publi texto Analisis Politico
Volver al Inicio de la ONDA digital

Habitar el Mundo / Cuestionar los paradigmas actuales

Share Button

Los paradigmas son ese conjunto de creencias e ideas, principios aceptados por la sociedad sobre los cuales se desarrollan la ciencia y muy variadas actividades. Con referencias a la naturaleza, las religiones y el arte, conforman los llamados universos simbólicos del hombre que caracterizan las etapas de la humanidad en el planeta. Cuando entran en crisis, dan cauce a nuevas concepciones o nos remiten a algunas que, aunque arcaicas, contribuyen a salvar la humanidad y su permanencia de tantos siglos sobre el globo.    

La  educación
La preparación no debe solamente hacernos  más idóneos en algo; debe construir nuestra personalidad. Contribuir a la “autopiesis”, que significa  crearnos  a nosotros mismos. Por eso los más destacados pensadores de nuestra época propician la educación como un fin en sí misma, llegando a proponer la universidad gratuita para todos. Porque cuando la preparación excede  el ser específica, especializada para una actividad profesional u oficio, se transforma en humanista y universal y beneficia por igual a toda la sociedad. Como lo ha sido  en Uruguay  en la  Universidad de la Republica.

La competencia
Cuestionamos la competencia como principio de vida. No queremos ser  ganadores ni perdedores. Todos somos seres humanos hermanados en nuestra especie, responsables de nuestra existencia y  la de nuestro único hogar: el planeta  tierra.

Competir implica pagar un alto precio en términos de vida, de salud, de dinero. Una opción pautada por la vocación, el deseo   y los propósitos puede  justificarlo, no debería ser por  la supervivencia. En una civilización que produce  más que el consumo necesario de necesidades básicas, no es justo  que parte de ella muera por enfermedades que son curables, de hambre o incluso de frío. Esto nos interpela como especie, herederos de la vida inteligente en el planeta y el universo entero. Si la vocación, deseos y propósitos refieren a estos  principios, los incentivos pasan de ser materialistas a  morales. Y  la forma de actuar en cualquier actividad pasa de la competencia a la colaboración.

El trabajo
Cualquiera sea la motivación para trabajar (incluso sin propósitos altruistas) es necesario superar otro paradigma; las categorías del trabajo. Desde una obra de arte a la  elaboración de alimentos,  pilotar un avión o cuidar un niño, el ser humano hace y crea a la vez. Todo lo que se hace, a toda edad,  es trabajo. La segmentación de la vida humana (inventada y heredada de la era industrial) perdió razón de ser. Una etapa de vida para educarnos y prepararnos, otra para trabajar y otra para no hacerlo es también un invento humano, obsoleto e inaplicable en la vida individual de la sociedad contemporánea y, sobre todo de la futura, en tanto el trabajo humano pasa a las máquinas cibernéticas.

El consumo
Planteado como paradigma de la felicidad humana, el consumo por encima de las necesidades básicas es sobre todo, un objetivo  inducido por el hipercapitalismo actual. Es hora de rechazar una vida como carrera tras un premio móvil siempre inalcanzable. No abundaremos sobre este asunto muy bien tratado desde muchos puntos de vista.

Los nacionalismos
El espacio y el tiempo ya están suprimidos para la sociedad humana en el globo. Las fronteras naturales se diluyen por los actuales medios de comunicación y transportes. Y las fronteras políticas  se mantienen por razones ajenas a los derechos de los seres humanos sobre el planeta, su libre circulación, lugar de residencia o actividad vital. En tanto, son más perforadas por el capital especulativo, las grandes corporaciones y empresas dedicadas a la extracción de recursos naturales con la bandera del último, también cuestionable, paradigma económico   de la inversión productiva.

Por Luis Fabre

La ONDA digital Nº 846 (Síganos en Twitter y facebook)

 

 

Print Friendly, PDF & Email

...





LA ONDA Digital Revista Semanal Gratuita    |    De los editores: Las notas que llevan firma reflejan la opinion de sus autores    |    © Copyright Revista LA ONDA digital