ASFAVIDE: un paso adelante

La seguridad está instalada en la agenda uruguaya a partir de trágicos eventos ocurridos días pasados. Una situación que llevará al ministro Bonomi a una nueva interpelación con pedidos de renuncia y anuncios de disolución de cámaras con elecciones anticipadas que todos saben no va a ocurrir. Anuncios que disparan la temperatura de una realidad que juega con las sensaciones al punto de abonar a su percepción negativa como si con eso se ganaran votos. Parece que fue ayer que tuvimos el acto eleccionario que consagró el tercer gobierno consecutivo del Frente Amplio y donde Bonomi fue duramente cuestionado por las políticas de seguridad ganando ampliamente la batalla (su lista, la 609, fue la más votada y Bordaberry, el gran derrotado de esa instancia).

Sin embargo el Senador, -gozando de mala memoria o maliciosa intención- arremete nuevamente contra el Ministro a espaldas de la trágica muerte de ciudadanos a manos de la delincuencia. Con ese respaldo institucional, algunos se expresan con las mismas consignas e impulsan marchas y se movilizan en favor de mayor seguridad. Acciones Perro- lad.comprensibles y atendibles que se contraponen con otros colectivos que parecen atravesar un estadio superior y en lugar de centrar su accionar en el mero reclamo, se propusieron -con éxito- en ser disparadores de iniciativas que empiezan a concretarse gracias a su trabajo. Van un paso adelante, marcando el camino…

Abriendo caminos
“…queremos compartir que sin duda estamos en la búsqueda de un Uruguay menos violento… de no mas impunidad.. de procesos que nos visibilicen, de una prensa que no nos maltrate ni nos convierta en victimas del dolor una y otra vez.

Pero también decirles que ASFAVIDE ya recorrió desde el 2012 calles y calles con pancartas… el Palacio Legislativo era como nuestra segunda casa.. sabían que lo bordeamos con lazos negros?, que luchamos por la ley de reparación y la conseguimos?

No eramos eco de nadie.. y aprendimos que hay otros caminos para recorrer, porque no es solo manifestarnos contra la inseguridad, es también proponer alternativas…

Creemos que desde el dolor y la soledad crecimos y hoy por ello podemos recorrer otros caminos-

No participamos de la marcha de hoy, la comprendemos porque las hemos hecho una y mil veces.. pero pensamos y sostenemos que la lucha no debe ser por mas seguridad.. sino por menos impunidad, por la vida! y por terminar con la violencia en todos sus aspectos, en todos!

Nosotros también decimos y compartimos NI UNA MENOS NI UNO MENOS… para ello estamos construyendo alternativas… ya las iremos compartiendo. Abrazo solidario!”

Así posteó en su muro de la red social facebook el colectivo de ASFAVIDE su reacción ante una nueva convocatoria a marchar por la seguridad. Su ausencia no pasaría inadvertida para muchos actores que ven en la misma una forma distinta de encarar la problemática sin ruidos mediáticos.

Es muy difícil interpretar con claridad los sentimientos de quienes han padecido una desgracia personal o familiar y reaccionan impotentes ante la violencia. Visto desde otro lugar resulta demasiado fácil emitir cualquier juicio, por eso es que asumimos como propias expresiones que no son nuestras y sí de quienes como ellos, sufren a diario las ausencias producidas por el accionar delictivo.

Ese conjunto de padres, madres, hermanos y amigos han transitado muchas calles, portado muchos carteles y fotografías de quienes les acompañarán siempre en esa forma pues sus vidas fueron arrebatadas sin sentido. Ellos y solo ellos pueden decir y hacer con propiedad cuando se habla de vidas robadas por el delito.

Ese camino recorrido por ese colectivo ha sido un camino virtuoso, empedrado por tramos pero sólidamente transitado por quienes tenían -tienen- claro su destino. Les impulsa el amor en lugar del odio, un amor que sustituye las ausencias hasta hacerlas presencia viva en el recuerdo y el hacer cotidiano. Construyen un relato, y con él, una forma de sanación propia que quieren compartir con otros.

Nada ni nadie les devolverá lo perdido, nada ni nadie les impedirá ayudar a que otros sufran lo que ellos; nada ni nadie les sustituye ese sentimiento de generosa entrega que obtienen alcanzando pequeños logros que se irán sumando hasta alcanzar uno mayor en favor de las víctimas.

No reclaman renuncias, en cambio, trabajan junto a los “renunciables” para obtener resultados; no buscan venganza sino justicia; no quieren para otros lo que ellos padecieron y sufren cada día. Es así que puede decirse sin temor a equivocación alguna, que han atravesado un portal imaginario, ingresando en una dimensión donde la fuerza oculta de sus víctimas les guía y acompaña para hacer cosas que los trasciendan.

Lejos de pedir castigos, ofrecen la otra mejilla no como una mera sumisión o entrega sin pelear, porque esa actitud les enaltece al punto de aumentar la altura de su respuesta a extremos impensados, donde obtienen la mejor devolución posible. Una especie de trama restaurativa donde el dolor muta con efecto sanador y obtiene un resarcimiento de parte de quien infringió el daño.

Solo el amor perdido -presente en ese trabajo silencioso- puede explicar que una madre que perdió a su hijo víctima de una rapiña concurra cada semana a una cárcel a hablar con presos y advertirles que hagan uso efectivo de una segunda oportunidad que su hijo no tuvo. Y si será efectivo ese camino que empieza a recoger frutos y adeptos en la figura de otros compañeros del mismo colectivo que empiezan a acompañarle en la misión.

No salen con estridencias, no piden renuncias, no salen en cámaras, no cortan calles ni portan pasacalles, no hacen marchas ni contra marchas.

Esos caminos ya los recorrieron. Sin falsa modestia invitan a caminar juntos, a modo de atajo, aprovechando su experiencia reclamando justicia y respuestas de una manera distinta. Aceptando las diferencias, compartiendo sus historias y trabajando juntos “para terminar la violencia en todos sus aspectos…”

el hombre acompañó la marcha ,
el perro, la consigna...

La ONDA digital Nº 791 (Síganos en Twitter y facebook)

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: