Dejaron de fumar tabaco en los últimos 10 años

Las políticas antitabaco implementadas desde el primer gobierno de Tabaré Vázquez se reflejan en la salud de los uruguayos, 35 % de los cuales era fumador antes de 2005 y ahora solo 22,2 % de ellos mantienen el hábito. Estos porcentajes revelan que en una década casi 450.000 personas dejaron de consumir. Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas.

Uruguay fue el primer país de América Latina en ratificar el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y desarrolló diversas políticas contra este hábito que, incluso, le valieron un litigio presentado en estrados internacionales por la firma transnacional Philip Morris.

Entre las medidas de control de tabaco implementadas se incluyen el incremento en el precio de venta de productos del tabaco, las advertencias sanitarias en las cajillas de cigarrillos que ocupan 80 % de ambas caras y la implementación del convenio marco de la OMS ya citado. La normativa también prohíbe que existan varias versiones de la misma marca, tales como la plata o azul, y que se recurra a expresiones engañosas como “light” y “suave”. Asimismo, los prestadores de salud deben tratar la dependencia a la nicotina.

Esas políticas y otras como la prohibición de fumar en lugares públicos cerrados y espacios de trabajo, contempladas primero en un decreto presidencial y luego en una ley, incidieron en la conducta de la población, dado que desde que se implementan son muchos los ciudadanos que decidieron dejar de fumar.

La prevalencia de consumo de tabaco en Uruguay varió de 35 % de los casi 3,3 millones de habitantes que había en 2005 a 22,2 % en 2014, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas. Este descenso representa casi 450.000 personas que dejaron de fumar en 10 años.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) se fijó el objetivo sanitario para el quinquenio de disminuir al menos 20 % más esos valores, tomando el 22,2 % de la población como piso, es decir que confía en que en 2020 la población fumadora no supere 18 % del total.

La evidencia científica demuestra que el consumo de cigarrillos se asocia a enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer, enfatizó Jorge Basso, al encabezar en representación de Uruguay en Ginebra un encuentro de ministros en defensa de la salud de futuras generaciones y su derecho a vivir en un mundo libre de humo de tabaco. “Es nuestro deber informar sobre los reales riesgos de este hábito de fumar”, apuntó.

El compromiso en defensa de las futuras generaciones fue asumido en el marco de la 69 ° Asamblea Mundial de la Salud, que reunió la semana pasada a los 194 países miembros de la OMS, en la cual Uruguay realizó una convocatoria con el propósito de dar continuidad al esfuerzo internacional de lucha contra la epidemia mundial del tabaquismo al más alto nivel.

Una de las franjas etarias que más preocupan a las autoridades sanitarias es la comprendida entre los 45 y los 60 años, dado que es una población que ya adquirió el hábito de fumar. Hasta ahora son más hombres que mujeres los que fuman, pero los últimos datos revelan un crecimiento del consumo de tabaco en adolescentes mujeres, por sobre los hombres.

En cuanto a las acciones futuras, el Presidente Vázquez señaló el 24 de noviembre de 2015 que continuará implementando medidas en su lucha contra el consumo de tabaco, lo cual incluye el empaquetado plano y el ajuste al alza en los impuestos que se aplican al tabaco. Actualmente se está en etapa de análisis de la experiencia internacional en la materia.

Por otra parte, en su discurso ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, 29 de setiembre de 2015, Vázquez aseguró que el cáncer cuesta anualmente a América Latina unos 4.500 millones de dólares anuales. Subrayó en esa ocasión que el cáncer de pulmón es una enfermedad prevenible y que, diagnosticada a tiempo y tratada adecuadamente, es curable. De todas formas consideró que en caso que se siga como hasta ahora “matará a más personas que la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)”.

Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en julio de 2015, el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, de las que más de 5 millones son consumidores del producto y más de 600 000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. Asimismo, casi el 80 % de los mil millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos bajos o medios.

 

Informe 

Fuente de la web de la presidencia

La ONDA digital Nº 771 (Síganos en Twitter y facebook)

  

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: