Del 4/12/00  al  17/12/00
Montevideo Uruguay


Portada                     

La larga marcha del cine uruguayo (III)
Presente, acaso con futuro

por Oribe Irigoyen

El año 1986 fue clave para el cine nacional. Marcó el inicio de un nuevo proceso y un real cambio en la materia. A partir de ahí se concreta cierta osatura en la producción audiovisual y su continuidad, como para ser optimista con respecto a una creciente presencia de imágenes uruguayas reflejando el país. Claro, se trata de una marcha que se sabe dura y difícil.

El retorno a la democracia en 1985, y el año transcurrido de acomodo correspondiente, muestran que la sociedad uruguaya y el propio mundo han cambiado. Existen nuevas condiciones materiales y espirituales que se traducen en significaciones inéditas - el mismo concepto de audiovisual se amplía - y sensibles cambios:

a) - En el mundo de la tecnología actual, el auge, la popularidad y el equipamiento cada vez más sofisticado del video como medio audiovisual, propone una muy amplia gama de posibilidades informáticas de comunicación y arte. Junto con eso, reduce en forma muy sensible los costos de producción y de medios técnicos - el original puede ser corregido y usado numerosas veces, las cámaras y otros implementos son cada día mejores y más baratos, etc. -.

b) - Para los técnicos y artistas uruguayos, esa de algún modo bendición económica, que abre camino a la práctica m s continuada y a un dominio cada vez mayor del medio expresivo, está acompañada de otros factores importantes. El retorno de realizadores y técnicos exiliados con probada experiencia ( Jacob, Tournier, Mussitelli, Handler, etc. ) se une a la formación de nuevas generaciones de cineastas, titulados en la producción publicitaria, el trabajo profesional, el aprendizaje en escuelas de cine o no ( Schroeder, Casacuberta, Arsuaga, Bayarres, Ameglio, Dotta, Rodríguez Castro, Flores Silva, Buela, etc. ).

También a partir de 1986 se procesa un cambio de mentalidad en los cineastas nacionales. Ya no se trata de atrincherarse detrás de las dificultades. Ahora se percibe una osada y astuta mentalidad en la estrategia económica de los realizadores en la búsqueda de sponsors, de ayudas del exterior, etc. De igual modo, el contexto social se modifica: aparecen la Escuela de cine de Cinemateca Uruguaya para la formación de artistas y técnicos, cursos de cine en universidades privadas, colaboraciones económicas de fundaciones privadas, etc. Se crea el INA oficial ( Instituto Nacional de Audiovisual), operan el FONA ( Fondo Nacional ) y el Fondo Capital de la Intendencia de Montevideo, organismos de apoyo a la producción audiovisual y en cierta medida de ayuda económica. Por último, está en danza en el parlamento, en torno a un proyecto de ley de derechos de autor, alguna intención de ley de fomento al cine nacional, que saldrá o no.

En ese marco, según consigna Ricardo Casas en su libro Diez años de video uruguayo, la producción de audiovisuales uruguayos alcanzó un total de 328 videos de producción independiente entre 1986 y 1996. No fue considerada entre ellos la producción profesional para la televisión ( las series "Fin de siglo", "Naturaleza viva" u otras), la publicidad de diversa ¡índole o los trabajos de apoyo a la enseñanza.

Una producción robusta, esos 328 videos, que comprende largometrajes, medio, corto y muy cortometrajes ( ficción, documental, obras experimentales o de arte, video-clips, etc. ) y que se completa con 52 videos independientes presentados en 1999 al Espacio Uruguay de Cinemateca Uruguaya, de los que fueron seleccionados 28 para su exhibición, en el registro de una realidad cierta y en desarrollo con respecto a un posible cine nacional.

Cierto, los uruguayos pueden rodar en video con cierta frecuencia y emprender obras ambiciosas, los costos son accesibles. Pero con lo que no cuentan todavía es con la posibilidad comercial de difusión de su obra. No existen en el Pals circuitos de exhibición de videos que permiten resarcir los gastos de producción.

La historia del cine uruguayo todavía está a mitad de camino, o menos, en materia de posibilidades económicas y con mucho camino por recorrer. LA ONDA® DIGITAL 


Inicio       Portada

© Copyright  Revista LA ONDA digital
Diciembre 2000

laonda@adinet.com.uy