El Uruguay de hoy

Analizar el Uruguay de hoy, en un mundo globalizado, requiere necesariamente una muy breve presentación de la situación mundial. Existe una clara competencia entre EE UU y China. Hoy claramente en el plano comercial y se inicia en el plano financiero. Estamos muy lejos de competencia militar y China no pretende exportar su modelo económico, político y social, como durante la guerra fría lo deseaba la URSS. Para la América del Sur esta competencia no es menor, porque China es el primer comprador comercial, empieza a jugar financieramente y realiza importantes inversiones directas en algunos de nuestros países. Por ello la unidad de la América del Sur es imprescindible para las negociaciones con China y con EE UU.

La actual situación económica internacional influye sobre los países de la región a través de una menor demanda externa, que es una de las causas principales de la baja de los precios internacionales de nuestros productos de exportación. En EE UU, se inicia una etapa de aumentos de las tasas de interés lo que repercutirá en los movimientos de capitales, desde la región hacia el norte. Para Uruguay a esta baja de los precios de exportación se agrega las situaciones de recesión en Brasil y de dificultades económicas en Argentina.

AlbertoCouriel1En el plano internacional Uruguay mantiene una muy buena imagen. Nos ubicamos entre los países con democracia plena, el único en la América Latina; los gobiernos del FA garantizan las libertades básicas en busca de mayor igualdad; aseguramos el pago de los servicios de la deuda externa, más algunas guiñadas del equipo económico a los organismos financieros internacionales, nos mantiene con muy buena nota en el sistema financiero internacional; en esta coyuntura se agregan el conocimiento del Uruguay por las notables actuaciones futbolísticas de Luis Suarez y la formidable acogida del Pepe Mujica en el exterior.

La situación política actual se caracteriza por fuertes controversias, especialmente por el tema de Ancap, entre el FA y los partidos de la oposición y en la interna del FA. Los partidos de la oposición hacen declaraciones muy agresivas contra el gobierno del FA. Esto limita los acuerdos políticos que requiere la democracia uruguaya y dificulta los imprescindibles diálogos interpartidarios. El partido Nacional se olvido de su eslogan por la positiva y desde inicio del nuevo gobierno actúa como si estuviéramos en plena campaña electoral. Subordina claramente los intereses nacionales a favor de posibles avances electorales en el futuro. Carentes de ideas programáticas, no tienen ojos para mirar las mejoras ocurridas en el país en los últimos 10 años.

El partido Colorado, el histórico partido de gobierno, vive una de sus crisis más profundas con muy malos resultados electorales. Se obliga a declaraciones muy agresivas para no alejarse de las posiciones del partido Nacional. La mayor novedad en el sistema político es la presencia del partido Independiente en el senado nacional. Más opositor y más agresivo que los partidos tradicionales. No parece un partido social demócrata, como lo desea. No da pistas de diálogo, de acuerdos, de alianzas, de apoyos necesarios para atender los intereses nacionales. Una verdadera decepción por su lejanía ideológica, por lo que podría contribuir al régimen democrático uruguayo.

El Frente Amplio, cumpliendo sus 45 años, con su tercer gobierno nacional y sexto gobierno departamental de Montevideo, vive una de sus peores etapas históricas, solamente superada por el desgajamiento del partido por el Gobierno del Pueblo de Batalla y la Democracia Cristiana en 1989. Las polémicas públicas se mantienen con calificaciones desconocidas en su historia y los medios de comunicación, aprovechan la oportunidad para vender más y jugar políticamente, multiplicando y profundizando las distintas declaraciones de altos dirigentes frentistas y de aquellos con menor representatividad y menor prestigio. Se da una puja interna, donde importan más los sectores que el Frente en su conjunto.

Y esto sin duda afecta la unidad, el valor más relevante de la izquierda nacional. La orgánica del FA no tiene ámbitos para debatir y decidir con seriedad. Tal vez, las elecciones para designar el futuro presidente de la fuerza política permita iniciar un proceso de renovación para superar estas dificultades. Las controversias y los debates internos, con los respetos requeridos son sanos. Pero hay una especie de monopolios en algunos temas, como los económicos, donde el equipo económico manda, no dialoga internamente y a veces funciona en forma prepotente.

Nunca se discutió la política macroeconómica ni la prioridad de sus distintos objetivos; las causas de la inflación, ya que en el caso uruguayo la demanda no es la causa central de la misma, como lo sostiene el equipo económico; la influencia del tipo de cambio sobre la competitividad, la necesidad de una estrategia de desarrollo, la evolución permanente de la reforma tributaria y así sucesivamente. Que esta prepotencia no se traslade a otros ámbitos. Las diferencias internas explicitadas a través de los medios de comunicación y explotadas por estos, generan un enorme desconcierto tanto en la militancia como en las bases frentistas. Los descontentos son múltiples y pueden tener diversas causas, pero sin duda estas polémicas públicas juegan un papel relevante.

Para los que vivimos directamente la fundación del FA, nos duele porque pone en tela de juicio las posibilidades futuras de continuar la enorme tarea de transformaciones del país, de los cambios estructurales, para alcanzar dentro de los principios democráticos mayores niveles de igualdad económico-social, de género, de razas y etnias, y las de carácter generacional tan necesarias en la etapa histórica que estamos viviendo. El Uruguay de hoy en el plano económico será objeto de notas futuras.

 

Por Alberto Couriel
Economista y ex senador

La ONDA digital Nº 756  (Síganos en Twitter y facebook) 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.

Más del Autor: