mi tío Alejandro: «Cuantas boludeces se dicen en el nombre de Dios», a lo que agregaba: «pero hablan de Dios».

Algo parecido a lo que decía también Oscar Wilde, que indicaba algo así como «No importa que hablen, mal, sino que hablen de mí». Parece ser, por lo que se ha visto a lo largo del tiempo, que la estrategia de confrontación, la de buscar el choque, la de conjugar la crítica con la denigración y ahora el nefasto acuerdo con el Frente Amplio para votar el inconstitucional artículo 15, le ha venido saliendo bien a ese Diputado. El uno y otro caso ha logrado la atención para promover su anunciada precandidatura del Partido Colorado y la prensa se hizo presente en forma masiva en la Convención (no para cubrir el abordaje de los dos proyectos de reforma constitucional que son de real importancia), para ver como «se sancionaba», «cuestionaba» o incluso, como impulsaban algunos exaltados que habían entrado en el juego «expulsar» al personaje.

El resultado de la Convención fue por un lado un falso triunfo para los que impulsaron una declaración que conjugaba el apoyo a los Diputados colorados que se opusieron a votar el inconstitucional Artículo 15 y con un rechazo al disidente (con nombre y apellido). La verdadera victoria, pese a la condena, fue la del Diputado que impulsó la polémica: logró que el tema de discusión y de títulos en la prensa fuese su cuestionamiento. Salió entonces victorioso de su estrategia para hacer visible su persona, su grupo y su pretendida candidatura para las internas. Los Colorados que vimos su estrategia votamos en contra.

Muchos no vieron la estrategia y se prestaron en forma inocente a la jugarreta de marketing político. Lamentablemente, para el Partido y para la gente, no se abordaron los temas verdaderamente importantes: los proyector de reforma constitucional contra la bancarización obligatoria y de eliminación de los impuestos a jubilaciones y pensiones. La verdad, me dan ganas de volver al ruedo político para que el Partido y el país puedan tener un futuro mejor.

 

Por Edgardo Martínez Zimarioff
Edi. Exterto en coaching
Fuente: Semanario Opinar

La ONDA digital Nº 8289 (Síganos en Twitter y facebook) 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: