Presione aqui para ver el pronóstico meteorológico de Montevideo

El sistema político se mueve ante
la posibilidad de un verano caliente

por Raúl Morales

El presidente de la República, doctor Jorge Batlle, llegó de su vista a la República Dominicana, se reunió con el único socio de su gobierno, el doctor Julio María Sanguinetti (Foro Batllista- Partido Colorado), y anunció que en esta semana se reunirá con su ex socio, el nacionalista Luis Alberto Lacalle (Partido Nacional) y su máximo adversario político, el doctor Tabaré Vázquez (Encuentro Progresista- Frente Amplio).

El alcance de esta movida política se verá con el transcurrir de los días, pero sin duda está signada por la profundización de la crisis del país, que se encuentra al borde del default total, por la inmediata reapertura o no de los cuatro bancos suspendidos y por la doble movida política - no coordinada-, de Lacalle, quien se fue del gobierno, y de Vázquez que anunció su disposición a ayudar al Poder Ejecutivo en temas como la crisis bancaria y la reprogramación de la deuda externa.

Esta nueva actitud de Batlle, la de conversar con Vázquez, también se desata en medio de rumores muy poco creíbles, como es su posible renuncia a la Presidencia. Este rumor, que no partió de la oposición de izquierda y que no tiene propietario visible (tampoco tiene prensa), se vio fortalecido porque durante la ausencia del Presidente, el vicepresidente de la República y Presidente interino, Luis Hierro López, se reunió con la bancada de senadores del EP-FA, en la sede del edificio Libertad. Incluso el rumor se acrecentó cuando Batlle, al bajar del helicóptero que lo traía a territorio nacional, se mostró sorprendido por la reunión de Hierro con los senadores del progresismo. Sorpresa que después se relativizó, cuando desde el gobierno se hizo correr la información de que durante un almuerzo entre Batlle y Hierro, el primero le habría dicho que estuvo bien en concretar esa reunión.

Batlle también está sufriendo ataques de viejos aliados ideológicos como son los del contador Conrado Hughes y del doctor Ramón Díaz, quienes lo critican ácidamente porque no dejó fundir, como se lo pedía el FMI, a los cuatro bancos suspendidos. Los dos exponentes más combativos del neoliberalismo uruguayo le han dicho al Presidente, a través de los medios de comunicación, que el nuevo banco que surgiría de la fusión de los suspendidos no es viable y que en poco tiempo se volvería a plantear una crisis aún más profunda. Incluso Díaz escribió que la creación del nuevo banco, que se basa en una iniciativa de AEBU, el sindicato de los trabajadores bancarios, "va a expulsar en breve plazo a los bancos sanos (para) quedarnos con los enfermos", agregando que "las casas matrices de los bancos internacionales sin duda pensarían, de concretarse esa posibilidad, que borrar a Uruguay de sus mapas es la manera más provisoria de evitar una pesadilla que amenazaría con volverse interminable".

Estas señales de Díaz, un prestigioso abogado vinculado estrechamente a la gran banca internacional, parece ser que ya fueron escuchadas por los bancos extranjeros, que se niegan a participar en la construcción de un seguro de paro, hoy inexistente, para los trabajadores bancarios (unos 1000), que quedarían en la calle en la próxima semana, debido a que la reapertura de los bancos suspendidos es con reducción de personal.

Por su parte el doctor Tabaré Vázquez ha marcado un nuevo talante en la izquierda, quien hasta su nueva propuesta se debatía entre empujar para que Batlle renunciara o llamara a elecciones parlamentarias o seguir acumulando, sin estridencias institucionales, con miras a 2004. Ahora Vázquez se muestra abierto para dialogar con el gobierno, aunque prefiere que los acuerdos, de haberlos, se logren a nivel parlamentario, para obligar a que el Partido Nacional tenga que definirse ante cada propuesta en concreto. De esta forma el EP-FA trata de eludir la posible trampa de que las resoluciones de Batlle queden, ante la opinión pública, como recibiendo solo el apoyo de su fuerza política. Junto con esto Vázquez profundiza sus relaciones con el Nuevo Espacio, con la intención de crear una nueva mayoría electoral, que tendrían un primer nivel de acuerdos antes de fin de año.

En las próximas horas el país y el sistema político se plantarán ante la cruz de los caminos: o hay acuerdo interpartidario donde todos paguen el costo político, o el gobierno reconstruye la gobernabilidad con el viejo socio, el Partido Nacional.

Como los pingos recién están en las gateras, no se puede adelantar mucho más. De lo que todos estamos seguros, es que los uruguayos vamos a vivir horas muy difíciles, donde muchos compatriotas quedarán atrapados ante la más terrible de las disyuntivas: el asentamiento irregular y la desocupación o el aeropuerto para emigrar. Por algo el doctor Julio María Sanguinetti dijo que "la situación es dramática" y que en materia de bancos "no se podrá conformar a todos".

Tendremos un verano caliente, sin duda. Más si tenemos en cuenta que el ministro de Economía, Alejandro Atchugarry, dijo en el parlamento que a principios del próximo año habrá un nuevo ajuste en las tarifas de UTE y en el precio de los combustibles. LA ONDA® DIGITAL


Contáctenos

Archivo

Números anteriores

Reportajes

Documentos

Recetas de Cocina

Marquesinas


Inicio

Un portal para y por uruguayos
URUGUAY.COM

© Copyright 
Revista
LA ONDA digital