Enconada resistencia a la dictadura liberticida

La enconada resistencia a la dictadura militar liberticida que asoló a nuestro Uruguay durante casi doce largos años constituye el crucial disparador temático de “Los militares antigolpistas- una opción ética”, del periodista e investigador Miguel Aguirre Bayley.

Este libro, que fue publicado por Ediciones de la Banda Oriental, reúne testimonios de militares constitucionalistas que se opusieron al golpe de Estado y pagaron su acto de dignidad con persecución, expulsión, pases a retiro compulsivo y, en algunos casos, también cárcel y tortura.

Los aportes contenidos en este trabajo comportan valiosos insumos para la reflexión colectiva, en tanto recrean acontecimientos que marcaron el itinerario histórico del país durante la segunda mitad del siglo pasado.

Las narraciones, que son formuladas y explicitadas en primera persona, dan cuenta de peripecias traumáticas que tuvieron como protagonistas a militares que respetaron a rajatabla el juramento de fidelidad a la Constitución y la Ley.

MILITARES ANTIGOLPISTASPor supuesto, esta actitud de rebeldía los transformó en una suerte de “enemigos” de la camarilla golpista que se apropió poder el 27 de junio de 1973, luego de un dilatado período de agudo deterioro de las instituciones que abarcó toda la década del sesenta y el comienzo de la del setenta.

En el segundo capítulo de esta obra, cuya lectura resulta fundamental para la comprensión del conjunto, el general ® Juan Antonio Rodríguez ensaya un tan minucioso como relevador contexto histórico, que se adentra en las reales causas de la ruptura institucional.

Ese trabajo de recreación colisiona radicalmente con el discurso oficial instaurado durante décadas por la derecha y por el núcleo más reaccionario de las Fuerzas Armadas que, a más de cuarenta años de los acontecimientos, sigue atribuyendo el golpe únicamente al enfrentamiento entre la guerrilla y los militares.

En efecto, este tramo del libro corrobora que el quiebre institucional, que realmente estaba en preparación diez años antes de su concreción material, tuvo claras connotaciones geopolíticas vinculadas al enfrentamiento entre bloques ideológicos en el marco de la guerra fría.

No en vano el arrasamiento del orden constitucional en Uruguay coincidió con sendos golpes de Estado en Brasil y en Argentina, que continuaron luego con el asalto al poder suscitado en el Chile gobernado por el socialista Salvador Allende.

Por entonces, Uruguay fue otro territorio de disputa por el poder. El golpe realmente se originó en la necesidad de detener el avance de las fuerzas progresistas representadas por el Frente Amplio y no de abortar las actividades del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, que, según el testimonio de los propios militares, fue derrotado un año antes, en 1972.

Esta afirmación es avalada incluso por documentos desclasificados del la CIA y del propio Departamento de Estado norteamericano, que fundamentan la verdadera génesis del régimen cívico-militar.

No obstante, el tramo sin dudas más sustancioso de esta obra es el capítulo tres, que reúne precisamente los testimonios de una docena de militares constitucionalistas que resistieron el arrasamiento de las instituciones.

En este largo segmento, que abarca de la página 17 a la 117, los protagonistas de estas historias reales recrean sus propias experiencias de resistencia a la prepotencia.

Narrando en primera persona y como si se tratara de largos soliloquios, los oficiales castrenses evocan sus propios orígenes, las circunstancias que devinieron en su vinculación al estamento militar y los conflictos que derivaron de su valiente confrontación con los golpistas.

Los relatos abundan en detalles sobre la interna militar, que comenzó a tensarse bastante antes de 1973, a medida que el país ingresaba en un clima confrontacional caracterizado por las movilizaciones gremiales, la represión y la violencia política.

No faltan, naturalmente, referencias a la denominada Corriente 1815 liderada por el coronel Pedro Montañez, al coronel Pedro Aguerre, al líder histórico del Frente Amplio, el general ® Líber Seregni, a los generales Arturo Baliñas y Víctor Lisandro, al coronel Carlos Zufriategui y hasta al capitán de navío Oscar Lebel, entre otros.

Este libro, que tiene un superlativo valor documental, reivindica a un puñado de militares legalistas que resistieron al autoritarismo y se pusieron del lado del pueblo sojuzgado por la dictadura liberticida.

“Los militares golpistas-una opción ética” es también un testimonio impregnado de realismo e intrínseca veracidad, que demuele las falacias instituidas durante décadas por la derecha más reaccionaria.

 

Por Hugo Acevedo
Periodista y crítico literario

La ONDA digital Nº 778 (Síganos en Twitter y facebook) 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: