Las reuniones extra estatutarias del Frente Amplio

En la nota de la semana pasada planteábamos algunos problemas del Frente Amplio. Uno de ellos es la falta de dirección, donde las distintas organizaciones de la orgánica no tienen adecuada representatividad. Otro tema surge porque las principales figuras del FA, los líderes principales, los que salen todos los días en los medios de comunicación, no asisten a ninguna institución de la orgánica del FA.

Somos partidarios de la coalición y movimiento, pero no puede haber 35 sectores políticos. Tampoco las bases, representadas por los comités de base, pueden tener la mitad del Plenario y de la Mesa Política. Este tema de la orgánica del FA no es nuevo. Seregni como presidente del FA, intentaba buscar acuerdos entre los principales sectores políticos, conformando una especie de Mesa Chica donde concurrían los líderes de dichos sectores.

Cuando Tabaré Vázquez era el Presidente del FA, en lugar de una mesa chica, se generaba la reunión de los cabezas de lista. Allí concurrían Tabaré Vázquez como Presidente del FA, José Mujica por el Movimiento de Participación Popular, Reinaldo Gargano por el Partido Socialista, Marina Arismendi por el Partido Comunista, Rodolfo Nin Novoa por la Alianza Progresista, Danilo Astori por Asamblea Uruguay y Alberto Couriel por la Vertiente Artiguista. Allí se analizaba la realidad nacional, se debatía, se negociaba y se acordaba. Sin duda era más fácil porque estábamos en la oposición.

Pero nos encontrábamos con frecuencia, estudiábamos los problemas y si había diferencias no aparecían en los grandes medios de comunicación. Esto con independencia de que salvo Tabaré, todos estábamos en el Senado. Pero los cabezas de lista veíamos temas distintos a los parlamentarios. Eran reuniones extra estatutarias, pero le ayudaban enormemente a Tabaré Vázquez a conducir al FA.

Algo parecido a esas reuniones de los cabezas de lista se puede conformar en la actualidad. Javier Miranda, como presidente del FA puede armar reuniones, por ejemplo, mensuales con los dirigentes representativos de los sectores políticos. Dichas reuniones las presidiría Miranda y concurrirían: José Mujica por el Movimiento de Participación Popular, Danilo Astori por Asamblea Uruguay, Mónica Xavier por el Partido Socialista, Juan Castillo por el Partido Comunista, Raúl Sendic por la lista 711, Constanza Moreira por Casagrande, Rafael Michelini por el Nueva Espacio, Oscar de los Santos por la Alianza Progresista, Enrique Rubio por la Vertiente Artiguista, Luis Puig por el Partido por la Victoria del Pueblo, Macarena Gelman por el Ir y Darío Pérez por la Liga Federal. No habría suplentes.

Se trata de un acuerdo político que es extra estatutario, porque hay enormes dificultades para modificar los estatutos dada la elevada exigencia de 4/5 del Plenario para dichos cambios. Los estatutos se deben modificar pero no es sencillo. Mientras tanto, estas reuniones extra estatutarias le ayudarían mucho al FA al análisis de los temas centrales, a debatirlos internamente, a negociar cuando sea necesario y llegar a acuerdos imprescindibles. Ayudarían no sólo a la presidencia de Miranda, sino a todo el Frente Amplio y, sin duda, se limitarían las disputas actuales por los medios de comunicación.

Le ayudaría no sólo a la orgánica del FA sino también a la bancada parlamentaria que en la actualidad presenta dificultades por la falta del voto 50 en la Cámara de Diputados. Pero también le ayudaría al gobierno, al Poder Ejecutivo y a la propia Presidencia de la República. Se facilitaría enormemente la relación Frente Amplio, bancada parlamentaria y Ejecutivo. Y sobretodo, mejoraría sensiblemente la relación fuerza política y gobierno. Sin duda el mayor poder lo seguirá teniendo nítidamente el Poder Ejecutivo, pero la orgánica tendría más facilidades para apoyarlo, orientarlo e inclusive controlarlo cuando ello fuese necesario.

Este tipo de reunión extra estatutaria facilitaría una nueva y mejor dirección del FA, un mejor relacionamiento interno y especialmente no aparecerían todos los días en los medios de comunicación diferencias internas y declaraciones de dirigentes políticos que son amplificadas por los medios que hasta pueden llegar a tergiversar las mismas. Lo nuevo, lo relevante es que estarían reunidos, juntos, mirándose las caras, los principales dirigentes del FA en la etapa actual.

Ello podría también facilitar los debates sobre temas centrales, que nunca se concretan en ninguna instancia de la izquierda uruguaya y que siempre terminan adoptándose las definiciones y decisiones, de aquellos que tienen más poder dentro del Poder Ejecutivo. Sería interesante también tomar temas que la izquierda nunca discute como la estructura de poder, la influencia de los grandes medios de comunicación y su concentración, el poder de las inversiones directas extranjeras, y así sucesivamente.

Sería un ámbito muy adecuado para evaluar los resultados de un estudio técnico sobre las causas del descontento en la sociedad uruguaya y, en especial, entre los frentistas. Otro tema sin duda muy limitadamente discutido es el de la política macroeconómica, sus efectos productivos y sociales, la ortodoxia y la heterodoxia, y sus distintas repercusiones.
Los organismos estatutarios seguirían funcionando pero esta nueva instancia enriquecería los análisis, ayudaría a la unidad, mejoraría sensiblemente la relación gobierno con la fuerza política, le otorgaría más poder al FA y sobretodo se podría pensar en una nueva dirección, que le dé más cercanía con la sociedad civil y con las distintas organizaciones sociales.

Es una propuesta que puede tener sus variantes, pero sería muy relevante analizarla cuanto antes, dada la lejanía con las organizaciones sociales, las actuales limitaciones de la fuerza política en sus diálogos con el Poder Ejecutivo, y ojalá pudiera ayudar a un cambio generacional tan necesario en la actualidad.

Por Alberto Couriel
Economista y ex senador

La ONDA digital Nº 825 (Síganos en Twitter y facebook) 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: