publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Nueva: “Contemporánea”, entrevista a Ana Frega

Share Button

Con más de 200 páginas fue publicado el número 8 de la revista Contemporánea, ( Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE) de la Universidad de la República) el primero que no se presenta en soporte papel y está disponible solamente en formato digital.

“El sentimiento es ambiguo”, adelantan sus editores: “Constatamos que nos alejamos del libro físico, que tanto valoramos en nuestra profesión, pero también recibimos este cambio con la expectativa de llegar a más lectores y ampliar nuestro círculo de interlocutores, así como de agilitar todo el proceso de edición a través de la plataforma Open Source”.

En esta ocasión la historiadora Ana Frega fue entrevistada por Florencia Thul sobre su etapa formativa durante la última dictadura y su trayectoria entre la actividad docente en educación secundaria y la investigación histórica a nivel universitario.

La presente edición cierra con la convocatoria al dossier de 2018 que, en atención a los próximos aniversarios de los movimientos estudiantiles latinoamericanos de 1918 y 1968, se titula “Derroteros de la juventud universitaria en América Latina: desde la Reforma hasta Tlatelolco” y estará coordinado por Pablo Buchbinder.

 

 Entrevista a Ana Frega: Historia y problemas

“¿Cuál es el rol que la Historia tiene en la sociedad y cuál crees que debería tener?-  Para dar esta respuesta me voy a referir a una preocupación señalada por Eric Hobsbawm. Decía que en todos los regímenes políticos se enseñaba Historia a niños y jóvenes, pero que el motivo por el cual se hacía no era para que conocieran la sociedad en que vivían y sus cambios, sino para que la aceptaran y se transformaran en «buenos ciudadanos». Ese rol, la necesidad de formar los ciudadanos y las identidades nacionales, estuvo detrás del gran auge de la Historia, sobre todo a fines del siglo xix. Ya hablamos del cuestionamiento actual al nacionalismo metodológico y de la  responsabilidad  de  los  historiadores  profesionales  en  la  tarea  de  derribar  mitos.

Ana Frega: No somos los que manejamos los hilos de la memoria histórica

Yo  creo  que  Historia debe enseñarse porque ayuda a comprender el presente, porque el tiempo de la Historia no es el tiempo pasado, aunque encuentre allí su materia prima. Como decía Pierre Vilar, estudiar historia es aprender a «leer un periódico», en el sentido de «situar cosas detrás de las palabras», una manera de ubicarse en el presente. Cuando estamos hablando de los problemas actuales de una sociedad, el análisis histórico le da densidad al conocimiento del problema, lo que ayuda a una búsqueda de soluciones mucho más consistentes. El estudio de la Historia, que en definitiva es el estudio de la dinámica de las sociedades humanas, es el estudio de individuos y grupos, de sus intereses, de sus alianzas, de las correlaciones de fuerzas entre ellos, de los proyectos posibles, de los proyectos abortados, etcétera, constituye un aporte a la comprensión del momento en que se está situado. Siempre con la prevención de no caer en anacronismos, porque estamos analizando los procesos después de haber visto el final de la película, ¿no?

Fernando Devoto dijo en una entrevista hace algunos años que el historiador se debe encargar de «criticar los mitos y no de construirlos», ¿compartís esta frase?–  Creo  que  sí,  pero  también  debería  señalar  que  los  historiadores  no  tenemos  el  monopolio  de  nuestros dichos. O sea que nosotros podemos plantear una serie de ideas e interpretaciones y estas ser tomadas para alimentar mitos. Y podría decirte que esto me ha pasado. Por ejemplo, después de una charla o un taller, donde había procurado mostrar los claroscuros y las contradicciones del artiguismo, al terminar se han acercado personas a felicitarme, pero reafirmadas en el mito del héroe creador. Yo creo que los historiadores tenemos una responsabilidad, es cierto, pero no somos los que manejamos los hilos de la memoria histórica. No tenemos que ser tan soberbios de pensar que vamos a escapar totalmente de los mitos y preconceptos en los cuales nos formamos, porque tenemos nuestra concepción del mundo y somos hombres y mujeres de un momento histórico particular, y también debemos reconocer que por más que pongamos todo nuestro esfuerzo para promover enfoques críticos o renovadores, lo que estamos haciendo puede dar lugar a la construcción de mitos”.

Breve pasajes de la entrevista invitamos a leerla completa aquí

 

********

“Convocatoria al dossier de 2018 que, en atención a los próximos aniversarios de los movimientos estudiantiles latinoamericanos de 1918 y 1968, se titula “Derroteros de la juventud universitaria en América Latina: desde la Reforma hasta Tlatelolco”y estará coordinado por Pablo Buchbinder.

Derroteros de las juventudes universitarias en América Latina desde la Reforma hasta Tlatelolco

En 2018 se cumplen dos aniversarios de particular relevancia para la historia de las universidades y los movimientos estudiantiles latinoamericanos: el primer centenario de la Reforma Universitaria iniciada en la ciudad argentina de Córdoba y el cincuentenario de la masacre de Tlatelolco, en México.  Este  último  año  coincide  además  con  la  revuelta  estudiantil  europea,  que  culminó  en  mayo de ese mismo año en París.

Se trata de un momento particularmente apropiado para pro-fundizar en torno al estudio de los derroteros de las juventudes universitarias y su impacto en la vida pública y cultural de América Latina.Con ese motivo, Contemporánea abre la convocatoria para la presentación de trabajos para un dossier titulado «Juventudes universitarias en América Latina: derroteros desde la Reforma de Córdoba a la masacre de Tlatelolco». Los estudiantes universitarios han jugado, en particular des-de la Reforma de Córdoba, un papel protagónico en la historia latinoamericana contemporánea ya sea en el marco del impacto de la Revolución Rusa y el fin de la Primera Guerra Mundial o de la Guerra Fría.

Convocatoria por próximos aniversarios de los movimientos estudiantiles latinoamericanos de 1918 y 1968, se titula “Derroteros de la juventud universitaria en América Latina: desde la Reforma hasta Tlatelolco”

La idea que anima a esta propuesta consiste en contribuir al debate sobre estas temáticas a través de la presentación de trabajos que exploren, en el amplio conjunto del espacio latinoamericano, aspectos tales como el desarrollo y nacimiento de las organizaciones estudian-tiles, sus formas de sociabilidad, sus estructuras gremiales, sus estrategias de movilización o sus vínculos con distintos actores de la sociedad civil y la política como los gobiernos, los partidos o la iglesia.

También nos interesa indagar en torno a sus repertorios de lucha, a la relación entre sus reivindicaciones corporativas y su visión de la política nacional o internacional o a sus perspecti-vas en torno a dimensiones centrales de la vida universitaria como la autonomía. Las propuestas pueden partir de preguntas relativas tanto a la historia de la educación superior o universitaria como de la vida política en general. Invitamos también a examinar estas cuestiones a través del estudio  de  fuentes  diversas,  desde  las  producidas  institucionalmente  por  las  universidades  o  a  partir de las publicaciones juveniles específicas que permiten conocer las vertientes ideológicas e intelectuales de estos movimientos. Por último proponemos avanzar en los estudios comparativos entre distintos espacios nacionales”.

La ONDA digital Nº 846 (Síganos en Twitter y facebook)

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital