publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Argentina | El Comando Sur en acción

Share Button

En los últimos días de mayo, una delegación de la Embajada de los Estados Unidos en la Argentina visitó la provincia de Neuquén, a unos 1.140 kilómetros al suroeste de Buenos Aires, donde el Comando Sur del ejército norteamericano construirá una “base de ayuda humanitaria”, que algunos medios de prensa estiman que en realidad será una base de utilidad militar.

El Comando Sur está activo en más de una decena de países de América latlna, entre ellos Uruguay.

La estructura, que tendrá un costo de dos millones de dólares, se levantará en las cercanías de Vaca Muerta, el gigantesco yacimiento de petróleo descubierto en mayo de 2011, repartido en un área de 40 mil kilómetros cuadrados que contiene unos 150 millones de barriles de crudo. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció aquel año que el hallazgo significaba “un incremento del 28% de las reservas de YPF y de 6% de las reservas totales de crudo de la Argentina” que permitiría “seguir sustentando el desarrollo” del país.

En 2016, pocos días antes de visitar en marzo la Argentina, Barack Obama dijo en una entrevista de la CNN que las políticas que había llevado adelante Cristina Fernández “eran siempre políticas anti-estadounidenses” y elogió al recientemente asumido presidente Mauricio Macri porque “reconoce que estamos en una nueva era y que debemos mirar hacia adelante”. Efectivamente, desde que Macri llegó a la Casa Rosada las relaciones

argentino-norteamericanas se han tornado más fluidas.

Quienes sospechan que la instalación norteamericana en la provincia cordillerana será una base militar, alegan que tendrá el cometido de proteger las multimillonarias inversiones que posiblemente hará Estados Unidos para la explotación de Vaca Muerta en la próxima década. Pero los voceros del gobernador de Neuquen, Omar Gutièrrez, un amigo político de Macri, aseguran que el lugar –una estructura de 600 m² cercana al aeropuerto neuquino, que albergará un helipuerto, grandes espacios cubiertos, salones y una sala de emergencia- servirá de sede a miembros de un Comité de Emergencia y la Defensa Civil locales para casos de grandes siniestros, como inundaciones y otras contingencias graves.

También en Montevideo, en febrero de 2013 se inauguró -en el Instituto Militar de Armas y Especialidades, ubicado en Camino Maldonado, kilómetro 14- un enorme galpón de almacenamiento para dar respuesta urgente a adversidades climáticas de extrema gravedad, construido a un costo de 430.000 dólares financiados por el Programa de Ayuda Humanitaria del Comando Sur de Estados Unidos. Allí se guardan frazadas, colchones, tiendas de campaña y otros elementos para asistir a los damnificados en caso de catástrofes. Se especuló entonces con la posibilidad de que en el futuro el lugar pudiera ser utilizado por tropas especiales norteamericanos, luego que la embajadora de Estados Unidos de la época, Julissa Reynoso, quien asistió a la inauguración, comentara que con Uruguay “somos socios y cómplices”.

TEMA VINCULANTE
Intención histórica de EE.UU., colocar una base militar en Argentina. Ver aquí.

El US. Southern Command (Comando del Sur), con sede en la Florida, donde tiene su cuartel general la Cuarta Flota, fue creado en 1947, poco después de finalizada la Segunda Guerra mundial, para defender “los intereses estadounidenses” en una región que comprende América latina y el Caribe y ocupan un total de 39 países. Además de sus proclamadas buenas intenciones de ayudar a las naciones del “hemisferio occidental” a combatir el narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia transnacional, Estados Unidos agregó últimamente como “peligros” al “populismo radicalizado” y el “indigenismo”.

Hasta 1997 el Comando Sur tuvo su sede en Panamá, donde también funcionó su Escuela de las Américas, centro de instrucción donde se formaron muchos militares que luego fueron dictadores o colaboraron en golpes en sus respectivos países, como el boliviano Hugo Banzer, los argentinos Emilio Massera, Jorge Videla, Leopoldo Galtieri y Roberto Viola, el peruano Vladimiro Montesinos, el chileno Manuel Contreras o el dominicano Elías Wessin y Wessin.

En general, el Comando Sur opera en la región mediante financiamiento de centros asistenciales o la instalación de centros operativos de emergencia para uso de los organismos de Defensa Civil en caso de catástrofes. En marzo último especificó que su estrategia debía orientarse a “construir un socio confiable en todo el hemisferio para enfrentar los desafíos difíciles juntos” y “garantizar la seguridad y aumentar la estabilidad a través de una asociación sólida para las Américas”.

Con los cambios políticos y la derechización que se han producido en los últimos tiempos en el continente, el Pentágono parece afianzar algunas alianzas que en el terreno diplomático pueden ir de la mano del renacimiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ha pasado a ocupar algunos espacios que, en tiempos de Chávez, Kirchner y Lula, se habían ganado el Mercosur, la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Y mientras el Comando Sur construye policlínicas y capacita para responder ante siniestros naturales, no desatiende otras funciones específicas. En noviembre último, casi dos millares de soldados brasileños participaron junto con militares de los Estados Unidos, Colombia y Perú en maniobras en el extremo oeste de la Amazonia –donde se unen los tres países sudamericanos-, pero sin perder de vista los más de 2.000 kilómetros de frontera que más al norte separan a Brasil de Venezuela.

Instalados en Santa Catalina
Hace ya bastante rato que el Comando Sur tiene actividad en territorio uruguayo. En junio de 2005, el entonces jefe del Comando, general Bantz J. Craddock, visitó oficialmente Uruguay y se reunió con jerarcas del gobierno y los comandantes en jefe de las tres fuerzas. Los estadounidenses operan actualmente en Santa Catalina, en el oeste de Montevideo, con total naturalidad. El Pentágono financia parte de la salud y la educación pública uruguayas.

A mediados de mayo de 2012 un Equipo de Entrenamiento Móvil (MTT) de los SEALs (Sea, Air, and Land) de los Estados Unidos comenzó trabajos para adiestrar a los Fusileros Navales de la Armada uruguaya y a otras fuerzas. ¿Cuál fue el sentido de esto? Según el Ministerio de Defensa, el entrenamiento serviría porque los marinos uruguayos pueden verse “ante la necesidad de retomar un buque capturado por terroristas o recuperar plataformas petroleras para retomar el control legal de las mismas, tanto en aguas jurisdiccionales como en puertos nacionales”.

Los SEALs son fuerzas que se infiltran en territorios “enemigos” sin pedir permiso. De acuerdo con la propia información oficial de Washington, eran SEALs quienes en 2011 ingresaron a Pakistan para una operación secreta sin informar al gobierno local, atacaron una vivienda en Abbottabbad, 50 kilómetros al noreste de Islambad, dieron muerte allí a Osama Bin Laden –a quien habían hallado tras una larga tarea de inteligencia- y arrojaron su cuerpo al mar.

La injerencia que se inició en el Uruguay durante el gobierno de Jorge Batlle se mantuvo durante la administración frenteamplista. Ya en el año 2006, quien era subsecretario de Defensa, José Bayardi, admitió que el gobierno tenía “gran interés” en que se instalara en el país una “escuela” de “misiones de paz” donde se entrenaran militares de todo el mundo. Dijo entonces –en declaraciones publicadas en Brecha- que existían tratativas con el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos.

Desde entonces, los militares estadounidenses financiaron, con algo más de un millón de dólares, la construcción de una gran policlínica en Santa Catalina y varios centros educativos, además de capacitar a sus pares uruguayos en el combate de “emergencias y posibles desastres naturales”.

El Comando Sur había iniciado su paciente incursión en territorio uruguayo en el año 2002, y no se ha detenido desde entonces.

Aquí una reseña:
– Diciembre de 2002.
El Ministerio de Salud Pública (MSP) recibe una donación en equipamientos y elementos médicos por más de medio millón de dólares efectuado por el Comando Sur del Departamento de Defensa de EE.UU.

– 18 de febrero de 2003. También el MSP y la Universidad de la República reciben aparatos ortopédicos, sillas de ruedas y otros elementos médicos por un valor de 10 mil dólares donados por la Fuerza Aérea de Estados Unidos y la Universidad de Minnesota.

– 20 de febrero de 2003. El Hospital Departamental de Florida “Dr. Raúl Amorín Cal” recibe equipos médicos por un valor de 25 mil dólares, donados por el Comando Sur.

– 3 de junio de 2003. El Hospital Departamental de Paysandú recibe una ambulancia donada por el Comando Sur.

– Julio de 2003. El Comando Sur entrega a los hospitales departamentales de Florida y Maldonado, y en Montevideo al “Clínicas”, “Pereira Rossell” y “Pasteur”, equipamiento y material médico por un valor de un millón de pesos.

– Junio de 2005. El jefe del Comando Sur, general Bantz J. Craddock, visita oficialmente Uruguay y se reúne con varios jerarcas de gobierno y los comandantes en jefe de las tres fuerzas.

– 12 diciembre 2007. El almirante James Stavridis, quien asumió la titularidad del Comando Sur en 2006, llega al Uruguay para reunirse con autoridades de gobierno y altos representantes de los mandos de las Fuerzas Armadas.

– 17 de diciembre de 2007. Se inaugura en Santa Catalina una Policlínica donada por el Programa de Ayuda Humanitaria del Comando Sur de los Estados Unidos que financió su construcción y equipamiento por un costo de 600.000 dólares. La clínica, instalada en un predio de la Armada uruguaya, tiene capacidad para atender hasta 3.000 pacientes por mes.

– Junio de 2012. Un Equipo de Entrenamiento Móvil (MTT) de los SEALs (Sea, Air, and Land) de los Estados Unidos hace un ejercicio de adiestramiento a los Fusileros Navales de la Armada uruguaya y a otras fuerzas.

– 13 de noviembre de 2012. La embajadora de Estados Unidos, Julissa eynoso, inspecciona la Escuela de Idiomas del Ejército uruguayo que forma parte del Instituto Militar de Estudios Superiores (IMES). La escuela contaba en ese momento con un aporte del gobierno norteamericano que realizó donaciones de materiales y equipos por un total de 212.000 dólares. Antes del despliegue de un “contingente de operaciones de paz” en cualquier país del mundo, los líderes y Observadores asignados a misiones de la ONU reciben un entrenamiento que consiste en cursos específicos que son integrados al curso de la Escuela Nacional de Operaciones de Paz (ENOPU).

– Enero de 2013. El Comando Sur hace una donación de 15 visores nocturnos a la Fuerza Aérea Uruguaya, para ser destinados a las misiones nocturnas en el Congo.

– 14 de febrero de 2013. El Instiuto Militar de Armas y Especialidades, situado en el km. 14 del Camino Maldonado, estrena un gigantesco galpón donado por el Comando Sur al Ministerio de Defensa del Uruguay para conservar colchones y frazadas para ser utilizados en casos de emergencia. El elevado costo del galpón (430.000 dólares), abrió las sospechas de que la construcción multiuso pudiera albergar en el futuro a fuerzas especiales norteamericanas en caso de ser necesario.

– 12 de marzo de 2013. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos, a través de la Oficina de Cooperación de Defensa en Montevideo, entrega al Ejército uruguayo 200 radios tácticas y accesorios afines. La donación fue financiada por el Programa Global de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (GPOI por su sigla en inglés) y tuvo el objetivo de “optimizar el desempeño del ejército uruguayo en el apoyo a las fuerzas de las Naciones Unidas en la República Democrática de Congo y Haití”.

– 6 de agosto de 2013. Se inaugura el Centro Comunitario Juvenil de Santa Catalina. La construcción requirió una inversión de más de medio millón de dólares a través del apoyo del Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur del Departamento de Defensa de los EE.UU. y se complementa con la clínica inaugurada en diciembre de 2007, que presta atención médica a 120 pacientes cada día.

– Septiembre de 2014. Durante cuatro días, seis instructores del Ejército Sur de los Estados Unidos desarrollan en el Batallón No. 14 de Toledo un “Curso Táctico de Asistencia Médica en Situaciones de Combate” para capacitar a 32 integrantes del Ejército Nacional uruguayo en distintas técnicas de asistencia médica para aplicar en misiones de paz y emergencias humanitarias. El curso incluye prácticas sobre control de hemorragias, heridas en el torso, tratamiento intravenoso, cuidados bajo fuego y técnicas de evacuación. Los militares uruguayos comparten experiencias en variados procedimientos con sus pares estadounidenses.

– 15 de diciembre de 2015. Mediante el programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur de los Estados Unidos, se hace una donación de equipos para la Asociación Nacional para el Niño Lisiado en la Escuela Franklin D. Roosevelt (Avenida Millán 4205, de Montevideo), con la presencia del Encargado de Negocios de los EE.UU., Bradley Freden.

– 10 de julio de 2016. Un equipo de las Fuerzas Especiales del Batallón 14, conformado por tres oficiales y cinco sargentos, viajó a la República de Guatemala para participar en la competición anual regional “Fuerzas Comando 2015”, patrocinada por el Comando Sur de los Estados Unidos, de la que participaron militares e 19 países del continente americano.

– 2 de agosto de 2016. El Comando Sur de los Estados Unidos dona al Ejército uruguayo tres equipos de comunicación por un valor de U$S 800.000. Son equipos conocidos como Centro Móvil de Comunicaciones y Respuesta a Emergencias Modelo Estándar (MERC), que fueron entregados a la Brigada de Comunicaciones No.1 del Ejército, y están destinados a asistir a las FFAA uruguayas en misiones en el exterior del país. Uno de estos equipos sería trasladado a la República Democrática del Congo para apoyar las operaciones que lleva adelante el contingente uruguayo en ese país.

– Agosto de 2016. Con la coordinación de la Oficina de Cooperación de Defensa de la Embajada de los Estados Unidos y la Guardia Nacional de Connecticut, instructores estadounidenses dictan un curso de dos semanas para guías de perros en operaciones militares, con combinaciones de obediencia básica, detección de olores y técnicas de patrullaje. Incluye la detección de explosivos, detección de narcóticos, y búsqueda y rescate, y se realiza en la Base General E. Garzón.

– 23 de agosto de 2017. Jefes militares de Uruguay, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Estados Unidos, inauguran un cónclave en Lima para “analizar las principales amenazas a la región, como terrorismo, narcotráfico y cambio climático”, en el marco de la VII Conferencia de Defensa Sudamericana, con el trasfondo de la situación en Venezuela y con la presencia del Jefe del Comando Sur, almirante Kurt W. Tidd.

Por William Puente
Periodista

La ONDA digital Nº 863  (Síganos en Twitter y facebook)

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital