publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

¿Puede Europa vivir sin el gas ruso?

Share Button

Estados Unidos y la Unión Europea, liderada por Alemania, decidieron aislar económicamente a Rusia, aunque eso implicara reducir su dependencia del gas y el petróleo ruso.

La declaración del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, sobre la dependencia del gas y el petróleo ruso tuvo repercusiones en todo el continente: “Esta crisis ha sido un llamado de atención sobre este asunto”.

La crisis a la que se refiere es la anexión a la Federación Rusa de la península de Crimea, un hecho que suscitó el bloqueo comercial y económico al gobierno de Vladimir Putin por parte de la Unión Europea y Estados Unidos. Y eso incluye la reducción de la importación de estos recursos energéticos.

Fracking1

Pero toda acción tiene una reacción
El 70% por ciento del petróleo que exporta Rusia al mundo va a parar a Europa. Lo mismo ocurre con el gas –del que tiene inmensas reservas-: el 65% de su producción está destinada a los países de un continente que importa la mitad de la energía que consume.

 

 

En principio, si Vladimir Putin quisiera cerrar la llave y dejar a Europa sin el suministro de estos dos recursos fundamentales para su funcionamiento, podría hacerlo sin mayores problemas.

Sin embargo, no venderle ese gas a Europa, significa perder el 54% de los ingresos por exportaciones del país y algo más complicado: tendría que salir a buscar cómo financiar el 47% del presupuesto federal ruso que representan estas exportaciones, según informes publicados por los gobiernos de Rusia y de la Comisión Europea.

Con estas cifras en la mano, es posible que ahora Europa haya decidido “despertar” y buscar otras opciones.

Pero como todo cambio, no se puede hacer de la noche a la mañana. ¿Cómo podría vivir Europa sin los 130.000 millones de metros cúbicos de gas que importa cada año de Rusia? y ¿puede Estados Unidos suplir ese puesto y convertirse en el nuevo proveedor para el continente?

BBC Mundo repasa cuáles son las posibilidades de Europa ahora que, debido a la crisis en Crimea, se ha visto obligada a mirar otras alternativas en cuestiones energéticas.

Los grupos ecologistas se oponen a la extracción de gas mediante el uso del fracking/1, señalando que podría ser perjudicial para el subsuelo y el medio ambiente.

Una de las posibles razones por las que Europa “despertó” de su relación energética con Rusia podrían ser las cifras publicadas por el Centro Europeo de Estudios Políticos, liderado por Daniel Gros.

En un estudio difundido por varios medios internacionales, se revela que sólo el 6% del consumo total de energía del continente depende del gas. Sin embargo, no se puede cerrar esa puerta sin tener la otra abierta.

Además, países como Estonia, Lituania, Finlandia y Letonia dependen totalmente del gas que llega de Rusia.

Durante su visita a Bruselas el miércoles 14/03/14, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció un tratado comercial que permita la exportación de su país de gas de esquisto obtenida a través de la técnica de fracking, que supliría lo que llegaba desde Moscú.

La oferta tiene sentido: antes de 2020, se prevé que EE.UU. se convierta en el principal productor de petróleo y gas esquisto del mundo que podría exportar sin problema.

Sin embargo, el mismo Obama lo advirtió: “Europa tiene que hacer mejor uso de sus recursos naturales para no depender de nadie”.

Tal vez algo que pasó por alto el presidente estadounidense son las políticas que regulan fracking en la UE, que algunos países y grupos ecologistas califican como el diablo en persona.

¿La razón? El fracking es una técnica de extracción de gas de una forma no convencional, a través de métodos expansivos y con la ayuda de algunos químicos, que podría afectar el subsuelo.

Putin con uno de sus generales
La actitud del gobierno de Vladimir Putin en la Crisis de Crimea le ha valido sanciones de Occidente.

Sin embargo, optimiza cuantiosamente el recurso natural extraído y es mucho más barato que otros métodos.

En Estados Unidos, la política ha sido apoyar el fracking, pero en Europa la técnica ha encontrado una fuerte oposición de los grupos ecologistas que señalan que su implementación resultaría en un daño irreparable para el suelo donde se lleguen a realizar las extracciones.

De hecho, en una resolución conocida el pasado 24 de enero, la Comisión Europea no legisló de forma contundente sobre el tema, sino que dio recomendaciones a los países miembros para que sean ellos los que tomen la decisión final al respecto.

En ese sentido, Reino Unido ha ido al frente. Este jueves, el primer ministro británico, David Cameron, le dijo a la agencia Reuters: “si algo positivo podemos sacar de esta situación es una revisión profunda de la dependencia energética de Europa”.

“La extracción de gas esquisto debe convertirse en el punto número uno de la agenda energética”, añadió. Sin embargo, aclaró que la isla no depende del gas ruso.

Por ello, en este caso, tendrán más relevancia las medidas que puedan tomar al respecto otras naciones como, por ejemplo, Alemania, que importa desde Rusia el 36% del gas que consume.

Energías renovables
La energía eólica es una de las mejores vías para la autonomía energética de Europa. Actualmente significa el 8% del consumo general del bloque económico.

Por supuesto en esta búsqueda de salidas, se deben revisar las posibilidades que ofrecen las energías renovables. Según los datos entregados por la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA por sus siglas en inglés), esta crisis los encuentra a mitad de camino.

Se espera que para 2030, el 30% de la electricidad del continente llegue del viento.

Pero aquí surge un problema: la energía eólica por ahora sólo sirve para los circuitos de energía eléctrica que consume la UE.

“Somos una tecnología madura, competitiva y barata en Europa. Sin embargo, para su desarrollo, es fundamental que se dejen de importar combustibles fósiles como el gas y el petróleo”, le dijo a BBC Mundo Jacobo Moccia, director de asuntos políticos de la EWEA.

Actualmente, el 8% de la energía eléctrica de Europa proviene de la energía eólica, pero al revisar el consumo país por país, se encuentran datos diversos. Y mientras que Dinamarca basa un 30% de su consumo en este tipo de energía, Malta no la usa en absoluto.

Para Moccia, “los países del este de Europa necesitan diversificar sus suministros de recursos energéticos”.

“Personalmente creo que esta crisis es una oportunidad para que eso ocurra”, explica el directivo de la EWEA.

La energía nuclear, un paso al frente
Reino Unido tiene planeado rehabilitar su planta nuclear de Somerset y construir otra para aumentar su producción energética.

Aunque la primera idea que viene a la cabeza al pensar en la crisis con Rusia, en el sentido económico, es el gas y el petróleo, no se puede dejar de lado que este país es el principal productor de uranio enriquecido, que es fundamental para la producción de energía nuclear.

Y por supuesto, es también el principal proveedor de Europa. Actualmente en el territorio de la Unión Europea existen 132 reactores nucleares que se encargan de un tercio de la energía que necesita la UE.

Sin embargo, Rusia, principal proveedor europeo de uranio enriquecido, ya amenazó con este asunto: “En vista de las medidas tomadas en contra del gobierno ruso, vemos que nuestros contratos actuales podrían ser cancelados bajo estas instancias políticas”, dijo a medios rusos el jefe de la empresa estatal nuclear rusa, Rosatom, Sergei Kiriyenko.

Por ahora el único proyecto que podría resultar afectado por este tema en Europa serían las dos plantas que se planean construir en Reino Unido, una de ellas en la localidad de Somerset y que fueron anunciadas por David Cameron el año anterior.

Argelia y Qatar, el as bajo la manga
Las decisiones políticas recientes han hecho que Europa tenga que mirar otros mercados externos como Argelia o Qatar para el suministro de gas.

Aunque la realidad de una Europa sin el gas y el petróleo ruso es un reto importante, algunos críticos afirman que no se trata solo de cambiar el proveedor.

Sin embargo, en el panorama aparecen dos países que hasta ahora jugaban un papel importante, pero no protagónico en el mapa energético europeo: Qatar y Argelia.

En este momento, Argelia es el tercer proveedor de gas de Europa. De hecho, el 38% de lo que consume España llega a través del país del norte de África.

Además cuenta con una ventaja: el producto que llega desde Argelia es conocido como Gas Natural Licuado, GNL, que no tiene la oposición política del fracking.

En esa posición también está Qatar, el mayor productor de GNL en el mundo y que también se ha convertido en un importante socio de Europa. Sin embargo el gas de Qatar tiene un serio problema: uno de sus principales gasoductos pasa por Siria y se ha visto seriamente afectado por el conflicto interno que afecta al país árabe.

“El problema de la dependencia de otros países afuera de la zona es que no incidimos en su situación política que algunas veces puede ser muy volátil como el caso de Siria, Argelia u otro país de Medio Oriente”, afirmó Mocha.
Redacción
BBC Mundo

Lea aquì: Qué es el fracking y por qué genera tantas protestas

 

La ONDA digital

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital