(1921-2010)
Sobre Amanda Berenguer
por Washington Benavides

Lo dijo en su homenaje Hugo Achúgar, Director de la Dirección Cultural del MEC, hemos perdido en poco tiempo un grupo de admirables escritores: Mario Benedetti, Idea Vilariño, Salvador Puig, y ahora Amanda Berenguer.- Y es así.

 

Esta poeta excepcional comenzó su trabajo en 1945 con "Elegía por la muerte de Paul Valery”. Pero es a partir de su libro "El río" (1952) que comenzará una producción, siempre ascendente y de inagotables búsquedas: "Contracanto" (1961), "Quehaceres e invenciones"(1963). Libros éstos, saludados fervorosamente por la mejor crítica. Ángel Rama, a propósito de este ultimo título nos dice: "los once poemas que abren este libro, de los mejores que ha escrito Amanda Berenguer y de los momentos más auténticos y audaces de la lírica uruguaya (…)".

 

Los libros siguientes:"Declaración conjunta" (1964) y "Materia prima" (1966), fueron definidos por Enrique Fierro "como arriesgada aventura de rechazo y destrucción del mundo tradicional". En 1980 publica "Poesía", una recolección de todo lo editado (menos los tres primeros), a éste sumará "El tigre albatetario" (1972-79) y "Conversación habilitante y derivados" (1976-78); sumará un disco trasgresor "Dicciones" y otro libro de poemas ""Identidad de ciertas frutas" (1983).- Y así llegaremos a su libro fundamental "La Dama de Elche" (1987) donde, tal vez concentre, la poeta, toda su vertiginosa carga de novedad y descubrimiento.

 

A este libro/cúspide, sucederán, ininterrumpidamente:"Los signos sobre la mesa". En 1995 surgirán dos nuevos libros:"La botella verde" y  "El pescador de caña". Refiriéndose a su creación total Carina Blixen dirá:"los libros de Berenguer están pensados como una totalidad, como un proyecto que desborda la unidad del poema.

 

Desde "El río”, cada libro es, en principio, un todo en el que cada poema es un momento o un territorio particular de esa geografía global". Publicará en 1998 "L estranguladora", y en el 2002: "Constelación del Navío" que reúne su poesía  desde 1950 al 2002. Volumen excepcional por su contenido y por su porte majestuoso como "la constelación del navío".

 

Ejemplar compañera de otro grande de nuestra cultura, José Pedro Díaz, pasa "a lo claro" como dijera Joao Guimaraes Rosa del morirse.

 

En nombre de la mejor poesía uruguaya, invitamos a su lectura. Máximo homenaje a un escritor.

LA ONDA® DIGITAL

© Copyright 
Revista
LA ONDA digital