Nin Novoa: Ante una crisis como la venezolana, nuestra labor es evaluar los hechos

Miércoles 10, interpelación del diputado colorado Ope Pasquet (Partido Colorado), sobre la situación de Venezuela, al canciller Rodolfo Nin Novoa. | “Uruguay está comprometido con la resolución pacífica de las controversias y con el pleno respeto del derecho internacional, con el diálogo como vía de resolución de los problemas políticos de los países”, afirmó Nin Novoa en su intervención.

“Rechazamos todo intento de intervención en los asuntos internos de otros estados, tanto en la forma extrema de la intervención militar como en otras modalidades de injerencia, como presiones económicas o de otra índole”, enfatizó.

Sobre la situación de crisis en Venezuela, dijo que “el accionar de Uruguay siempre estuvo pautado por sus principios”. En este sentido, detalló el respeto a la separación e independencia de los poderes del estado, al normal desarrollo de los procesos democráticos y a la defensa de los derechos humanos y de las libertades civiles y políticas.

MOCIÓN APROBADA  POR MAYORIA /Ante las explicaciones dadas por el Canciller de la República, Sr. Rodolfo Nin Novoa, en virtud de la interpelación realizada en el día de la fecha respecto a la situación por la que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela, la Cámara de Representantes resuelve:
Respaldar las actuaciones del Gobierno Nacional en las que se busca no aislar a Venezuela, defendiendo los principios emanados del Derecho Internacional de autodeterminación de los pueblos, apostando al diálogo como salida a los conflictos y rechazando todo tipo de violencia.

Realizar un llamado al conjunto de instituciones internacionales a respectar el derecho internacional y la soberanía de Venezuela, y a no fomentar intentos de desestabilización ni promover actos de injerencia.

Rechazar la actitud que ha venido desarrollando en este tema la Organización de Estados Americanos en la figura del Sr. Secretario General, Dr. Luis Almagro Lemes, con su reiterado intento de aplicar las disposiciones que emanan de la Carta Democrática Interamericana, sin contar para ello con un mandato expreso del Consejo Permanente de la OEA.

Por último, convocamos a desarrollar plenamente las herramientas del diálogo político y los buenos oficios para lograr superar las diferencias existentes.

“Nuestra historia y nuestro itinerario nos hacen proclives a la mesura, a la moderación; esa es la aportación grande que el Uruguay tiene el deber de hacer en esta hora de dolor para Venezuela”, sostuvo.

“Nos importa y nos duele Venezuela, pero es un árbol, no es el bosque de nuestra política exterior, y rara vez se ha interpelado a la Cancillería por otros árboles, incluso cuando la tragedia ha sido de una dimensión más sobrecogedora”, subrayó.

Manifestó: “Es un asunto que aflige, porque queremos y respetamos a la Venezuela de siempre, que recibió y protegió a nuestros compatriotas perseguidos por la dictadura mucho antes de la etapa bolivariana”.

“La Cancillería lleva adelante una práctica de consulta permanente a partidos políticos y organizaciones sociales”, expresó, al manifestar su sorpresa por haberse enterado por un diario de esta instancia.

El ministro repasó los hitos que desde 2014 llevaron a la actual situación y los comunicados emitidos por Uruguay, respecto a su posicionamiento, desde ese momento. “En todos los casos, Uruguay ha exhibido una política exterior basada en el llamado a la solución pacífica del conflicto a través del diálogo entre las partes, el cese de la violencia, el pleno respeto de los derechos humanos y la necesaria vigencia del Estado de Derecho”, dijo.

Además destacó “el respaldo a la continuidad de la participación de Venezuela a nivel de los foros regionales y subregionales en la medida compatible con los marcos normativos vigentes, en el entendido de que el diálogo político a nivel de estos foros de concertación regional es el espacio más idóneo para colaborar en la búsqueda de una salida pacífica y democrática a la crisis multidimensional que atraviesa dicho país».

“No somos indiferentes al sufrimiento de la población. Es deber y responsabilidad de nuestra región involucrarnos, en el marco de posicionamientos y consensos regionales, para aplacar la radicalización que tiene lugar en Venezuela, teniendo siempre presente, al mismo tiempo, el irrestricto respeto al principio de no intervención en los asuntos venezolanos”, resaltó.

“Ante una crisis como la venezolana, nuestra labor es evaluar los hechos y marcar posición a la luz de los objetivos y compromisos asumidos a nivel regional e internacional y de acuerdo al ordenamiento jurídico correspondiente, priorizando una estrategia basada en el diálogo, la cooperación y los buenos oficios”, dijo.

“El papel de este canciller es conducir, junto con el presidente de la República, la política exterior del Uruguay», concluyó. 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: